Periódico digital para la industria española de la madera y el mueble +34 676 330 360 [email protected]
Advertisement

STRUCTUREZ, un sistema japonés de montaje de madera contralaminada

No se requiere ni experiencia ni conocimiento profesional, tan sólo un martillo para conectar vigas y postes.

La empresa belga WOOD Inc presentó, en unas jornadas llevadas a cabo en el Instituto de Ciencias de la Construcción Eduardo Torroja (IETcc) de Madrid, su sistema STRUCTUREZ. Un sistema japonés de montaje de madera contralaminada muy sencillo para el que no se requiere ni experiencia ni conocimiento profesional, tan sólo un martillo para conectar vigas y postes.

“El dueño actual quería un cambio y viajó para encontrar soluciones. Las encontró en Japón, gracias a este sistema con un armazón de madera 2-0”, explica Sammy Sanders, de la empresa Wood Inc. “Se trata de un armazón de madera contralaminada cuyo montaje es muy fácil, sin necesidad de experiencia; muy ecológico, ya que no hay basura porque todo viene a medida; y tampoco se necesita inversión en maquinaria”, añade.

El sistema Structurez permite construir en 5-6 pisos de altura. Además es desmontable y reutilizable. En Japón existe desde los años 80 y está hecho a prueba de terremotos, debido a las condiciones sísmicas del país nipón. En el mundo ya hay construidas unas 35.000 casas gracias a este sistema.

El tipo de madera que se utiliza en Structurez es laminada encolada y los colectores de acero al carbono siempre son invisibles. Hay un total de 18 colectores, dependiendo de su sitio en la construcción.

Para poder vender este sistema japonés en Europa, la empresa belga tuvo que hacer algunos cambios, para poder ajustarlo a todos los certificados que se exigían en la Unión Europea. “Nuestro sistema es más ligero, también ganamos superficie habitable, ya que es más fino y también más barato”, afirma Sanders.

Desde la empresa reciben los planos de arquitectos y es en ese momento cuando empiezan a trabajar con el proyecto, para dar una solución con el sistema Structurez. La planta de trabajo se encuentra en Austria y la madera con la que se trabaja proviene de Finlandia.

En Bélgica parece que este sistema ya se va arraigando y ya ofrece soluciones a particulares. Por ejemplo, y tal y como comenta Sanders, un campesino montó seis casa en solo tres semanas y nada más que con tres personas.

“En el futuro construiremos casa más pequeñas, por lo que podremos tener nuestra casa de 50 a 80 metros cuadrados en un paquete dispuesta para su montaje”, concluye el empleado de la empresa belga.