Periódico digital para la industria española de la madera y el mueble +34 676 330 360 [email protected]
Advertisement

COOPETITION: Cómo puede cambiar la industria del mueble

Soluciones establecidas e innovadoras.

Los tiempos cambian. Y no, no va a ser lo mismo. Y tiene sólo en parte que ver con la corona. El cambio económico también está discurriendo por la industria del mueble, constante e irreversiblemente. Y si no estás de acuerdo, echa un vistazo a las industrias del acero y del automóvil. Lo bueno de esto es que los fabricantes de muebles pueden aprender y beneficiarse de las experiencias y cambios en otros sectores, si se reconocen los signos de los tiempos.

DONDE LO PROBADO Y COMPROBADO PUEDEN AYUDAR, Y NUEVAS COSAS TIENEN QUE VENIR

La larga tradición de la producción de muebles en la región D-A-CH, centrada en Alemania, es una base económica sólida. En términos de recursos, la industria de la madera está generalmente bien posicionada. Entre sus virtudes destacan la versatilidad en la producción, la eficiencia en la organización de las empresas y los procesos de producción y el profundo desarrollo del diseño.

La satisfacción de las diferentes necesidades del mercado se da desde producciones especiales hasta pequeñas series, grandes tamaños de lotes y una renovación flexible de la gama de productos. Al mismo tiempo, los procesos de fabricación certificados de acuerdo con las normas y estándares dan al cliente una promesa de calidad.  

Por lo tanto, para asegurar a la industria del mueble en general una supervivencia económica y también un nuevo crecimiento, el enfoque no se centra principalmente en las posibilidades de producción. 

El desarrollo de las generaciones de clientes y los consiguientes cambios en el comportamiento de los consumidores están obligando a la industria del mueble a reajustar sus procesos comerciales, desde los proveedores de materias primas hasta los productores y los socios comerciales.

Deben examinarse las posibilidades de cooperación en su propio entorno competitivo, así como el posicionamiento estructural entre los sectores de servicios relacionados con el comercio y la industria, a fin de aprovechar las sinergias, y más en tiempos de perturbaciones económicas y demográficas. 

Las oportunidades económicas que se presentan para todos los que participan en este proceso de transformación con una opción «Alquilar el mobiliario» – una oferta de «alquilar y arrendar» productos de mobiliario – se esbozarán a continuación en dos campos de acción concretos.

COOPETITION. JUNTOS EN LUGAR DE SOLOS

La palabra mágica ya no es totalmente nueva, pero tiene un enorme potencial para la gestión de la crisis y la reorientación de los sectores económicos, incluida la industria del mueble.  

Coopetition representa la combinación de cooperación y competencia y tiene sus orígenes en el libro del mismo nombre escrito por los economistas Barry Nalebuff y Adam Brandenburger en 1996. 

Coopetition significa la combinación de cooperación y competencia. © Unsplash

Lo que hubiera sido impensable en el pasado se ha convertido ahora en la norma: oponentes supuestamente amargados unen sus fuerzas y hacen causa común. Pero no tienen que fusionarse completamente para que eso suceda, los proyectos individuales conjuntos lo hacen. 

En su número del 16 de septiembre de 2019, el Handelsblatt describe un caso clásico de coopetición usando el ejemplo de la movilidad. Aquí Volkswagen, Ford, Amazon, Microsoft y la filial de Google Waymo trabajan juntos en el tema de la conducción autónoma.

¿Qué sería, si en nuestros tiempos permanentemente cambiantes, surgiera una demanda de mesas de madera maciza de todos los tamaños y formas debido a los nuevos grupos de destinatarios y, por tanto, a las posibilidades de uso?  

Los carpinteros, ebanistas, fabricantes podrían desarrollar conjuntamente una oferta separada para el alquiler – un primer enfoque para la coopetición. Los portales en línea del sector minorista se abrirían a esta comercialización y proporcionarían un acceso adecuado al mercado para los grupos de clientes, y establecerían y organizarían procesos conjuntos de venta, logística y preparación.

Todos competirían con su marca bajo un techo común. Alquiler como un servicio. Si se retoma esta idea, conduciría a un segundo campo de acción concreto.

MANUFACTURA URBANA. EL EFECTO MOSQUETERO

Básicamente, el tema de la fabricación urbana es un «sombrero viejo». Pero en el aquí y ahora se profundiza en todas las áreas de la economía. Las ciudades siguen creciendo y con ellas la necesidad de devolver la experiencia del consumidor al entorno de vida.

Los conceptos iniciales en la industria del mueble ya están empezando a responder a esta tendencia. Las tiendas de muebles están volviendo a los centros de las ciudades, abriéndose a los proveedores de trabajo de cooperación en el sector B2B (por ejemplo, espacios de trabajo en equipo) o a los sistemas de «shop-in-shop». 

Aquí se retoma el ejemplo de las mesas de madera maciza, lo cual tendría opciones de gran alcance para nuevas estructuras a largo plazo para el comercio y los servicios asociados. Los oficios de la madera están establecidos desde hace mucho tiempo en las ciudades, tienen conocimientos técnicos y aceptación por parte de los clientes. Sin embargo, la situación de los pedidos es un problema.  

Sin embargo, si este potencial se utiliza para el retorno, el reciclaje de los productos, se da el primer «win-win». Distancias cortas, socios competentes, tiempos de reacción rápidos a los requerimientos del cliente – todo en la puerta. 

En un paso más, vale la pena considerar la posibilidad de integrar las capacidades espaciales de los socios comerciales para las salas de exposición y/o las ofertas de los clientes de bricolaje. Incluso el difícil tema de la logística de devolución y entrega, así como la atención in situ, es una opción en el proceso de reflexión conjunta debido a la competencia profesional de los socios. 

UNO PARA TODOS. TODOS PARA UNO. PROXIMIDAD AL CLIENTE POR EXCELENCIA

Este ejemplo seleccionado muestra el potencial de las nuevas opciones de oferta a través de «alquiler / arrendamiento» además de las actividades existentes. Todo está disponible. Todo lo que se necesita es la voluntad de abrirse a nuevas consideraciones. El alquiler como servicio no desplaza las estructuras existentes, amplía la gama de ofertas – y sigue claramente las necesidades contemporáneas de los clientes. 

Las oportunidades deben ser aprovechadas. Siempre. Especialmente en estos tiempos. Y la presión sobre la economía en general continúa creciendo, incluyendo la industria del mueble.