Periódico digital para la industria española de la madera y el mueble +34 676 330 360 [email protected]
Advertisement

Una vivienda de Guadalix de la Sierra, primera construcción Passivhaus de la Comunidad de Madrid

La casa, de 135 metros cuadrados, registra un gasto medio en climatización de 18,5 euros al mes.

vivienda Passivhaus Guadalix 100x100maderaUna vivienda unifamiliar situada en Guadalix de la Sierra acaba de convertirse en la primera construcción que recibe el certificado Passivhaus en la Comunidad de Madrid. El Passivhaus Institut de Alemania otorga esta acreditación a las construcciones que cumplen con una serie de exigentes estándares sobre eficiencia energética, que aseguran un alto nivel de confort interior, tanto en invierno como en verano, con un consumo de energía mínimo.

La empresa madrileña 100x100madera, especializada en construcción ecológica y pasiva, ha promovido esta vivienda showroom con el propósito de dar a conocer a sus clientes su sistema constructivo, dirigido a conseguir el máximo ahorro energético en el hogar, utilizando materiales naturales y con un diseño personalizado.

“La vivienda Passivhaus de Guadalix de la Sierra surge después de nuestra larga trayectoria en el sector de la construcción en madera tras detectar que muchas personas interesadas en este tipo de viviendas, todavía novedosas en España, necesitaban experimentar las sensaciones de estar en una de ellas y comprobar in situ sus calidades”, comenta Raquel Peláez, gerente de 100x100madera.

El Passivhaus Institut de Alemania otorga este certificado a los edificios con altos valores de eficiencia energética, que logran reducir hasta el 90% el consumo de energía

La casa, de 135 metros cuadrados, distribuidos en salón comedor, tres dormitorios, baño y porche, cuenta con estructura de madera de pino nórdico de Kuusamo Log Houses, procedente de bosques sostenibles. Además de las cualidades aislantes de la madera, los altos resultados en eficiencia energética se consiguen gracias a la combinación de diferentes técnicas como el diseño bioclimático, la instalación de un sistema de ventilación de doble flujo con recuperador de calor o el empleo de energía renovable, la aerotermia, para calentar el agua. Además, se han utilizado aislamientos ecológicos y ventanas de madera laminada con triple cristal.

Desde el pasado noviembre, 100x100madera está monitorizando el consumo de energía de la vivienda. Por lo tanto, dispone de datos registrados con temperaturas exteriores extremas, que contemplan tanto las del gélido inverno de la sierra norte de Madrid como las de este verano, el más caluroso de la historia en nuestro país. “Disfrutar de una temperatura confort dentro de la casa en todo este tiempo nos ha supuesto un gasto medio de 18’5 euros al mes en climatización y agua caliente”, añade.

Certificado Passivhaus

Certificado Passivhaus en la casa de 100x100madera en Guadalix de la Sierra.

Certificado Passivhaus en la casa de 100x100madera en Guadalix de la Sierra.

La casa pasiva es un tipo de vivienda diseñada y construida para tener el menor gasto energético posible, puesto que permite un ahorro de hasta el 90% en la factura de energía respecto a la construcción tradicional.

Para obtener el certificado que otorga el Passivhaus Institut de Alemania, el más exigente del mundo en cuanto a eficiencia energética, es necesario dotar a la vivienda de un gran aislamiento para paredes exteriores y cubiertas, eliminar los puentes térmicos, alcanzar unos excelentes valores de estanqueidad de la envolvente del edificio, disponer de ventilación mecánica con recuperación de calor, así como utilizar ventanas y puertas de altas prestaciones.

Un aspecto a subrayar es que la vivienda de 100x100madera en Guadalix de la Sierra ha conseguido superar los requisitos que establece el estándar alemán sin renunciar a su filosofía de construcción ecológica, demostrando que es posible realizar construcciones pasivas utilizando materiales naturales, respetuosos con el medio ambiente y la salud de las personas.

La construcción pasiva no es exclusiva de viviendas unifamiliares, sino que también se aplica a edificios en altura, hoteles, centros comerciales, colegios, escuelas infantiles o residencias de ancianos. “Ante cuestiones que suscitan una gran preocupación social como la pobreza energética o el cambio climático proponemos un modelo de construcción sostenible, de calidad, que procura un sustancial ahorro en climatización. No olvidemos que nuestro sector es el responsable del 40% del consumo de energía y el 36% de emisiones de CO2”.

100x100Madera está en la calle Nunki, 1, en Guadalix de la Sierra (Madrid).