AKZONOBEL mejora sus previsiones frente a la escasez de materias primas de 2021

Ha creado un equipo de trabajo para recopilar la previsión de materiales de más de 120 centros de producción.

AkzoNobel, la compañía líder en la venta y fabricación de pinturas y recubrimientos de alta calidad, ha logrado mejorar sus previsiones y atender todas las necesidades de sus clientes a través de la creación de un equipo diseñado para enfrentarse a la crisis de la escasez de materias primas.

A finales de 2020, la compañía comenzó a detectar interrupciones en el suministro de algunas materias primas, como el dióxido de titanio (TiO2), debido al mantenimiento de las plantas de algunos de sus principales proveedores, así como a la escasez de contenedores disponibles para su transporte transoceánico, lo que resultó en una menor disponibilidad de producto a nivel mundial. Al mismo tiempo, el aumento de la demanda en el mercado global, así como la integración de Industrias Titan en AkzoNobel en 2021, incrementó la necesidad de la compañía de materias primas, como el TiO2, los pigmentos y los colorantes, elementos que se encuentran en casi todas las formulaciones de los productos de AkzoNobel.

Planta de producción de AKZONOBEL en la Zona Franca de Barcelona.

Con el fin de afrontar esta problemática, se creó un equipo interfuncional, liderado y configurado por profesionales basados en España que han trabajado en colaboración con personas de países de todo el mundo, con el objetivo de asegurar el suministro de dióxido de titanio y otros pigmentos en todas las plantas de la compañía a un precio competitivo y optimizar la asignación del material necesario para todos sus centros de producción. Este proceso, que incluyó a todo el Grupo AkzoNobel – incluyendo sus recientes adquisiciones como Pinturas Titan en España (2021) y Grupo Orbis en Latinoamérica (2022) – ha sido posible gracias al propósito de un equipo interno de expertos y al liderazgo de Ignacio Pala, Global Sourcing Director en AkzoNobel, responsable de la categoría de Colores a nivel global para AkzoNobel (pigmentos, dióxido de titanio y colorantes).

«Tuvimos que recopilar la previsión de más de 120 centros de la empresa. Al hacerlo, nos dimos cuenta de que algunas plantas hacían pedidos en exceso para construir sus stocks de seguridad de productos en escasez, lo que generaba un conflicto con los centros que no recibían lo suficiente para responder a sus pedidos. En tiempo récord, logramos asegurar el suministro de materiales críticos, como el dióxido de titanio, a todas nuestras plantas a un precio altamente competitivo. Me sentí aliviado cuando terminamos con una previsión realista y alineada para 2021, tanto internamente en la compañía, como externamente con nuestros proveedores», afirma Ignacio Pala. 

Ignacio Pala.

Con la vista puesta en el futuro, el objetivo de AkzoNobel es desarrollar un proceso estructurado que permita realizar una previsión fiable de las materias primas, para poder contratar los volúmenes adecuados. Una estrategia llevada a cabo en colaboración con el EMEA Planning Hub, el nuevo centro de Supply Chain de la compañía situado en las instalaciones de la Zona Franca (Barcelona). «Mi trabajo se centra en asegurar el suministro de las materias primas a nuestros centros de producción, lo que nos permite aportar una ventaja competitiva a nuestros clientes. Nuestro propósito siempre es ofrecer lo mejor en términos de soluciones sostenibles e innovadoras, como en materias primas circulares; además de las consideraciones más obvias de calidad, servicio y coste. La sostenibilidad forma parte de todo lo que hacemos como empresa y juega un papel importante en la forma en que obtenemos nuestras materias primas», añade Ignacio.

Integrado en su filosofía «People. Planet. Paint», AkzoNobel trabaja con toda su cartera de proveedores en un esfuerzo colectivo por reducir la huella de carbono y hacer frente al cambio climático. La compañía ha establecido objetivos de sostenibilidad, basados en la ciencia, para tratar de reducir a la mitad sus emisiones de CO2 en toda la cadena de valor para 2030.