SCM presenta Autostore

El almacén de repuestos que revoluciona la lógica de la atención al cliente.

SCM presenta Autostore, el nuevo almacén automático para piezas de repuesto, en funcionamiento desde enero de 2022 y realizado en el área de la exfundición, en el ámbito de la obra de modernización y recalificación del sitio industrial de Rímini. 

Un proyecto futurista, tal y como demuestran los números: 30 mil artículos gestionados en una estructura de 900 m2 por una altura de 5,5 metros, en 13 niveles de almacenamiento y con 24 mil cajas modulares capaces de cargar hasta 30 kg de piezas cada una.

El nuevo sistema permite un importante ahorro de espacio teniendo en cuenta que el almacén adyacente tradicional para repuestos de mayor tamaño contiene 4.000 recambios en una superficie casi equivalente.

Pero, sobre todo, permite a SCM ofrecer un servicio más eficiente y de mayor calidad, acelerando las operaciones de recolección un 75 por ciento y reduciendo los tiempos de envío en un 30 por ciento. Cada día, se gestionan unas 300 entregas que contienen mil componentes con un plazo de entrega de 48 horas como máximo desde el momento del pedido.

Todo esto es posible gracias a 19 robots alimentados por dos baterías recargables de 12 voltios, capaces de recoger una pieza cada 45 segundos, las 24 horas del día y los siete días de la semana.

La otra ventaja importante es obtener la máxima eficiencia energética y una larga vida útil, con un consumo energético inferior a 0,1 kWh por robot. 

El grupo SCM es el primero en realizar un proyecto de este tipo en el sector del procesamiento de la madera: un almacén automático que gestiona 30 000 artículos con 19 robots para las operaciones de picking y exclusivas ventajas en cuanto a eficiencia y sostenibilidad

«Hemos querido dar un paso más eligiendo lo mejor en cuanto a gestión de la logística, una tecnología que hasta ahora no se había aplicado en la gestión de repuestos en el sector de la tecnología de la madera – comenta Luca Maggiani, Service & Parts Business Development Manager de SCM-. Autostore es un sistema con prestaciones típicas del mundo del comercio electrónico, que no solo lleva repuestos al operario, sino que también trabaja a alto rendimiento y velocidad. De ahí la asociación con Swisslog para diseñar una solución que respondiera exactamente a nuestras necesidades”.

“Entregar la pieza de repuesto correcta en el menor tiempo posible: este es el desafío tecnológico que ha llevado a SCM a confiar en un sistema tan avanzado – añade Alessandra Benedetti, Gerente de Atención al Cliente de SCM -. Esto demuestra claramente cuánto sigue invirtiendo este grupo para ofrecer servicios de gran valor también en el servicio postventa. El cliente sigue siendo el centro de todas nuestras decisiones”.

GO DIGITAL, STAY HUMAN

El valor también aumenta para los operarios de SCM, porque si bien es cierto que Autostore utiliza 19 robots para las operaciones de toma, la cantidad de los recursos empleados en el equipo de Service & Parts sigue siendo la misma.

“Los operarios siguen siendo los mismos, pero ahora realizan operaciones de gestión y control que sin duda son menos fatigosas y repetitivas -añade Maggiani-. También aplicamos al sector repuestos los principios de las soluciones tecnológicas Smart & Human que ofrecemos a los clientes, convirtiendo al operario en el director de cada proceso. Fieles a nuestro proyecto ‘Go digital, stay human’, las personas marcan la verdadera diferencia, también en el servicio al cliente. De hecho, fomentamos la recapacitación de nuestro equipo, potenciando todas aquellas actividades donde las inteligencias artificiales no pueden llegar”.

EL “MEJOR ALMACÉN” POSIBLE

Los proveedores realizan la entrega en la zona de recepción, donde se lee, cataloga, pesa y mide cada pieza para que el operario elija la caja más adecuada en la que colocarla. En ese momento, Autostore indica con un haz de luz en qué parte de la caja se debe colocar la pieza. Después de otros controles, la caja se carga en el almacén. Los robots no solo se ocupan de la carga y entrega de las cajas al operario, sino que trabajan de forma continua para optimizar la organización de los espacios, disponiendo las distintas cajas en las mejores posiciones en función de la frecuencia de uso de los elementos que contienen, la cual se determina a través de algoritmos precisos.

El operario puede intervenir en cualquier momento interrogando al sistema para saber exactamente dónde se encuentra cada pieza.

Otra gran ventaja es la capacidad de almacenar hasta doscientos pedidos en una base de datos constantemente actualizada y alimentada. Esto permite gestionar más fácilmente todos los datos relacionados con la actividad, rastrear cada uno de los artículos entregados y realizar análisis avanzados que pueden ser útiles, en perspectiva, también en términos de mantenimiento predictivo.