Jordi Simó: “Con RUBIO® WOODCREAM la madera de nuestras fachadas ha renacido”

27 colores en gama, más todos los colores especiales que se pueda desear, con una altísima protección hidrófuga y un firme cuidado del tono y color durante más de cinco años.

Las fachadas de ipé en la vivienda del empresario barcelonés Jordi Simó Consola, llevaban años abandonadas y, por lo tanto, muy deterioradas.

Jordi Simo.

Jordi Simó proviene de una familia de ebanistas, y dos de sus cuatro hermanos trabajan en una carpintería industrial. El mismo trabajó con ellos, hasta los 24 años, con lo cual tiene conocimientos sobre la madera. Después trabajó en una empresa de muebles durante diez años. Actualmente Jordi Simó, también aficionado a la electrónica, se dedica a la prescripción de sistemas de seguridad para edificación.

“Tenía claro que no se debía retirar la madera de las fachadas –exclama Jordi Simó-. Investigué, miré y comparé, y opté por la solución de RUBIO® MONOCOAT. Tenía mis dudas –reconoce-. Naturalmente, hice pruebas sobre algunos retales. Y me gustó cómo quedaba la madera con RUBIO® WoodCream. No es la solución más barata, pero ha demostrado ser la apropiada”.

MADERA RENACIDA

La madera expuesta al exterior en la casa de Jordi Simo ha renacido, gracias a los productos de RUBIO® MONOCOAT.

“Estuve investigando qué productos había en el mercado para tratar la madera y me convencieron los argumentos de RUBIO® MONOCOAT, así como las pruebas que hicimos y los resultados obtenidos”, relata Jordi Simó.

RUBIO® MONOCOAT IBERICA recomendó a Jordi Simó aplicar el producto WoodCream en las superficies verticales, y también en las piezas de madera más envejecidas. Y el Hybrid Wood Protector para la madera nueva y las superficies horizontales.

«RUBIO nos explicó cómo convenía hacer la aplicación de los productos. Una única mano, y peinando en el sentido de la veta, con un altísimo rendimiento. Fue muy sencillo, en ambos casos: Aplicamos el WoodCream, después del Cleaner de exterior, tal como recomienda el fabricante, para extraer el polvo del micro poro y dejar el poro abierto para que penetre el producto. A la mañana siguiente la madera había cogido vida.

De igual manera, tras aplicar el Hybrid, la madera adquirió un tono mate con vida y un tacto sedoso, extraordinariamente agradable. Los resultados, además, fueron inmediatos.

A pesar de su estado original, con la madera muy estropeada, y aunque el sol castiga con fuerza ambas fachadas, éstas están como el primer día, dos años después de la aplicación de los productos de RUBIO® MONOCOAT».

Jordi Simó tiene una garantía de cinco años sin mantenimiento con el WoodCream. “Las expectativas que teníamos se han visto superadas, con creces. El resultado ha sido extraordinario”.

Jordi Simo quedó muy satisfecho con la atención recibida en el showroom de [email protected] MONOCOAT IBERICA, en Barcelona. Se hicieron todas las pruebas necesarias, que además resultaron convincentes.

“En RUBIO te atienden personas que conocen perfectamente su producto, cómo se tiene que aplicar, cuál es la reacción de la madera, cómo queda al final… Hay fondo, conocimientos y una empresa que ha invertido tiempo y dinero en investigar y desarrollar un buen producto. Todos los consejos que nos han dado han sido sensatos y correctos. Hemos encontrado profesionalidad total”.

Ahora todos los vecinos miran con envidia la casa de Jordi y le piden consejo para restaurar sus fachadas.

Tienen a su disposición 27 colores de la gama WoodCream, más todos los colores especiales que puedan desear, con una altísima protección hidrófuga y un firme cuidado del tono y color durante más de cinco años.