VDMA, un primer trimestre de luces y sombras para las empresas alemanas

Markus Hüllmann, presidente: ”No tenemos suficientes componentes y material, y lo que hay disponible es cada vez más caro”.

Después de un excelente 2021, el primer trimestre de las empresas alemanas de maquinaria para la madera también continuó en el signo positivo, aunque con algunas inconsistencias que, a largo plazo, sugieren varias nubes en el horizonte. De hecho, en el primer trimestre de 2022, e incluso en el mes de marzo ya ensombrecido por la crisis ucraniana, las empresas vieron un nuevo aumento de la demanda de dos dígitos hasta niveles récord. Sin embargo, las ventas sólo crecieron un 4%, lo que pone de manifiesto un claro desfase entre la demanda mundial y la producción de máquinas.

Las nuevas posibilidades que ofrecen la digitalización y la automatización de máquinas y sistemas están lejos de agotarse en la industria de la madera y el mueble

«No tenemos suficientes componentes y material, y lo que hay disponible es cada vez más caro. El aumento de los precios de compra es un gran problema para los fabricantes, cuyos cálculos de pedidos para proyectos de mayor envergadura resultan ahora demasiado bajos», explicó Markus Hüllmann, presidente de VDMA Woodworking Machinery, en la asamblea general de 2022 celebrada en Weimar. «Esto está afectando mucho a algunas empresas. Y se suma al hecho de que algunas máquinas no se terminan por falta de componentes, o que la entrega a los clientes se atasca luego por diversos problemas logísticos».

Un inicio de 2022 complicado que llega, sin embargo, tras un año muy bueno. En 2021, de hecho, se compensaron con creces los descensos del primer año de Covid-19, en 2020. La producción aumentó un 17 por ciento, hasta los 3.400 millones. Las exportaciones crecieron un 8 por ciento, hasta los 2.300 millones de euros (aún significativamente superadas por el crecimiento del mercado nacional, que superó por primera vez el umbral de los mil millones de euros). En consecuencia, la cuota de exportación se redujo al 68%.

En cuanto a las exportaciones, los dos mayores mercados, China y Estados Unidos, están empatados con unos 260 millones de euros, después de que China comprara un 18 por ciento menos de maquinaria alemana para la madera que el año anterior, mientras que Estados Unidos compró un 28 por ciento más. Austria (24 por ciento más), Polonia (3 por ciento más) y Francia (9 por ciento más) les siguieron en tercer y quinto lugar.

Son muchas las razones que explican el enorme apetito inversor observado a nivel mundial en la industria de la madera. La carpintería se está beneficiando de una tendencia mundial hacia los productos sostenibles y la construcción con ahorro de recursos. Los fabricantes de maquinaria para la madera tienen soluciones para un uso más eficiente de la madera y para la grave escasez de mano de obra cualificada en muchos mercados. Las nuevas posibilidades que ofrecen la digitalización y la automatización de máquinas y sistemas están lejos de agotarse en la industria de la madera y el mueble. Por tanto, el sector es bastante optimista respecto al futuro, aunque los problemas actuales están complicando el día a día de las empresas de una forma nunca vista.