Periódico digital para la industria española de la madera y el mueble +34 676 330 360 [email protected]
Advertisement

Los servicios de lucha contra incendios forestales alertan del riesgo extremo de incendio

Si el cúmulo de biomasa es este año extraordinario, el cambio climático aumenta su capacidad de ignición.

Los servicios de lucha contra incendios de las comunidades autónomas han alertado este fin de semana sobre el riesgo extremo de incendio. Por ello, se pide máxima precaución ante la reapertura de la movilidad de los ciudadanos, el aumento de las temperaturas y la gran cantidad de masa vegetal combustible.

Durante la pasada semana se han intervenido en España más de 500 fuegos de campo. La principal causa de estos incendios se debe a las negligencias relacionadas con actividades agrarias, por lo que desde los servicios de prevención y extinción de incendios forestales se recuerda la importancia de aplicar las medidas de seguridad y extremar las precauciones para minimizar los riesgos durante el desarrollo de estas actividades. A este riesgo habitual, se suma el fin del estado de alarma y las restricciones en la movilidad, por lo que se ha apreciado un aumento de excursionistas y visitantes en los montes, parques naturales y espacios protegidos.

En especial en los próximos días, con el incremento de las temperaturas se advierte del riesgo extremo de incendios forestales en toda España.

Si el cúmulo de biomasa es este año extraordinario, el cambio climático aumenta su capacidad de ignición. Estudios recientes demuestran que hay una relación directa entre el calentamiento global y el aumento de la superficie quemada en la Europa mediterránea.

Según TECNIFUEGO, esta campaña 2020 se prevé especialmente difícil

Desde TECNIFUEGO, Asociación Española de Sociedades de Protección contra Incendios, consideran imperativo gestionar el monte con criterios de sostenibilidad, aprovechando la biomasa como combustible, fabricación de los muebles, agricultura extensiva y más rebaños; en definitiva, aumentar la diversidad del ecosistema. A esta diversidad y aprovechamiento del monte se debe unir una gestión integral del territorio, para que éste sea más resistente y resiliente a los incendios.

A su juicio, para gestionar la campaña de prevención y extinción de incendios forestales 2020 es importante que las administraciones públicas respeten, y si es necesario aumenten, las dotaciones económicas destinadas a la prevención (limpieza del monte de zonas de interfaz urbano-forestal, creación de zonas cortafuegos, …), y a la extinción (material de extinción en general).

Esta campaña 2020 se prevé especialmente difícil. La pandemia que estamos padeciendo -con personal periódicamente de baja-, y la climatología de este año (más lluvias, más biomasa, aumento temperaturas) pueden agravar el riesgo, teniendo en cuenta además que la emergencia climática provoca campañas contra incendios forestales cada vez más largas y por tanto requieren cada año mayor inversión.