sábado , 17 de agosto de 2019

Encontrar rentabilidad a una masa forestal es, en general, una garantía de conservación.


La mayor parte de los bosques del planeta, y su biodiversidad asociada, desaparecen por un problema de coste de oportunidad. El concepto de coste de oportunidad también está relacionado con el nivel de cumplimiento legal que estamos dispuestos a “tolerar”.

Cuando tenemos mucho que perder por incumplir la ley, estamos vigilantes. Y al revés. Imaginemos un campesino pobre en Nicaragua que sólo puede alimentar a su familia cortando un árbol protegido. Su coste de oportunidad es ir a la cárcel frente a alimentar a los suyos. ¿Qué hará? Si nuestras necesidades están cubiertas, podemos apoyarnos en la estricta observancia de la ley. Esto sucede así especialmente en países desarrollados, por ejemplo, los nórdicos. No siempre es que seamos más “civilizados”, es que tenemos más que perder.

Reconocer los servicios ambientales de los montes es una vía cada vez más necesaria

Asimismo, hay empresas que tienden a ser cuidadosas con las normativas en Europa, mientras que otras deforestan o compran trozas de madera ilegales en el Amazonas o en el sudeste asiático. Los agricultores europeos cumplen requisitos, mientras que los campesinos pobres en Centroamérica cultivan en las márgenes de los ríos aun estando prohibido. Es una cuestión, desde una perspectiva económica de coste de oportunidad. La destrucción así de hábitats la generan ricos y pobres, cada uno en su ámbito y a muy distinta escala, pero lo que tienen en común es el coste de oportunidad. Si desaparece la biodiversidad es porque en esos casos, tanto unos agentes como otros pierden más si cuidan o se atienen a la legalidad.

 

IMG_2297

 

La agricultura rinde más por hectárea que la selvicultura, y la selvicultura suele dar (cuando da) algo más de dinero que el abandono del bosque. Encontrar rentabilidad a una masa forestal es en general una garantía de conservación. En esto consiste gestionar de modo sostenible.

Para conservar nuestros bosques es necesario gestionarlos

En Europa, y en España, y en realidad, en casi todo el planeta, excluido África y algunos países asiáticos, donde las tierras forestales pertenecen mayoritariamente al Estado, la diversidad se apoya en la propiedad privada, en los propietarios forestales. La estrategia más eficiente para lograr mantener la biodiversidad, el capital natural del plantea debería pasar por lo tanto por el cuidado de los “cuidadores”. ¡Qué enfermo sanará si su enfermero no está a gusto atendiéndole, si tiene cosas más esenciales que hacer al mismo tiempo y a la misma hora!

Por ello, para conservar nuestros bosques es necesario gestionarlos, y salvo en casos de uso público con un gasto público a fondo perdido, es imprescindible la obtención de un rendimiento económico, ya sea a través de los productos o de los servicios ambientales. Hoy en día, los productos que se obtienen del monte no están lo suficientemente valorizados por los mercados, lo que provoca su abandono, y los pone en peligro allí donde existe cualquier tipo de presión antrópica adicional. Reconocer los servicios ambientales de los montes es una vía cada vez más necesaria.

En este video Patricia Gomez Agrela, gerente de COSE, y Nacho Morando, propietario forestal, explican de un modo claro y brillante como es necesario poner en valor los bienes y servicios ambientales, y la importancia de la Gestión y Conservación Forestal para ello.

Pablo Martínez de Anguita

Profesor Titular en la Universidad Rey Juan Carlos y director del proyecto “Landscare”

Autor:


One Comment

  • Ing. pablo Eliano dice:

    No puedo estar mas de acuerdo con este artículo, sobre todo porque lo veo del lado latinoamericano.
    Un mundo rico , cumple mejor las reglas, sin dudas. Solo ser policias no sirve, hay que ver como consensuar los intereses y entender porque no funciona la ley del palo.
    Las leyes forestales que hemos sacado aqui en argentina , hacen de cuenta que estamo en Alemania, no en el interior pobre de un pias en desarrollo como el nuestro , que aun contruye su paisaje. El resultado : 100.000 has perdiadas en incendios y otras 200.000 con las topadoras, en solo 7 años despues de la sancion de la ley de bosques ( una verguenza en su ejecución, como forma de burlar desde el estado a los dueños de bosques de nuestro pais ). El enfermero no te va a cuidar, te va a mandar al cementerio en cuanto pueda.
    Saludo una vision mas amplia de este problema .
    Pablo Eliano
    Jujuy, Argentina

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.