EMBAMAT instala placas fotovoltaicas para su autoconsumo con energía renovable

Generarán 190.000 kWh/año.

Con 85 años de trayectoria, Embamat es un referente del embalaje industrial en Cataluña. Tanto es así, que actualmente confían en ellos más de 1.500 clientes de múltiples sectores, y cuenta con más de 70 empleados dedicados a las diferentes líneas estratégicas en sus instalaciones, las cuales ocupan 15.000 m² dedicados exclusivamente al embalaje.

Su servicio global en embalaje diferencia y posiciona a Embamat como empresa líder, con tres principales líneas de negocio: la fabricación y diseño de embalaje industrial, la comercialización de productos y sistemas de embalaje, y los servicios industriales que refuerzan y optimizan todo el anterior.

Su experiencia en el mercado, la apuesta constante por la innovación y la eficiencia con la cual desarrollan cada proyecto, hacen que Embamat sea un partner muy valorado en el embalaje industrial en Cataluña.

Embamat ha apostado por un proyecto que consiste en 124KWp de potencia instalada en la parte superior de su nave. Generará 190.000 kWh/año. Esteve Amat, CEO de Embamat, explica: “Ocupa un 20% de la superficie. Es suficiente para cubrir el consumo diario de nuestra empresa. Actualmente, las placas han evolucionado tanto que la capacidad productiva se multiplica por casi tres, es decir, que hace 5 años habríamos precisado un 60% de la superficie de la nave para conseguir la misma generación de energía”.

Esta inversión forma parte de su plan estratégico de transición ecológica. No sólo conseguirán reducir costes de energía, sino que además reducirán la huella de carbono en 60 toneladas de CO2. Lo que equivale a plantar 2.250 árboles al año. En la empresa lo tienen claro: “Nuestro objetivo, compartido por todos los miembros de la asociación europea Packsynergy, es conseguir una huella de carbono 0”. Con las placas, se da un paso más hacia adelante.

La difusión de información respecto al cambio climático ha influenciado en muchas empresas que ya empiezan a tomar conciencia sobre la importancia de la cura del medio ambiente. Embamat, sin embargo, lleva más de 15 años implantando diferentes medidas, y ahora da otro paso adelante con el autoconsumo de energía mediante placas fotovoltaicas.

Embamat ya se empezó a comprometer con el medioambiente en 2005, con la implantación de la certificación en gestión medioambiental ISO 14001. A día de hoy se ve reforzado. “Embamat afianza su compromiso con el medio ambiente con hechos como éste, porque no entendemos un futuro sin ser más sostenibles y responsables con nuestro entorno”, concluye Esteve Amat.

Instalar placas fotovoltaicas tiene las siguientes ventajas:

  • Se respeta el medioambiente. No generan emisiones contaminantes, de modo que no tienen emisiones nocivas de gases de efecto invernadero.
  • Son 100% renovables, y se consiguen gracias a la naturaleza. Mientras haya sol, hay energía, por lo tanto, siempre disponemos de ella.
  • Reducción de la huella de carbono.
  • Se reducen los costes de energía.
  • Producción de electricidad de un modo directo mediante generación eléctrica.
  • Se cuenta con una inversión inicial, pero a medio-largo plazo el ahorro que se consigue es considerable.
  • Los costes de mantenimiento son bajos, en comparación con otro tipo de energía renovable.
  • La energía que se consigue es gratuita.
  • No producen ningún ruido.
  • Son fáciles de instalar y no molestan.
  • Son compatibles con otro tipo de energía.