Cómo rehabilitar forjados de madera

Comprueba con E-STRUC si necesitas reforzar un forjado de madera y calcula cómo hacerlo.

Los forjados de madera son los más utilizados hasta los inicios del siglo XX. Muchos de ellos están en perfectas condiciones, pero es necesario comprobar su validez si estamos haciendo una reforma integral del edificio. Las nuevas cargas y consideraciones de resistencia y deformación deben cumplirse.

La madera es un material de enorme durabilidad, sin embargo se deforma, es susceptible a los ataques de xilófagos y a la humedad, y plantea dudas acerca de que sea idóneo conservarla en una reforma parcial. E-struc ayuda en este cometido.

¿CÓMO COMPROBARLOS Y REHABILITARLOS?

  1. Realiza unas calas para comprobar su estado de conservación. Sobre todo en cubiertas y zonas húmedas, así como las cabezas empotradas en muros exteriores y a patios.
  2. Toma datos de sus dimensiones: canto y ancho de la vigueta, distancia entre ejes de vigueta y tipo de entrevigado.
  3. Si el estado es bueno, comprueba la capacidad del forjado para el uso que tendrá. Con e-struc es así de fácil:

Agrupa los paños por dimensiones. Lo más habitual es que todo el edificio tenga las mismas viguetas con la misma separación, de modo que sólo deberás segmentar por luces.

Introduce los datos. Esto te llevará menos de 15 minutos por forjado. Sabrás cuáles de ellos son válidos sin refuerzo, y cuáles puedes reforzar. e-struc te permite elegir el tipo de refuerzo que más te convenga: por la cara inferior o por la superior.

  1. Descarga los planos, la memoria de cálculo y la memoria constructiva.
  2. Termina tu proyecto incorporando esta documentación conforme al CTE.

Puedes hacer lo mismo con las vigas de madera en tus proyectos y obras.