Relevo generacional en HÄFELE a sus 100 años

Su directora, Sibylle Thierer, tras dos décadas al frente, entrega el bastón de mando a Gregor Riekena.

El grupo de empresas Häfele se aproxima a su cien aniversario y se prepara para otro siglo de liderazgo internacional con una decisión de gran calado. Su directora, Sibylle Thierer, tras dos décadas al frente del especialista en innovadores herrajes para muebles, herrajes para construcción, luz LED y sistemas de cierre electrónico, entrega el bastón de mando a Gregor Riekena, de 45 años, actual miembro del equipo directivo.

El grupo Häfele cumple 100 años en 2023 y acomete una remodelación bajo el lema “Thinking ahead” (Preparados para el futuro). En palabras de la directora saliente: “Con este cambio en la dirección de Häfele, afianzamos nuestro crecimiento para los próximos cien años”; ella está convencida de que “no avanzar es retroceder”, y añade que “no se trata de seguir haciendo todo como hasta ahora, sino de seguir desarrollando el sector”.

Sibylle Thierer seguirá siendo presidenta del consejo de administración y participando en las futuras decisiones del grupo empresarial. El proceso de sucesión para el relevo generacional previsto por las familias de los socios se formalizará con fecha 1 de enero de 2023, coincidiendo con las actividades planificadas para conmemorar el centenario de Häfele y garantizar su crecimiento durante el próximo siglo. Entre ellas cabe destacar la reestructuración internacional con la creación de regiones comerciales, así como la transformación de Häfele en sociedad europea (SE), que se realizó a finales de 2020. Esta nueva forma jurídica, además del cambio de nombre, conlleva una nueva estructura de los órganos de dirección y control de la empresa.

UNA DECISIÓN PREVISORA

El siguiente capítulo de la historia de éxitos de Häfele comienza con el nombramiento de Gregor Riekena como director y presidente de la junta directiva, una decisión previsora vinculada a la buena experiencia de la empresa al ponerse en manos de un directivo de la casa. El primero fue Hans Nock (de 1982 a 2003), cuya visión de futuro sentó las bases para la presencia internacional del grupo empresarial. Riekena será el quinto director de Häfele desde su fundación, y el segundo que no está emparentado con las familias Häfele y Thierer.

Gregor Riekena es economista. Se incorporó a Häfele como director de marketing en 2011, y forma parte del consejo de dirección en calidad de director ejecutivo de marketing desde 2015. A lo largo de su carrera hasta ser designado sucesor de Sibylle Thierer, ha llegado a conocer en profundidad la empresa, tanto en el ámbito nacional como el internacional. Destaca entre otros logros, por ser el responsable de la estrategia de marcas del grupo Häfele y por el desarrollo global de su plataforma de comercio electrónico. Su proyecto más reciente, el diseño de la estrategia empresarial hasta 2030, coincide con el principio de un nuevo siglo para la empresa. “Con esta decisión hemos establecido los cimientos para construir el futuro. Durante todo este tiempo que hemos trabajado juntos, se ha puesto de manifiesto que es el momento adecuado para ceder la responsabilidad a Gregor Riekena. Es el más capacitado para esta misión, y tiene mi confianza”, dice Sibylle Thierer.

Sibylle Thierer destaca que Häfele está bien preparada para los cambios que se avecinan gracias a su filosofía de continuidad e innovación, que siempre le ha dado buenos resultados. La continuidad a la que se refiere en este caso es la perpetuación de Häfele y el mantenimiento de su tradicional espíritu familiar en todo el grupo de empresas, que ya cuenta con más de 8.000 empleados y un volumen de ventas que se aproxima a los 2.000 millones de euros. Lo mismo ocurre con su actividad internacional, impulsada por su actitud abierta al mundo y su compromiso de cercanía, cuya continuidad está garantizada por los socios de las familias Thierer y Häfele desde dos continentes: América y Europa.

Durante sus años al frente de Häfele (desde 1949 hasta 1982), Walther Thierer puso en marcha una estructura logística que todavía es muy apreciada en el sector, diseñó el catálogo «El Gran Häfele», hoy disponible en más de 20 idiomas, y comenzó a acuñar la imagen internacional de la empresa. Sin embargo, en la historia de las técnicas de herrajes, el nombre que más se repite es el de su hija.

Con Sibylle Thierer, los herrajes dejaron de ser simples piezas y accesorios de metal anónimos y adquirieron carácter y nombre propio en el sector del mueble. Ella siempre ha estado convencida de que la auténtica clave para el diseño personalizado de los muebles y equipamientos son las técnicas de herrajes, de ahí viene su eslogan para Häfele en 2007: “Sin herrajes, los muebles solo son un montón de tableros”.

En aquellos tiempos comenzaba a aumentar la demanda de funcionalidad en los muebles y equipamientos, y el mensaje tuvo una fuerte repercusión: los herrajes para muebles pasaron de estar en la sombra a centrar la atención de los proyectistas, diseñadores y fabricantes de muebles.

A esto se añade su apuesta por la iluminación para muebles e interiores con Loox y con Nimbus, y la apertura de un nuevo sector de negocio que sigue entusiasmando con sus sorprendentes novedades tanto a los carpinteros como a los interioristas y arquitectos. En la etapa de la señora Thierer, Häfele ha desarrollado soluciones completas de conectividad digital, y ha ampliado su sistema de cierre electrónico Dialock, que se puede ver instalado en todo el mundo, por ejemplo, en distintas cadenas hoteleras.

“Mi objetivo, la intención que siempre me ha motivado, ha sido hacer más agradable y moderno el hábitat de las personas”, declara Sibylle Thierer. Eso solo es posible con una perspectiva global de los muebles y equipamientos, y ese es uno de los puntos fuertes de Häfele. Bajo la dirección de Sibylle Thierer, aquel fabricante y distribuidor de herrajes se ha convertido en una empresa especializada en equipamiento para todo tipo de interiores y reconocida en todo el mundo por sus servicios de asesoría. El crecimiento de su volumen de ventas en estos últimos 20 años ha sido desde 500 millones de euros hasta los casi 2.000 millones actuales, muestra más que evidente que Häfele va por buen camino. Además, como la familia Häfele siempre contempla el futuro con coraje y optimismo, ya están pensando en los siguientes mil millones.