La Diputación de Cuenca ayuda al sector resinero con 24.000 euros

Las bases recogen una cuantía máxima de 1.000 euros por receptor.

La Diputación de Cuenca ha publicado en el Boletín Oficial de la Provincia la convocatoria para la concesión de subvenciones a trabajadores autónomos del sector de la resina dotada con 24.000 euros. Las bases de estas ayudas recogen una cuantía máxima de 1.000 euros por receptor a razón de 0,2 euros por pino asignado, serán gastos subvencionables el alquiler satisfecho por el resinero al propietario de los pinos explotados, gastos de explotación, las aportaciones al fondo de mejoras y gastos de la Seguridad Social, correspondientes al período comprendido desde el día 1 de enero al 31 de diciembre de 2022.

Las ayudas contempladas en las presentes bases tienen como finalidad el fomento y afianzamiento del nivel de empleo del sector de recolección de la resina en la provincia y con ello contribuir a la fijación de población. La convocatoria publicada recoge quince días hábiles para presentar las solicitudes a través de la sede electrónica de la Diputación de Cuenca.

En Castilla-La Mancha hay en torno a 85 resineros, de los que 58 están ubicados en la provincia de Cuenca, seguidos por la de Guadalajara que tiene unos 20.

Algunos de los resineros conquenses trabajan en las explotaciones de pinos de Huerta del Marquesado, donde se están llevando a cabo estudios científicos para mejorar en la extracción de la resina. Unos trabajos que ha visitado el presidente de la Diputación de Cuenca, Álvaro Martínez Chana, quien ha asegurado que “todo este sector va a tener un papel predominante dentro del Parque Científico y Tecnológico de Economía Circular de Los Palancares, ya que la resina es uno de los principales elementos que pueden sustituir a los derivados del petróleo”.

Además, Martínez Chana ha considera muy interesante los proyectos de investigación en colaboración con varias universidades españolas que se están implementando en la provincia para conocer la temperatura interior de los pinos, los nuevos métodos de resinación a través de pica con taladro, mecanización de la remasa o las nuevas pastas estimulantes; entre otras cuestiones. Además, el presidente ha señalado las posibilidades que tiene la provincia debido a que tiene una masa forestal ingente que puede ser utilizada para obtener resina de gran calidad que tiene múltiples usos y en diferentes campos. Además, este sector debe ser nuclear en la lucha contra el reto demográfico porque es precisamente en las zonas de la provincia más azotadas por este problema donde se encuentran los bosques de pino.

Martínez Chana también ha conocido el proceso tradicional de resinación donde cada pino suele ser resinado por cinco caras y tiene una vida útil de aproximadamente 25 años, ya que cada cara recibe varias picas. Este año los resineros tienen un precio competitivo de la resina, superior al de otras temporadas, algo que facilita la subsistencia de estos trabajadores autónomos que desarrollan la mayor parte de su trabajo de forma manual.

El presidente ha agradecido a los resineros y resineras conquenses el gran trabajo que hacen continuando con un trabajo tradicional de nuestra provincia, pero también con una labor impagable de protección y puesta en valor del medio natural.