Periódico digital para la industria española de la madera y el mueble +34 676 330 360 [email protected]
Advertisement

“El diseño no está reñido con la eficiencia energética”

ASOMA hizo una nueva parada en Valladolid, dentro de su campaña de promoción de “La ventana de madera en edificación”.

Treinta arquitectos asistieron el pasado 26 de marzo a una nueva jornada técnica de la Asociación Española de Fabricantes de Ventanas de Madera; en esta ocasión en la sede vallisoletana del COACYLE, el Colegio Oficial de Arquitectos de Castilla y León.

El evento contó con el patrocinio de las empresas ADAMEZ Carpintería, TORINCO, VENTACLIM, SOUDAL y SIKKENS.

ASOMA_valladolid_JosePalaciosJosé Palacios, gerente de ASOMA, defendió ante los prescriptores la versatilidad de la madera a la hora de fabricar ventanas, tanto para la obra nueva como, especialmente, para las complejas obras de rehabilitación y reforma de edificios históricos, ubicados en los cascos antiguos de las ciudades. “Mantienen la estética original, las formas y tamaños -afirmó-, admiten múltiples sistemas de apertura y garantizan una alta durabilidad, por encima de los cien años”.

Asimismo, José Palacios argumentó y demostró que las ventanas de madera presentan un alto aislamiento térmico y un elevado aislamiento acústico. “La madera es el material más aislante; los perfiles más básicos son equivalentes al aluminio de última generación -defendió ante su auditorio-. De hecho, las casas pasivas incorporan como cerramiento habitual la madera”.

Estructuralmente, el gerente de ASOMA presentó al perfil laminado como la solución que otorga mayor estabilidad dimensional, homogeneidad y firmeza. “Las maderas blandas se comportan mejor térmicamente que las más duras y densas”, apostilló.

ASOMA defiende que mediante el correcto diseño de la envolvente de un edificio, es posible ganar para éste una mayor eficiencia energética. En este sentido, José Palacios enfatizó en cuanto a la versatilidad en formas y acabados de la ventana de madera, como ingrediente para contribuir al éxito. “El diseño no está reñido con la eficiencia energética”, sentenció.

Las ventanas más comerciales

ASOMA_valladolid_adamez_1El ponente expuso a los arquitectos castellano leoneses las tipologías de ventanas de madera más comerciales:

Perfiles de 68 mm.: Una ventana europea, para cualquier apertura, con doble junta perimetral y máximo vidrio de 36 mm. Es un cerramiento de estanquidad alta, ofertado por todos los fabricantes nacionales, e inusual en el Norte de Europa. Garantiza un aislamiento acústico máximo de 45 dB y una U térmica máxima de 1.4.

Perfiles de 78 mm.: Una ventana europea, para cualquier apertura, con triple junta perimetral, vidrio triple, también esencialmente nacional. Ofrece un aislamiento acústico superior a los 45 dB.

Perfiles de 92 mm.: Una ventana europea, para cualquier apertura, con cuatro juntas perimetrales, máximo vidrio de 52 mm., e incluso triple vidrio. Es un cerramiento apto para cumplir el estándar constructivo Passivhaus, al alcance de pocos fabricantes españoles, pero camino de convertirse en un nuevo estándar europeo. Capaz de aislar 50 dB, equivale prácticamente a una doble ventana.

Perfiles 57-110 / mixta: Admiten cualquier apertura y vidrios de hasta 55 mm. Aportan la durabilidad del aluminio al exterior, junto con las prestaciones ya referidas de la madera.

ASOMA_tablaJosé Palacios expuso en Valladolid los requisitos del Código Técnico de la Edificación en materia de cerramientos para la envolvente, de acuerdo con el nuevo DB-HE. “En el 80% del territorio español se exigía en 2006 un mínimo de 3.5 como valor U de transmitancia térmica, y en 2013 es ya de un 1.6”, informó.

Perfiles mejorados

El gerente de la Asociación Española de Fabricantes de Ventanas de Madera presentó a continuación algunas de las novedades que los industriales proponen a los constructores y arquitectos para mejorar las prestaciones de los cerramientos, en todos los sentidos:

Tiras de corcho Flexitherm, ideales para la bioconstrucción, ya que combian madera y aislante.

Paneles con madera + aislante (semejante al panel sándwich para cubiertas).

Perfiles rellenos de aislante especial (Hibridtherm).

Termoscudo: Ventana triple madera-aislante-aluminio.

Optimización de la durabilidad

Superados los defectos de diseño, fabricación y acabado vividos en el pasado, la ventana de madera que se fabrica en España en la actualidad es sinónimo de durabilidad.

ASOMA_valladolid_adamez_2Todos los fabricantes integrados en ASOMA tienen en cuenta la selección de la madera ideal para el proyecto que van a acometer. Disponen, asimismo, de una tecnología de mecanizado que les permite elaborar el diseño deseado. “Evitan los ángulos rectos, redondeando los vértices -explicó José Palacios-. Y sellan las juntas en V, para eludir las vías de agua”.

El ponente anunció que hoy existen productos resistentes a los rayos ultravioleta a disposición de los fabricantes de ventanas de madera. Los barnices actuales combaten la foto degradación, e incluso el agrisado de la madera.

“Se trata, además, de productos flexibles, condición imprescindible frente a las variaciones dimensionales de la madera -asegura el gerente de ASOMA- Los sistemas de aplicación del producto están mejor controlados”.

ASOMA_valladolid_ventaclim_1Con todo, las ventanas de madera alcanzan en la actualidad una garantía de durabilidad media de 5 a 6 años, que puede llegar hasta los diez en determinados casos; ampliables mediante kits de limpieza que minimizan el deterioro de la capa de acabado.

“El agrisado de la madera se puede combatir con la nueva generación de acabados”

Innovación. Ventanas especiales

José Palacios concluyó su magistral intervención recordando a los prescriptores vallisoletanos que “tambiés es posible fabricar cerramientos de madera especiales, a requerimiento del proyecto, tales como ventanas resistentes al fuego (la exposición del fuego 60 minutos está ensayada y certificada), ventanas de grandes dimensiones, anti bala, etc.

La importancia de la instalación

ASOMA_valladolid_PeterEsselensUna mala instalación hace que todas las prestaciones de un producto queden en nada. Y en el caso que se abordaba en esta jornada técnica, sucede exactamente igual: “Una buena ventana mal instalada se convierte en una mala ventana”, afirmó Peter Esselens, responsable de ventas en España de la prestigiosa compañía SOUDAL.

El ponente presentó a su auditorio los productos y sistemas de SOUDAL para la colocación de ventanas, y para obtener la máxima estanquidad y aislamiento entre carpintería y fachada. “Con productos y sistemas adecuados, más una buena ventana, lograremos una correcta instalación – explicó Peter Esselens-. Son espumas flexibles, membranas… para obtener las máximas prestaciones. También disponemos de soluciones específicas para las casas pasivas y obras de rehabilitación y reforma”.

ASOMA_valladolid_soudalPara apoyar sus argumentos, mostró numerosos y variados ejemplos de instalaciones que funcionan con total éxito y a pleno rendimiento en España.

Lograda la estanquidad, hemos de tener también un sistema de ventilación adecuado. Asimismo, la perdurabilidad de la instalación es tan importante como la de la propia ventana, con el fin de preservar las prestaciones de aislamiento térmico y acústico de nuestros cerramientos.

“El consumidor demanda progresivamente medidas para ahorrar energía -concluyó-. SOUDAL trabaja para que en la prescripción se integren estas consideraciones”.

“Una buena ventana mal instalada se convierte en una mala ventana”

Madera y Passivhaus

Raquel Cabrero Olmos y Silvia Martínez San Segundo; ambas integrantes de la Plataforma PEP (Passivhaus España), explicaron las sinergias de la ventana de madera con el Estándar Passivhaus.

“El 40% del consumo total de energía en la vivienda se lo lleva la calefacción -recordó a los oyentes Raquel Cabrero-. El número de españoles en riesgo de pobreza energética ha aumentado en dos millones en sólo dos años”.

Frente a este realidad, progresa en España el estándar Passivhaus, basado en los pilares de protección, bienestar interior, aprovechamiento del sol como fuente de confort y eficiencia energética.

ASOMA_valladolid_PEP“El estándar Passivhaus conlleva la reducción de más del 75% del gasto de calefacción respecto a una vivienda convencional -informó la ponente-. Su objetivo de confort es alcanzar y preservar 21 grados centígrados en el interior, y que se registre una diferencia máxima de 3 grados entre ventana y pared. Todo se asemeja al mecanismo de un termo, que no precisa aporte energético”.

El estándar Passivhaus gira en torno a 5 requisitos esenciales: aislamiento, carpinterias de alta eficiencia energética, renovación del aire, estanquidad y edificación sin puentes térmicos. Todo ello se basa en la hermeticidad y ventilación con recuperación de calor, así como en un correcto diseño del edificio, para aprovechar el sol.

Raquel Cabrero terminó su exposición informando que existen certificados Passivhaus tanto para obra nueva como para rehabilitación. Y mostró imágenes de ejemplos de las primeras construcciones de este tipo en España, demostrando que este segmento del mercado ha vivido una notable expansión en 2014.

Silvia Martínez centró su ponencia en torno a las carpinterias de alta eficiencia energética, inherentes al estándar Passivhaus.

“La mejor energía es la que no se consume”

“El 25% de las pérdidas energéticas se produce por las ventanas -comenzó-. Los puentes térmicos en el encuentro de los cerramientos con el muro son localizables y subsanables. El estándar Passivhaus persigue una instalación libre de puentes térmicos, llevando hasta su máximo exponente a la estanquidad. De esta forma, las pérdidas de energía se pueden combatir”.

ASOMA_valladolid_auditorio_2ASOMA_valladolid_ventaclim_2La ponente expuso las características de las ventanas y vidrios en el estándar Passivhaus. Obviamente, son cerramientos de elevada eficiencia energética. Tal como explicó, existen numerosas soluciones y características de marcos de las ventanas aptos para cumplir el estándar Passivhaus. “La madera puede bajar a un valor U de transmitancia térmica de 0,8. Mientras que el mejor aluminio tiene su tope en 1,1”. España tiene clima templado, frío o cálido, según las regiones. En función de esto se aplica el criterio de uso de unos cerramientos más o menos exigentes. En cualquier caso, “la mejor energía es la que no se consume”, remarcó.

Silvia Martínez señaló también la importancia de los vidrios y sus separadores, refiriéndose al habitual problema de la condensación, y cómo ésta conlleva una falta de confort. Por eso, en las casas pasivas de emplea normalmente vidrio triple.

Existe la posibilidad de cálculo de estos valores, mediante un programa informático y sistemas de medición y control específicos. Asimismo, la industrialización progresiva de los procesos conduce poco a poco a la reducción de costes de fabricación y de los precios de venta al público de este tipo de construcciones.