Periódico digital para la industria española de la madera y el mueble +34 676 330 360 [email protected]
Advertisement

El rebarnizado de las superficies de madera noble y resilientes reduce la huella de carbono en más del 75 %

En comparación con la sustitución de los suelos.

Un informe reciente del IVL Swedish Environmental Research Institute (Instituto Sueco de Investigación Medioambiental) confirma que el rebarnizado de los suelos de madera noble y resilientes es más sostenible para el medioambiente que la sustitución de las superficies.

El informe, ya disponible, fue realizado con información facilitada por Bona y señala una reducción del 78 % en la huella de carbono cuando se vuelven a barnizar los suelos de madera en lugar de sustituirlos. El rebarnizado de las superficies resilientes puede ofrecer una reducción de la huella de carbono de hasta el 92 % en comparación con la sustitución. Asimismo, el informe constata que, al volver a barnizar los suelos de madera noble o resilientes, se obtiene como mínimo un 90 % de ahorro en recursos, incluidos transporte, consumo eléctrico, consumibles y materiales. 

Cada año se sustituyen 25 millones de metros cuadrados de suelos de madera y resilientes en edificios públicos y comerciales suecos. El estudio de IVL, titulado “Aumento de la eficiencia de los recursos en la industria sueca de los suelos mediante el rebarnizado de las superficies”, concluye que el rebarnizado de estos tipos de suelos puede suponer una disminución significativa en la huella de carbono, permite ahorrar en recursos y contribuye a una economía circular en relación con los materiales de construcción.

“En la actualidad, la norma es instalar suelos nuevos. Las ventas de material nuevo para suelos están respaldadas por el modelo de negocio lineal que impera hoy en la industria de la construcción, mientras que el rebarnizado se suele considerar más difícil”, afirma Maria Ahlm, autora del informe del IVL Swedish Environmental Research Institute. “Sin embargo, nuestro análisis y nuestra hoja de ruta final confirman que el rebarnizado de suelos, además de reducir la huella de carbono, constituye una alternativa viable para incrementar la eficiencia de los recursos en la industria sueca de los suelos”.

“Este informe ofrece una visión holística y es una prueba tangible de que volver a barnizar una superficie resiliente o de madera es más sostenible que sustituirla, al tiempo que mejora el aspecto del suelo”, apunta Björn Johansson, responsable global de medioambiente de Bona. “Bona lleva más de 100 años desarrollando productos y sistemas que ofrecen una solución más sostenible para la renovación de los suelos. Contar con el respaldo de este informe, que valida las ventajas del Bona System, es muy positivo y alentador”.

Acerca del estudio

El estudio analizó la posibilidad de mejorar la huella de carbono general volviendo a barnizar estas superficies en lugar de sustituirlas. Se llevó a cabo a lo largo de 12 meses y se centró en el mercado sueco de los suelos y la industria nacional de la construcción en Suecia. 

El rebarnizado y la renovación de las superficies duras contribuye a una economía circular

La primera parte del informe investiga el impacto medioambiental del rebarnizado de los suelos de madera noble y resilientes llevando a cabo una evaluación de su ciclo de vida. El resultado se comparó con el impacto de la producción e instalación de suelos nuevos en términos de cambio climático y uso de recursos. Asimismo, el resultado se utilizó para probar que el rebarnizado del suelo existente puede reducir el impacto sobre el cambio climático y minimizar el uso de recursos en comparación con la producción e instalación de un suelo nuevo.

En la segunda parte del estudio, se desarrolló una hoja de ruta que sirviera como plan estratégico para definir los resultados deseados y perfilar las medidas importantes que se deben adoptar con vistas a superar las barreras que separan la situación actual del resultado deseado. Esta hoja de ruta se desarrolló conjuntamente con las distintas partes interesadas de la industria de los suelos, como son los proveedores de materiales, los propietarios, los arquitectos y los profesionales.

El informe ya se puede consultar en el sitio web del IVL Swedish Environmental Research Institute.

Bona

Bona es una compañía familiar impulsada por la sostenibilidad que suministra productos para la instalación, la renovación, el mantenimiento y la restauración de suelos de alta calidad. La empresa, fundada en 1919, fue la primera del sector en ofrecer un sistema completo de productos al agua para el barnizado y el cuidado de los suelos de madera noble.

En la actualidad, Bona ofrece productos para la mayoría de las superficies de alta calidad, como los suelos de madera, de baldosas, de vinilo, de goma, resilientes y laminados.

La facturación de Bona en 2019 fue de 2800 millones de coronas suecas (257 millones de euros). Su sede central se encuentra en Malmö, Suecia, y la empresa tiene representación internacional a través de sus 17 filiales, 70 distribuidores, 600 empleados y 5 fábricas. Para más información, visite www.bona.com.