José Monclús, gerente de PRODECARP: “Todo se define y se decide en la oficina técnica”

La carpintería aragonesa dibuja y programa sus obras con TopSolid Wood.

Tres generaciones de carpinteros han trabajado para hacer de PRODECARP una carpintería técnica moderna, automatizada y ahora, además, digitalizada. 

Con fábrica en Ballobar (Huesca), Carpintería PRODECARP opera principalmente en Barcelona, donde una serie de clientes le plantearon realizar obras muy complejas y proyectos de alta decoración que no rehusaron acometer. “Hacemos obras que tienen mucho desarrollo, con un gran nivel de dificultad, algo que sería imposible gestionar con los sistemas tradicionales, a lo cual se suma la falta de mano de obra especializada -explica José Monclús, gerente de la empresa aragonesa-. Ahora todo se define y se decide en la oficina técnica, se dibuja y se programa la fabricación de cada pieza con TopSolid’Wood, y en el taller hemos incorporado máquinas automáticas que no requieren de personal altamente cualificado”.

En efecto, en la oficina se dibuja todo lo que contiene la obra, y al taller bajan órdenes de fabricación de piezas con códigos, que las máquinas sólo tienen que leer para mecanizarlas. De igual forma, a la obra llegan instrucciones muy claras a los montadores, quienes tienen numeradas y ordenadas las piezas que deben colocar. Así de sencillo. “Aunque sin una herramienta como TOPSOLID seríamos incapaces de hacerlo”.

PRODECARP comenzó a trabajar con TOPSOLID hace tres años, para gestionar la comunicación entre la oficina y el taller. “Con TOPSOLID hemos desarrollado cosas increíbles, realmente complejas -asegura José Monclús-. Dibujarlas comporta un arduo trabajo, pero tenemos la seguridad de que la fabricación y el montaje serán una labor rápida, sencilla y sin errores”.

Las piezas de una obra están enlazadas. No se trata de diseñar una pieza detrás de otra, sino de diseñar conjuntos. Por ello, si una pieza no encaja en la anterior o la siguiente, el posible error se detecta en la oficina, a la hora de dibujar. Nunca en el taller o en la obra.

“Así es la carpintería del presente y del futuro. Si quieres crecer y controlar lo que haces, con total precisión, no hay otra forma mejor que trabajar con TOPSOLID -asegura el gerente de Carpintería PRODECARP-. Es un programa muy potente y fiable al cien por cien. Con esfuerzo y trabajo, se convierte en un apoyo brutal para nuestro negocio. Para nosotros se ha convertido en una herramienta imprescindible”.

Por lo que respecta al proceso de implantación PRODECARP destaca: “TECNOCIM, nuestro proveedor del software, ha sido una figura clave para orientarnos, asesorarnos, formarnos y prestarnos un servicio postventa que ha resultado esencial para que trabajar con el nuevo sistema se haya consolidado y desarrollado en nuestra empresa -destaca José Monclús-. Se merecen un diez. También en la implantación del programa, completamente personalizada. Ante cualquier duda o incidencia siempre obtenemos una respuesta, rápida y cercana”.

José Monclús destaca, entre otras ventajas de TopSolid’Wood, que se trata de un software paramétrico (permite realizar cambios sobre la marcha, que automáticamente se aplican al resto de las piezas de un conjunto). También la posibilidad de enlazar el software con cualquier máquina de cualquier marca que el cliente tenga en su fábrica o taller. Sin olvidar la fase del diseño; ya que se trabaja con un 3D que el cliente puede ver e incluso modificar en un momento dado. Sin causar problemas mayores al plan de fabricación.

“El programa puede hacerlo todo -concluye José Monclús-. Si tú haces bien las cosas, no hay límites. Todo ello con rapidez y con la seguridad de poder acometer obras grandes y complicadas. Por ejemplo, somos capaces de enviar 200 armarios a una obra, donde cada pieza tiene su destino, con nombre y apellidos: en qué piso, en qué habitación y en qué armario ha de alojarse”.

Hace cuatro meses PRODECARP adquirió un control numérico nuevo, de cinco ejes, y ha ampliado TOPSOLID con un módulo nuevo para aprovechar al máximo las posibilidades de la máquina. “Nuestro primer trabajo allí fue una escalera, con numerosos peldaños de diferentes medidas y con ingletes. Programar este proyecto en máquina habría supuesto dos o tres horas. En TOPSOLID son diez minutos”.

PRODECARP ha introducido también en su sistema de trabajo las listas de producción y la lectura de etiquetas a pie de máquina, para facilitar aún más el trabajo a sus operarios. “El sistema etiqueta cada pieza con un nombre y un código. A continuación, busca piezas iguales y las codifica con un programa, para que se puedan agrupar a la hora del mecanizado ¡Funciona espectacular! Sacamos listados de 2.000 y hasta 3.000 piezas, que se lanzan agrupadas a la máquina, optimizando tiempo y procesos”.

La automatización primero, a la digitalización a continuación, han llegado para quedarse a Carpintería PRODECARP. Ahora se dibuja con TOPSOLID todo lo que se va a fabricar.