Cómo cuidar nuestra madera de exterior con la llegada del frío

Aceites y limpadores de maderas aceitadas LYSSOLEN.

El frío ya está aquí. Y con él, llega una de las épocas del año en la que más nos protegemos de los temidos resfriados y de los cambios de temperatura. Pero si nos cuidamos a nosotros… ¿por qué no préstamos atención a cuidar la madera si también es un elemento natural? 

Y es que, por más que nos resistamos a la llegada del frío, ya ha llegado el momento de ir preparando nuestro jardín, terrazas, porches y cenadores para el invierno, sobre todo, los muebles y objetos de madera que durante el frío se queden en el exterior, si queremos que se encuentren como nuevos cuando volvamos a utilizarlos con la llegada del buen tiempo.

El invierno lleva implícito bajas temperaturas, lluvias, heladas e incluso, en algunas zonas, nieve.  Inclemencias meteorológicas inevitables que pasan factura a nuestra madera si no le dedicamos los cuidados que se merece.

CUIDAR LA MADERA DE EXTERIOR

Cuando nos planteamos qué muebles o suelos son los mejores para nuestra terraza y jardín tenemos que contemplar diferentes variables. La más importante es la climatología del lugar donde vivimos. No solo pensar en los meses cuando vamos a disfrutar, también en aquellos meses de frío y humedad, en los que la madera se va a quedar a la intemperie.

La madera es muy buena opción para los elementos de exterior, por su durabilidad natural y alta resistencia. Sin embargo, al ser un material natural necesita de ciertos cuidados para que podamos protegerla de los cambios de temperatura y de la humedad.

OFRECER A LA MADERA EL CUIDADO QUE NECESITA

Antes de utilizar cualquier protector, lo mejor es limpiar la superficie con un paño para eliminar cualquier resto de polvo y suciedad. Una vez que la superficie esté totalmente limpia, lo mejor es aplicar algún producto protector indicado específicamente para cuidar la madera.

LYSSOLEN dispone de dos aceites cuya fórmula está indicada específicamente para madera: ACEITE DE TEKA y ACELYSS 30

ACEITE DE TEKA

El ACEITE DE TEKA de LYSSOLEN es un aceite incoloro basado en Acido Linolénico, idóneo para la protección de maderas al exterior tales como ipe, lapacho, teka… aplicable en tarimas, muebles de jardin, adornos, etc. que resalta la belleza natural de la madera y tiene fácil mantenimiento.

Además, lleva incorporado un fungicida para evitar el moho y las manchas en la superficie de la madera y un filtro UV para aumentar su resistencia frente a los efectos climáticos y los rayos solares.

ACELYSS 30

ACELYSS 30 de LYSSOLEN, aceite basado también en en Ácido Linoléico, reestablece el equilibrio natural de los aceites que pierde la madera con el tiempo.

Aparte de sus excelentes resultados estos aceites se pueden aplicar a rodillo, brocha o muñequilla, es decir, son de fácil aplicación.

La recomendación es, después de lijar la madera, aplicar dos manos de aceite no muy abundantes. Dejar que la madera absorba el aceite durante 30 minutos y, transcurrido este tiempo, eliminar el aceite sobrante con un trapo. Después de 24 horas conviene pasar una lija de grano 240 y aplicar la segunda mano. Si se observa un exceso de aceite, se deberá volver a eliminar el aceite sobrante con un trapo.

La limpieza de los utensilios se puede realizar con el disolvente LYSSOLEN 300.

DÓNDE COMPRAR ESTOS PRODUCTOS

LYSSOLEN te ayuda a mantener tus elementos de madera expuestos a la intemperie, durante las estaciones de frío, para que estén y se muestren como el primer día. Si tienes cualquier duda o quieres conocer más información acerca de estos productos, no dudes en ponerte en contacto con LYSSOLEN. Puedes hacerlo pinchando aquí o, si lo prefieres, puedes vía Whatsapp en el número: 667 76 42 91. Estarán encantados de ayudarte.

PROMOCIÓN: con cada pedido realizado de ACELYSS 30 o ACEITE DE TEKA con fungicida y filtro UV durante todo el mes de noviembre, obtendrás de regalo un bote de 500 gramos del limpiador para maderas aceitadas LYSSOLEN 15.