Juan Urbiztondo, perito de la FEPM: “Buenos días, soy el perito”

En el 70% de los peritajes en los cuales se detectan fallos de mantenimiento del pavimento de madera, no se ha hecho entrega al usuario del Manual de Mantenimiento.

Partiendo de un homenaje a sus compañeros peritos (de ahí el título de la ponencia), y de una forma amena pero rigurosa, técnica y detallada, Juan Urbiztondo Arauzo, Perito de la Federación Española de Pavimentos de Madera (FEPM). Autor de los libros «Manual Práctico: control de la solera» y, de reciente aparición «Pavimentos de Madera con sistemas radiantes y de refrigeración», comentó los peritajes más frecuentes y singulares, haciendo referencia a alguno de los por él realizados para la Federación, concluyendo en algunas reveladoras estadísticas.

 

La dilatada experiencia de Juan Urbiztondo revela que el perito se encuentra con un escenario semejante cada vez que va a actuar. Todo afectado señala que lo que le ha ocurrido es inadmisible, el perito contrario suele ser formado en otros muchos conocimientos, pero no experto en pavimento de madera y se suele emplear la misma nomenclatura del ladrillo a las características y dimensiones de una tabla de madera. Nadie cuenta la verdad, ni va a admitir errores (jefes de obra, instaladores, usuarios…) A menudo, el perito ha de indagar y descubrir las posibles negligencias que se han cometido con el material o la instalación. «También nos llegan a engañar, nos toman el pelo. Dependiendo de quien nos contrate no contará o nos ocultará información -afirmó tajante-.»

 

«Solemos ganar los juicios, porque nuestra orientación de la peritación es la correcta -señaló el ponente en la XVIII Convención de la FEPM-. A veces, la opinión de un arquitecto, por el mero hecho de serlo, prevalece sobre el criterio del perito.»

 

Según Urbiztondo, «el perito no debe de descartar nunca nada. Si es medible, existe. El que madruga, ve lo imposible.»

 

Y aconsejó cautela con las instrucciones de los productos de limpieza para pavimentos de madera; su objetivo es la conservación de la capa de barniz, no de la madera. También con las composiciones de la solera. «A veces, la respuesta está bajo nuestros pies».

 

El ponente ofreció en su presentación porcentajes relacionados con las causas de las patologías en los pavimentos de madera: el 46% derivan de la incorrecta instalación, el 36% por un mantenimiento mal realizado o inexistente, el 8% responde a defectos de fabricación, y el 10% restante a otros motivos.

 

En el 70% de los casos por fallo de mantenimiento, no le ha sido entregado al usuario el Manual de Mantenimiento. «Si no entregamos manual al usuario, el juez le da la razón y perdemos los juicios, porque alega que éste no está obligado a conocer la forma de proceder para cuidar su pavimento.»

 

El 60% de los fallos de instalación responden a soleras inadecuadas. «Igualmente, si el instalador se salta las normas de fabricante, poco podemos alegar después en su defensa -concluyó Juan Urbiztondo en su brillante explicación-.»