Periódico digital para la industria española de la madera y el mueble +34 676 330 360 [email protected]
Advertisement

RUBIO MONOCOAT siembra su cultura entre futuros ebanistas y carpinteros

Celebró un taller en el IES “León Felipe”, en Torrejón de Ardoz (Madrid).

La filial en España de la prestigiosa compañía belga RUBIO MONOCOAT ha organizado, de la mano de su distribuidor en la zona centro de España, ABP Coatings, un taller teórico y práctico sobre sus soluciones para el acabado de la madera, en el Instituto de Enseñanza Secundaria “León Felipe”, en Torrejón de Ardoz (Madrid), para interactuar con su alumnado del ciclo de Madera y Mueble, y demostrar a futuros profesionales de la ebanistería y la carpintería que el producto estrella de la firma, su aceite, es una alternativa ideal para proteger, cuidar y decorar la madera, en el parquet, en los muebles y, en general, en cualquier elemento de carpintería.

La tecnología que usa esta empresa en su aceite se caracteriza porque satura cuando ha penetrado unas micras dentro de la madera; allí experimenta una reacción molecular con la fibra, sellándola. Todo en una única mano. “Cuando han pasado unos minutos, se coge un trapo, se retira el sobrante y el trabajo está acabado», explicó a los alumnos del IES León Felipe el responsable de ventas de RUBIO MONOCOAT en España y Portugal, José Antonio Jiménez Zárate.

 

El responsable de ventas de RUBIO MONOCOAT en España y Portugal, José Antonio Jiménez Zárate, se dirige a los alumnos del Departamento de Madera del IES «León Felipe», en Torrejón de Ardoz (Madrid).

 

Fue una jornada didáctica, dirigida al alumnado de FP de nuestro sector, que poco a poco se está familiarizando con los aceites para madera, como alternativa al barniz y otro tipo de recubrimientos. Los chavales aplicaron sobre distintas muestras de madera los aceites de RUBIO MONOCOAT, sobre madera de pino y de roble, “aprendieron la diferencia entre pigmentar la madera con un precolor y con un reactivo, entre otros aspectos de esta tecnología”, explica Jorge Gómez, técnico comercial de ABP Coatings.

Unas sesiones que han servido para que los estudiantes de FP Madera, cuando se les hable del aceite para madera, sepan qué resultados van a obtener, y qué ventajas disfrutarán, como “cero toxicidad” para aplicador y cliente final, así como múltiples colores y efectos sobre la superficie de tablero o madera.

Carlos González Mediavilla, jefe del departamento de Madera del IES «León Felipe», y actual presidente de PROFEMADERA.

Para Carlos González Mediavilla, jefe del departamento de Madera y Mueble en el IES “León Felipe”, “es importante que el alumnado esté al corriente de todas las innovaciones tecnológicas que funcionan en el mercado”.

En esta jornada, el alumnado ha comprobado con sus propios sentidos que el aceite de RUBIO MONOCOAT es “ecológico y genera poco gasto, se aplica muy bien y el tacto que deja es muy bueno”, explica Carlos González.

“Durante el curso que ahora termina hemos aplicado aceites de distintas familias y empresas y nos parece que RUBIO MONOCOAT es una revolución– afirma el también presidente de la Asociación Nacional del Profesorado de FP de la rama de Madera y Mueble -, se pueda repasar en obra sin tener que rehacer una pieza entera. Se consume muy poco producto, porque basta con aplicar una única mano para obtener el resultado deseado, y por la mínima cantidad que entra en el poro, hasta que reacciona en el interior de la madera”, explicó en presencia de sus propios alumnos.

Poco a poco se van incorporando más mujeres a nuestro sector, como lo evidencia la presencia de varias chicas en este ciclo formativo; su profesor reconoce que aún es un proceso “lentísimo” en España, si se compara con otros países como Dinamarca, donde la cifra de se acerca al 30 por ciento. “Ellas son muy meticulosas trabajando, y especialmente sensibles con las posibilidades estéticas y para el desarrollo del diseño, lo cual confirma que utilizando los productos de RUBIO MONOCOAT hay un campo impresionante para la creatividad”.

 

Utilizando los productos de RUBIO MONOCOAT hay un campo impresionante para la creatividad.

 

Mediante estos talleres, dirigidos a los estudiantes de formación profesional RUBIO MONOCOAT obtiene un fleedback continuo, “han interactuado en todo momento y hemos atendido las inquietudes de un alumnado deseoso de conocer y de experimentar con nuevos productos”.

“La importancia de este tipo de jornadas es indiscutible si se quiere formar a los futuros profesionales del sector”, añade Jorge Gómez.

En cuanto a la opinión del alumnado, Icíar Olivares es una de las alumnas que ha participado en este taller. Para ella, el resultado que ha visto es curioso, y los productos “fáciles de aplicar”. Productos con los que cree que “se resalta la belleza de la madera” en la carpintería y el mobiliario.

También José Serrano tiene claro que los aceites de RUBIO MONOCOAT “quedan muy bien, con colores muy bonitos, no cuesta aplicarlos y actúan deprisa”, son los rasgos que ha destacado tras esta experiencia didáctica.

 

 

Otro alumno, Alberto Sánchez, añade el hecho de que “por su cero toxicidad, no es preciso el uso de protecciones como mascarilla o gafas en su aplicación”. Para este joven, se trata de aceites con lo que se consigue sacar a la luz la naturalidad de la madera y les vislumbra un interesante futuro.

Los alumnos del ciclo medio de instalación y amueblamiento que se imparte en el IES “León Felipe” desde el año 2000, que tiene la singularidad de participar en un proyecto Erasmus con Dinamarca para hacer sus prácticas, salen del centro con una titulación de carpinteros o ebanistas, preparados para trabajar en talleres y fábricas.

PROFEMADERA, asociación que aglutina el 70% de los profesores de esta familia profesional en el territorio nacional, persiguen mejorar año tras año la calidad educativa de sus alumnos. Con jornadas técnicas como la celebrada por RUBIO MONOCOAT en Torrejón se avanza en este objetivo, clave para el futuro de nuestro sector.