jueves , 05 de diciembre de 2019

AMC te ofrece los trucos para incorporar este color a tu cocina.


El negro ya se ha estado asomando en las cocinas desde hace un tiempo, pero está creciendo cada vez más en popularidad, lo que supone un cambio radical de tendencia en las tradicionales tonalidades blancas y claras que se habían estado utilizando en la cocina hasta hace poco.

Por tanto, el color más oscuro de la paleta se introduce en el diseño de este centro neurálgico de nuestros hogares para dotarlos de elegancia, y, por supuesto, de personalidad.

Los expertos de la Asociación de Mobiliario de Cocina (AMC) reconocen que este color es capaz de dar un giro completo a tu cocina si sabemos integrarlo bien en los elementos de este espacio, de una forma más sutil solo en detalles, o más atrevida en el mobiliario y las paredes. De manera que dote a este espacio familiar de estilo y originalidad sin llegar a saturarnos.

ACABADOS: ¿MATE O BRILLO?

El negro es un color tan versátil que funciona incluso en diferentes acabados. Para un look más moderno o minimalista en la cocina, apuesta por piezas negras lacadas o con un cierto brillo que hace que la luz se refleje mejor, por lo que tendremos una cocina mucho más iluminada y sofisticada. Aunque, sin duda, el negro mate es una tendencia creciente y promete quedarse bastante tiempo, pues encaja perfectamente en ambientes más nórdicos o vintage, aportan mayor calidez y además se ensucian menos.

Imagen de Roca (Modelo Schwarz Ultramatt Proline)

BLACK & WHITE

La mezcla del Blanco y Negro en decoración siempre es un acierto. Jugar con esta combinación permite generar contrastes en ambientes más modernos y minimalistas y es una muy buena opción si no queremos arriesgarnos con un total black.

Imagen de Arklam

Se puede optar por la composición de muebles en blanco y negro, utilizarlo en mesas y sillas, puertas, encimeras o incluso en las paredes. Así conseguiremos tener lo mejor de cada uno de estos dos colores: la luminosidad y la elegancia.

NEGRO CON MADERA

Una tendencia, sin duda, muy interesante es la pareja formada por la madera y el color negro, ya que este material le aporta calidez y rebaja su intensidad.

Imagen de Transformad (Modelo Tlam Roble Nudos)

Una combinación muy sobria que se puede utilizar en encimeras, mobiliario, suelos o algunos detalles como vigas en madera vista, por ejemplo. Por eso, es muy común utilizarlo en cocinas con toques rústicos y generalmente acompañado de maderas oscuras como el nogal.

EN SUPERFICIES

El negro siempre ha sido un color que ha encajado a la perfección en las superficies de la cocina. La encimera o las islas son un espacio muy personal de esta zona de la casa, donde el negro puede convertirse en el centro de las miradas. Este color funciona con cualquier tipo de material, por ejemplo, piedra natural, mármol, granito cuarzo… que combinan a la perfección con el color blanco o gris mostrando el veteado.

Imagen de Levantina

Pero también encontramos otras opciones de madera, resinas o laminados con un diseño muy sofisticado y, además, fáciles de limpiar. Por tanto, cada vez más se introducen en el diseño encimeras totalmente negras, sobre todo en islas en las cocinas abiertas, donde este elemento se erige como el gran protagonista.

CON DETALLES EN DORADO

También podemos encontrar cocinas negras combinadas con otros materiales como el metal entonos dorados, por ejemplo, usado en griferías, complementos, tiradores o, incluso lámparas.

Imagen de Pino Cocinas

El dorado siempre, utilizado de forma discreta, es sinónimo de lujo y elegancia, muy frecuente en la decoración y en el diseño de interiores integrándolo en los elementos y espacios de forma inteligente y proporcionada.

CON TOQUES INDUSTRIALES

Para aquellos amantes de los contrastes, el aire cosmopolita y refinado del color negro funciona muy bien en espacios y cocinas de estilo industrial, destacando entre suelos y revestimientos de hormigón o paredes de cemento y ladrillo visto.

Imagen de LOGOS

Sobre todo, en viviendas donde la cocina esté abierta o integrada en el salón en apartamentos tipo loft. Incluso en cocinas de tamaño más pequeño, ya que, en su justa medida, el color negro no reduce visualmente el espacio, si no que delimita y crea contrastes acaparando todas las miradas.

¿CÓMO PROTAGONISTA… O EN PEQUEÑOS DETALLES?

Los más atrevidos también pueden apostar por el negro como el gran protagonista de la cocina, escogiendo todo o parte importante del mobiliario, en baldosas o azulejos, o, incluso con paredes en negro, que pueden quedar muy sobrias y elegantes.

Imagen de ACB

Si buscamos un uso más discreto del color negro, también podemos optar por toques sutiles en una parte del mobiliario, pequeños electrodomésticos, ollas y sartenes, tiradores, lámparas y otros elementos decorativos y accesorios de cocina.

Imagen de Cincocina

Los materiales o pinturas pizarra también pueden resultar muy prácticos y originales en las cocinas para escribir recetas o dejar mensajes a los nuestros.

LA IMPORTANCIA DE LA ILUMINACIÓN

Para los ambientes con tonos negros y oscuros la iluminación es un punto muy importante a tener en cuenta. Lo ideal es que se cuente con grandes ventanales o mucha luz natural, pero en caso de depender más de iluminación artificial se recomienda el uso de tonos fríos ya que los cálidos crean un ambiente más triste.

Imagen de Rekkel

La decoración de la cocina es un tema cada vez más relevante dado que este espacio ha ido adquiriendo una dimensión muy especial pasando a convertirse en el centro de vida de toda la familia.

Dentro de la gran variedad de tonos que podemos elegir, el negro, es sin duda un color que le añade carácter y personalidad a nuestra cocina y, tal como explicaban los fabricantes de AMC, muy fácil de adaptar a cualquier estilo decorativo. Además, el negro nunca pasa de moda.

ARTICULOS RELACIONADOS:

Autor:


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.