RIWEGA exhibió en EGURTEK sus membranas de alta transpirabilidad y sus cintas de hermeticidad

Gerardo González: «Progresivamente se da más ayudas para rehabilitaciones energéticas».

RIWEGA trabaja para garantizar construcciones sostenibles y eficientes. Con este propósito llevó a EGURTEK las membranas de alta transpirabilidad con certificación al fuego A2, y pensadas para poder trabajar en fachadas ventiladas con aperturas de hasta cinco centímetros.

Recientemente, también había lanzado al mercado una cinta especial para trabajar todo lo que es la construcción en madera con los apoyos y la cimentación, y evitar huídas por capilaridades.

Se trata, en todos los casos, de productos pensados para proteger eficazmente los aislamientos, explica a Madera Sostenible Gerardo González, director general de RIWEGA en España.

Esta empresa pone el foco, principalmente, en la construcción en madera, desarrollando todos sus productos para dar soluciones de hermeticidad e impermeabilidad. «Hoy en día nos encaminamos hacia construcciones más eficientes y ecológicas; ni el cemento ni el hormigón dan lo que aporta la madera en este sentido», subraya.

De hecho, a juicio de Gerardo González, las propias administraciones son las primeras que están tratando de dirigirse, cada vez más, hacia una construcción sostenible y, sobre todo, eficiente. «Cada vez se reciben más ayudas para hacer rehabilitaciones energéticas y viviendas con una eficiencia energética muy alta, e incluso para viviendas de autoconsumo», abunda.

Y aunque cree que España aún está ocho o diez años por detrás de otros países de Europa en este sentido, precisa que «se están dando pasos» y «cada vez hay más edificios construidos totalmente en madera».

Desde RIWEGA apuestan de pleno por los beneficios de un material noble como es la madera, al que atribuyen otras ventajas notables, como el hecho de que el proceso de construcción se sitúe entre tres y seis meses, frente a los 12 ó 14 meses de una vivienda tradicional, su capacidad inherente de aislamiento y el hecho de que sea un material que envejece mucho mejor, mientras está secuestrando carbono.

«Cada vez nos enfocamos más en productos que nos garanticen una construcción sostenible, eficiente y, sobre todo, en la que haya un alto nivel de confort en el habitáculo, sin necesidad de gastarnos más dinero en refuerzos o añadidos, innecesarios cuando trabajamos con madera», concluye Gerardo González.