EGURETXE apuesta por la estética con las tejas fotovoltaicas de BORJA en sus viviendas 

Eficiencia energética integrada en el tejado.

EGURETXE estuvo de nuevo en EGURTEK, el Foro Internacional de Arquitectura y Construcción en Madera, para mostrar algunos de sus nuevos proyectos como fabricantes y constructores de casas de madera eficientes, pasivas y ecológicas, y para reforzar su presencia en el sector, en un momento en que este mercado experimenta un importante tirón.

Desde esta firma vizcaína insisten en la idoneidad de este tipo de viviendas porque, entre otras cosas, suponen para su usuario un ahorro energético considerable, algo que es especialmente relevante en la actualidad, ya que los costes de la energía se han disparado.

Mostrándonos el prototipo de lo que sería un tabique con los valores de las viviendas pasivas, Goiatz Sanz recomienda a quien esté pensando en rehabilitar una vivienda o construirse una nueva que «le compensa empezar bien» y eso supone ir dirigiéndose al estándar de las construcciones pasivas. 

Además, aprovechando la moda del blanco y el negro en las fachadas, EGURETXE mostró en EGURTEK una teja que incorpora las placas fotovoltaicas en el mismo tono, es decir, la teja fotovoltaica, cuyo nombre técnico es FLAT-5XL SOLAR. Un producto fabricado por TEJAS BORJA.

Las tejas solares fotovoltaicas consisten, sencillamente, en tejas como las que forman las techumbres de tantas casas y edificios, pero con la particularidad de que están provistas de células solares para convertir la energía del sol en electricidad. Es decir, como si fueran las habituales placas fotovoltaicas, pero en tamaño reducido y adaptadas al formato de este objeto, de modo que visualmente pasan totalmente inadvertidas.

LA REVOLUCION DE LAS TEJAS SOLARES

Una novedad que suma el valor de la estética también a las viviendas. Todavía no se ve mucho, pero desde EGURETXE han querido mostrarla junto a TEJAS BORJA a los clientes, para que sepan que “no tienen por qué tener unas placas solares que afeen la estética de la cubierta de la casa -observa Goiatz Sanz-. Se trata de tejas que tienen una placa integrada, algo innovador y oportuno para quienes consideramos que la estética también es muy importante”.  

En cuanto a su colocación, el mecanismo es muy sencillo y ahora cuenta también con subvenciones a las que se pueden acoger los clientes. 

Enrique Hermosa, en representación de TEJAS BORJA, explica que la placa fotovoltaica va integrada en el armazón cerámico y que el coste ronda los 60 euros la unidad. El fabricante ofrece 25 años de garantía pero, si una de las placas deja de funcionar, basta con desconectar, retitarla y poner otra. «No es nada complicado», asegura.

«Estamos muy ilusionados con este proyecto porque no lo tiene nadie y estéticamente quedan totalmente integradas en la cubierta», afirma el jefe de ventas de la zona norte en la empresa levantina.