Periódico digital para la industria española de la madera y el mueble +34 676 330 360 [email protected]
Advertisement

Edificio del Centro Tecnológico de SONAE

Sostenibilidad combinada con responsabilidad medioambiental.

El nuevo edificio del Sonae Tech Hub, instalado en el Parque Empresarial de las Empresas de SONAE, en Maia, por Barbosa & Guimarães – arquitectos, es un ejemplo de un proyecto de sostenibilidad combinado con la responsabilidad medioambiental y el uso eficiente de los recursos.

El arquitecto Miguel Pimenta, de Barbosa & Guimarães – arquitectos explica cómo fue pensado y desarrollado el proyecto

Los materiales de Sonae Arauco inspiraron a los arquitectos encargados de desarrollar el nuevo edificio, que ahora alberga las oficinas del BIT y de Sonae IM, y que alberga áreas de trabajo para los equipos informáticos y tecnológicos, generalmente en espacios abiertos y versátiles. Además, este nuevo edificio sigue los principios generales de sostenibilidad (como la eficiencia energética, la calidad del aire, el uso eficiente del agua y el cuidado de las características de los materiales aplicados en la construcción), lo que motivó su candidatura para la calificación LEED.

En un momento en que la preocupación por la sostenibilidad y la construcción de edificios eficientes crece, ¿cómo califica este proyecto? ¿Qué lo diferencia?

De hecho, las cuestiones relacionadas con la crisis climática y la sostenibilidad son muy actuales, no sólo en la construcción y la arquitectura, sino en el modo de vida de la sociedad actual. Fenómenos como Greta Thunberg , considerada muy recientemente personalidad del año por la revista Time; conceptos como la Casa Pasiva; movimientos como la Rebelión de la Extinción; o el tema de la Arquitectura del Decrecimiento, manifiesto de la última trienal de arquitectura de Oslo donde, de alguna manera, se cuestionan los costes sociales y ambientales de una sociedad en constante necesidad de crecimiento económico; son todos ellos expresiones de una preocupación a la que es urgente responder.

Creo que la arquitectura puede tener, y es urgente que lo tenga, un papel preponderante y debe estar involucrada en esta causa, más aún porque, como todos sabemos, existe la idea de que el cemento y el hormigón son el archienemigo de la ecología. Creo que el camino a seguir será discutir las formas en que la arquitectura puede y debe contribuir a responder a la emergencia climática de nuestro planeta.

En este caso concreto, el nuevo edificio del Sonae Tech Hub, situado en el parque empresarial de las empresas Sonae (PNES), es un edificio de oficinas. Desde el principio, la intención del propietario de la construcción fue cumplir con los principios de sostenibilidad combinados con la responsabilidad medioambiental y el uso eficiente de los recursos, también con vistas a solicitar la clasificación LEED (Leadership in Energy and Enviroment Design) y así construir un símbolo reconocido de sostenibilidad, como ha sido una estrategia del grupo para otros sectores.

Living offices | Sonae BIT (Porto) © André Henriques www.ahphoto.pt

Desde el comienzo del proyecto hasta el final de la construcción, la arquitectura y otras especialidades han sido asesoradas por un equipo experimentado en sistemas de evaluación de méritos ambientales, apoyándonos para su implementación en todas las fases del proyecto.

¿Cuáles fueron sus principales preocupaciones al diseñar el proyecto?

Las preocupaciones fueron, en una primera etapa, transversales a todos los proyectos que desarrollamos, donde primero tenemos que responder a un programa. Posteriormente, se definieron un conjunto de criterios que buscan establecer una relación armónica con el medio ambiente, como la definición de la escala, el volumen, la forma, el proceso de construcción y los materiales, a fin de tener el control y la definición del proyecto hasta el detalle.

Como mencioné antes, este edificio cumple una serie de requisitos importantes que aseguran su sostenibilidad. Forma parte de un gran parque empresarial en el que trabajan unas 2.000 personas cada día, por lo que la ubicación de este nuevo edificio tiene perfecto sentido en términos de sostenibilidad e integración.

El edificio está diseñado para albergar a unas 600 personas, distribuidas en 4 plantas sobre el suelo, y dos plantas subterráneas para el aparcamiento de coches, lo que hace un total de aproximadamente 14.500 m2 de construcción. Los pisos están fundamentalmente organizados en espacios abiertos, creando una gran diversidad de áreas de trabajo, Algunos son más formales, otros más informales y junto con las áreas de ocio potencian el trabajo en colaboración.

La eficiencia energética del edificio fue un tema abordado con rigor, criterio e innovación y esto se refleja en el concepto y la configuración de las fachadas, y especialmente en la fachada oeste del edificio, centrada en la EN13.

Hemos diseñado un sistema de doble fachada «habitada», donde intentamos resolver tanto los problemas acústicos del ruido procedente de la carretera nacional como los problemas de control solar en el interior del espacio, reduciendo al mínimo la necesidad de aire acondicionado artificial. Este sistema de doble fachada consiste en dos líneas de fachadas paralelas que se desarrollan a lo largo de todo el edificio y cubren las tres plantas de oficinas. El primer plano está compuesto de aluminio y marcos de doble cristal y hace la transición entre el interior y el exterior, el segundo plano, a unos tres metros de distancia, está compuesto de láminas verticales de hormigón que sombrean (GRC) y una tela de vidrio como barrera acústica. Estos elementos están fijados a una estructura metálica, que a su vez soporta la estructura del edificio.

Esta doble fachada tiene una función importante en el control de la temperatura exterior al funcionar como un invernadero en invierno, con ganancias solares, y en verano como un espacio refrigerado durante la noche, y ventilado durante el día reduciendo las cargas de refrigeración.

También tienen la particularidad de crear espacios vitales y jardines interiores, que crean condiciones de confort y bienestar, pero también el enfriamiento por evotranspiración de las plantas que contribuye al enfriamiento y la calidad del aire interior.

También quiero señalar la eficiencia en el uso del agua. Para este proyecto se ha tenido en cuenta el sistema de recogida y uso de agua de lluvia. El agua se almacena en un depósito adecuado para su posterior reutilización en los baños. También es importante mencionar que el edificio contribuye a un intento de cambiar el paradigma de la movilidad a nivel regional mediante la promoción de una serie de iniciativas que reducen el uso del coche y la consiguiente reducción de las emisiones a la atmósfera. Con este fin, se han creado espacios específicos para el estacionamiento de vehículos eléctricos, con sus respectivos puntos de carga, aparcamiento para bicicletas y los respectivos vestuarios para el baño y el cambio de ropa.

¿Qué materiales utilizó?

El material elegido para el exterior fue el hormigón reforzado con fibra de vidrio (GRC), ya sea en el panel aplicado en la parte superior del edificio o en las solapas verticales de las fachadas. Es un producto prefabricado, mucho más ligero que el hormigón tradicional. El acristalamiento de la fachada está hecho de marcos de aluminio con corte térmico y doble acristalamiento con control solar de baja emisividad. En el tejado, y en las zonas no ocupadas por los paneles fotovoltaicos, se han aplicado al aislamiento térmico placas con pintura reflectante para reducir las ganancias térmicas resultantes de la incidencia de la radiación solar y, en consecuencia, mejorar el confort térmico y la eficiencia energética del edificio, especialmente en los períodos de verano.

En el interior, los pisos son en su mayoría elevados y con acabado de linóleo. No hay falsos techos porque decidimos que todas las infraestructuras estarían a la vista permitiendo el acceso y el mantenimiento de las redes instaladas allí. Las paredes de los núcleos de comunicación vertical están cubiertas con paneles de MDF lacados.

También se seleccionaron los materiales de revestimiento, teniendo en cuenta ciertos requisitos en los que se prefirió el componente reciclado y el origen regional, con acabados preferentemente libres de componentes orgánicos volátiles y sin formaldehído. Buscamos la optimización de los materiales y recursos naturales utilizados en la construcción, buscando productos y fabricantes que se ajusten a estos requisitos. Un buen ejemplo de esto se aplica al diseño de todos los muebles de proyecto fijos, como el mostrador de recepción principal, todas las tapas, las zonas de casilleros y los revestimientos de elementos estructurales y los revestimientos con paneles. En estos elementos se utilizaron productos de Sonae Arauco, que además de ser una empresa del grupo y de disponer de una amplia gama de productos, tiene un compromiso con el desarrollo sostenible demostrado por su certificación de gestión forestal.

¿Cuánto puede ahorrar este edificio en términos de energía?

El edificio es muy reciente y sólo ahora está totalmente ocupado y en funcionamiento, por lo que es difícil tener aún datos comparativos. Por otra parte, no todas las medidas introducidas tienen porcentajes de ahorro iguales, por lo que será necesario reunir todos estos registros para obtener el valor medio. Esperamos que con las medidas implementadas se logre en gran medida la certificación de nivel Oro LEED. Veremos si podemos alcanzar un nivel más alto como el del platino.

¿Cómo ve el futuro de la construcción en un momento en que las preocupaciones ecológicas empiezan a ser imperativas y se transponen en medidas y directivas europeas?

Vivimos un momento de transición y no es fácil tener una estrategia rápida y eficaz en esa dirección. Creo que todavía hay una incapacidad en la dirección política europea para definir estrategias y aplicar medidas para contrarrestar la construcción hecha como una forma conveniente de hacer dinero y satisfacer sólo los intereses de los bienes raíces y la banca. Recientemente, la Unión Europea propuso un pacto ecológico, que denominó el «Pacto Verde», que comprende una serie de estrategias que abarcan prácticamente todos los sectores de la economía, con el sector de la construcción centrado en la rehabilitación. Queda por ver si la UE logrará que este Pacto Verde sea una idea realmente movilizadora.

El caso de Sonae es un ejemplo a seguir, pero ciertamente necesitamos directivas concretas. La ecología está más presente en los discursos políticos que en la acción diaria y detrás de estas ideas oportunistas y preconcebidas de hace tiempo. En cualquier caso, me parece que en el campo de la arquitectura y el urbanismo es importante centrarse en esta cuestión que actualmente es tan central y omnipresente en la arquitectura.

El arquitecto Eduardo Souto de Moura, cuya obra y discurso admiro mucho, confesó recientemente que se está quedando atrás en cuestiones ecológicas -¡todos lo estamos!… ¡pero todavía estamos a tiempo!