Periódico digital para la industria española de la madera y el mueble +34 676 330 360 [email protected]
Advertisement

«Empezamos a concienciarnos del problema que suponen las termitas»

Milagros Fernández de Lezeta, Directora General de ANECPLA.

A raíz de la aprobación de la Norma UNE EN 56418 que regula el protocolo de actuación en cascos urbanos afectados por termitas subterráneas, MADERA SOSTENIBLE ha entrevistado a Milagros Fernández de Lezeta, Directora General de la Asociación Nacional de Empresas de Sanidad Ambiental (ANECPLA).

¿Cómo valora la reciente aprobación de la Norma UNE EN 56418 sobre termitas subterráneas?

Esta Norma es un paso muy importante para el control de esta especie xilófaga en nuestro país donde hasta este momento no había ningún tipo de regulación al respecto.

La nueva normativa es de gran valor, tanto para las empresas de control de plagas como para los responsables de su contratación en los municipios, ya que establece un protocolo de actuación para casos de plagas de termitas subterráneas en cascos urbanos.

Hasta el momento, los concursos públicos que surgían para tratar este problema estaban condicionados por el presupuesto, de modo que muchas empresas (no necesariamente de control de plagas) aplicaban a la baja, con unos resultados no siempre eficaces. Esta nueva normativa viene a establecer unos protocolos de actuación que las empresas han de cumplir y que, desde las Administraciones Públicas, al conocerlos, están en disposición de poder exigir.

Dichas actuaciones pasan por, en primer lugar, realizar un diagnóstico de situación que dé cuenta de la envergadura del problema y en función del cual se llevará a cabo la que constituye la segunda de las fases a seguir: el plan de control directo. Este plan de control puede realizarse mediante multitud de métodos. Cada empresa empleará unos u otros en función de la situación y de las técnicas que mejor resultado les ofrezcan, pero siempre que generen el menor impacto posible sobre el medio ambiente.

Por último, siempre ha de realizarse una evaluación final que calibre si los resultados obtenidos se ajustan a los propósitos que se habían fijado en un principio tras el diagnóstico inicial.

Del mismo modo que el protocolo de actuación viene fijado por esta nueva norma, ¿los Ayuntamientos que conceden las licencias tienen algún método de valoración de las empresas?

Milagros Fernández de Lezeta, Directora General de la Asociación Nacional de Empresas de Sanidad Ambiental (ANECPLA).

Cualquier empresa que se preste a ejecutar un servicio de control de plagas ha de estar inscrita en el Registro Oficial de Establecimientos y Servicios Biocidas. Además, sus trabajadores han de poseer una formación concreta que viene regulada por el Real Decreto 830/2010 y el tipo de productos que les está permitido emplear están igualmente regulados y han de estar autorizados por la Dirección General de Salud Pública del Ministerio de Sanidad.

Quiero mostrar con esto que se trata de un sector sometido a una estricta regulación, y que cualquier persona individual o cualquier organización ya sea pública o privada puede comprobar, siguiendo estas directrices, si la empresa de control de plagas que va a contratar cumple los requisitos profesionales exigidos.

ANECPLA ha luchado desde su creación, en el año 1992, por la profesionalización del sector. Algo que creemos no sólo beneficia al sector si no sobre todo a la sociedad en su conjunto. ANECPLA, a través de su centro de estudios asociado, CEDESAM, oferta un buen número de cursos dirigidos a profesionales que, como centro acreditado por la Comunidad de Madrid, tiene la potestad de impartir certificados de profesionalidad.

¿Imparte CEDESAM cursos especializados en el sector de la madera?

Precisamente, en CEDESAM acabamos de lanzar un nuevo curso específico sobre la “Norma UNE EN 56418. Inspección, detección y tratamientos para actuación en cascos urbanos atacados por termitas”. Además, tenemos un par de cursos que impartimos de forma regular destinados al sector de la madera, que son el “Curso Protectores de la Madera. Nivel Aplicador”, dirigido a formar al personal que lleva a cabo tratamientos en los que se utilizan biocidas protectores de la madera (TP8). Con 25 horas en total, de ellas 5 presenciales, concede un diploma oficial acreditado y válido en todo el territorio nacional. Y el “Curso Protectores de la Madera. Nivel Responsable” se compone de un total de 80 horas – de ellas, 16 presenciales – de formación para capacitar en profundidad a los responsables técnicos de tratamientos de madera en los que se aplican biocidas TP8. Igualmente, la calificación se acredita con diploma oficial válido en toda España. Todo aquel que esté interesado puede encontrar toda la información necesaria en la web de Cedesam.

¿Es fácil detectar una plaga de termitas?

Curiosamente, nos estamos encontrando con muchos casos donde empresas de control de plagas reciben llamadas para tratar lo que los afectados piensan que son hormigas, pero terminan siendo termitas. Se trata de especies que quizás ante un ojo no profesionalizado pueden confundirse.

 

 

Es cierto que, por su morfología, la termita obrera, que es la que realmente ataca a la madera, tiene un aspecto parecido la hormiga, aunque no es negra y su abdomen tiene sólo 2 secciones. Y el problema en muchas ocasiones es que cuando se detecta un problema de termitas es porque ya se han empezado a ver los desperfectos que éstas han ocasionado. Por ello, es muy importante realizar labores de vigilancia y monitorización que puedan llegar a detectar la presencia de termitas en un momento donde su actuación de control sea vital para evitar las nefastas consecuencias que una actuación prolongada de termitas sobre un inmueble puede llegar a ocasionar, tanto a nivel material como incluso a nivel de daños humanos (en casos extremos de vigas afectadas, por ejemplo, donde pueden llegar a producirse derrumbamientos).

¿Existe una concienciación por parte de la Administración del problema que suponen las termitas?

Esta concienciación está comenzando a generarse. De momento, en España estamos muy lejos de países como Francia donde existe una ley al respecto que, por ejemplo, protege al comprador de un inmueble afectado por esta plaga o donde, además, disponen de un denominado “mapa de termitas” que les permite tener muy controlada a esta especie xilófaga. En nuestro país, la aprobación de esta nueva Norma UNE 56418 supone un primer paso de gran importancia en esta dirección, donde el objetivo sería la promulgación de una ley al estilo de la francesa.

En otras áreas existen divergencias. Es el caso, por ejemplo, de la Inspección Técnica de Edificios (ITE) que no contempla este tema a la hora de realizar una valoración. Mientras que, por el contrario, sí lo tiene en cuenta el relativamente reciente informe de Evaluación de Edificios (IEE), cuya iniciativa parte de un Real Decreto del año 2015 y que sí toma en consideración el daño producido por xilófagos El IEE supone un enorme avance a nivel legislativo, ya que nos permite detectar de forma prematura los casos de termitas en edificios que, como comentaba anteriormente, es un factor crucial en el control de esta plaga. No hay que perder de vista el poder destructor de esta especie cuyos nidos pueden albergar a alrededor de cinco millones de individuos con un radio de actuación de más de 2.000 metros cuadrados.

ANECPLA es la Asociación Nacional de Empresas de Sanidad Ambiental. Constituida en 1992, asocia a más de 450 empresas que representan, aproximadamente, el 85% del volumen de facturación del sector en España, y cuyos principales objetivos se centran en la consolidación de un sector profesionalizado que vele por la salud pública y el medio ambiente y la lucha contra el intrusismo.