jueves , 18 de julio de 2019

En septiembre hay una próxima reunión en la que el Ministerio anunciará la autorización definitiva en el uso del Torymus sinensis.


La avispilla del castaño alcanza ya a casi todas las zonas productoras de castaña de la Península Ibérica y amenaza con destruir la economía de los productores y propietarios que conservan uno de los hábitats naturales más importantes de Europa, y por esta razón, la Red Estatal del Castaño (órgano que agrupa a los representantes del sector de la castañicultura de las regiones productoras de castaña más importantes de España) solicita la puesta en marcha urgente del plan de contingencia, tras conocer los resultados sobre el estudio de impacto del uso del parasitoide de la avispilla del castaño.

Este órgano acaba de celebrar una reunión con responsables del Ministerio de Agricultura, Pesca y Alimentación y del Ministerio para la Transición Ecológica con el fin de conocer el resultado de los estudios que este departamento lleva realizando desde 2017 para la evaluación del impacto de la introducción en el medio natural del Torymus sinensis como organismo de control biológico sobre las poblaciones de la avispilla del castaño, y también las actividades realizadas durante el año 2018 para su control.

La avispilla del castaño, originaria de China, lleva presente en Europa desde 2002. En el 2012 llegó a España y se ha ido propagando después.

Precisamente, la Red Estatal del Castaño lleva demandando y exigiendo, desde 2014 la urgencia de realizar las autorizaciones administrativas pertinentes para implementar medidas eficaces, inmediatas y de amplitud suficiente que minimicen los efectos lesivos provocados por esta especie invasora.

Desde el MAPA se ha informado que durante el año 2018 se han llevado a cabo más de 100 inspecciones específicas a viveros productores de planta y se han realizado más de 40.000 inspecciones de campo sobre una superficie de 1.615 ha de castañares, en los que se han tomado 272 muestras de las cuales 265 han resultado positivas a la avispilla.

La avispilla del castaño alcanza ya a casi todas las zonas productoras de castaña de la Península Ibérica y amenaza con destruir la economía de los productores y propietarios que conservan uno de los hábitats naturales más importantes de Europa, y por esta razón, la Red Estatal del Castaño (órgano que agrupa a los representantes del sector de la castañicultura de las regiones productoras de castaña más importantes de España) solicita la puesta en marcha urgente del plan de contingencia, tras conocer los resultados sobre el estudio de impacto del uso del parasitoide de la avispilla del castaño.

Este órgano acaba de celebrar una reunión con responsables del Ministerio de Agricultura, Pesca y Alimentación y del Ministerio para la Transición Ecológica con el fin de conocer el resultado de los estudios que este departamento lleva realizando desde 2017 para la evaluación del impacto de la introducción en el medio natural del Torymus sinensis como organismo de control biológico sobre las poblaciones de la avispilla del castaño, y también las actividades realizadas durante el año 2018 para su control.

La avispilla del castaño, originaria de China, lleva presente en Europa desde 2002. En el 2012 llegó a España y se ha ido propagando después.

En cuanto a las sueltas experimentales de Torymus sinensis, se han soltado más de 800.000 ejemplares durante el año 2018 en Andalucía, Asturias, Castilla y León y Galicia, siendo esta última región, la que más esfuerzo ha realizado con más de 700.000 ejemplares de Torymus sinensis liberados.

ORGANISMO DE CONTROL BIOLÓGICO

La Red Estatal del Castaño solicitó al MAPA la aprobación de un plan de contingencia (ya elaborado) y una estrategia urgente de erradicación y control de esta especie invasora de forma coordinada con las diferentes comunidades autónomas y con el sector, así como la inmediata ejecución de un programa de control biológico masivo, único método que se ha revelado eficaz hasta la fecha para el control de este insecto. Sin embargo, el Ministerio había retrasado esta autorización hasta no disponer de las evidencias científicas necesarias sobre la inexistencia de riesgos de la posible afección del parasitoide al medio natural, y que demostrasen que la introducción del mismo no suponía un riesgo de hibridación y/o desplazamiento con otras especies del mismo género, y presentase parasitismo sobre otras especies gallícolas autóctonas, que comparten su mismo hábitat.

Ahora, los resultados presentados y transmitidos al sector, unidos a la ya presencia natural del parasitoide en diversas áreas peninsulares, hacen inevitable la próxima autorización de su uso como agente de control biológico, si bien, su utilización podrá seguir estando coordinada y supervisada por las autoridades responsables en materia de sanidad vegetal de las comunidades autónomas y del propio órgano ministerial, el cual se ha comprometido a realizar las gestiones necesarias, marcándose como plazo el mes de septiembre para su resolución.Representantes de Galicia, Castilla y León, Extremadura, Andalucía y del resto de regiones productoras integrantes de la Red Estatal del Castaño en un momento de la sesión celebrada días atrás en Madrid con los representantes del MAPA y del MTE.

El bosque de castaño es uno de los hábitats que está declarado de interés comunitario dentro de la directiva hábitat de la Unión Europea, y la pérdida que supone la propagación de la plaga puede decirse que es una de las catástrofes ambientales y económicas ligadas al medio natural más importante de los últimos tiempos. Desde la Red Estatal se ha hecho especial hincapié en que la avispilla supone una afección importante, no solo para el castaño sino para el resto de especies presentes en el hábitat, causando desplazamientos y desequilibrios para el resto de especies presentes, así como podría llegar a causar la pérdida y desaparición del castaño en el ámbito biogeográfico mediterráneo, donde el castaño está ya afectado por otras enfermedades muy graves, como el chancro y la tinta.

El castaño, que actualmente ocupa una superficie superior a las 300.000 hectáreas en España, es una de las especies cuyo aprovechamiento genera más recursos. La aparición de esta plaga puede provocar su muerte y desaparición.

La pérdida de producción de castaña puede representar a nivel nacional un impacto negativo en la economía del medio rural superior a los 600 millones de euros, con la consiguiente pérdida de puestos de trabajo y de generación de rentas, y por tanto, también despoblación.

Por ello, desde la Red Estatal del Castaño se recuerda que la responsabilidad en la conservación de los castañares ibéricos no solo es de los productores de castaña y de los propietarios forestales, sino también de las administraciones públicas.

GRUPO OPERATIVO SALUSCASTANEA

La reciente creación del Grupo Operativo Saluscastanea, promovido por los miembros de la propia Red Estatal y de los principales organismos en I+D sobre el castaño a nivel nacional, supone una oportunidad para solucionar los principales problemas y amenazas que afectan al castaño, y cuyo proyecto innovador debe ser atendido con el máximo interés por parte del propio ministerio. Desde la Red Estatal del Castaño se ha solicitado la revisión inmediata del borrador del plan de contingencia para su aprobación y puesta en marcha y la coordinación con las comunidades autónomas responsables en la conservación del castaño.

Además, desde la Red Estatal se ha trasmitido la necesidad de continuar con el apoyo y la financiación pública de las sueltas experimentales, que deberán ser masivas en el futuro, ya que la atomización de la propiedad y de la producción dificultan en la mayoría de los casos su aplicación individual. Se ha recordado que de la conservación del castaño dependen más de 100.000 familias en todo el territorio.

Durante la reunión, las organizaciones que componen la Red Estatal acordaron continuar con la colaboración ya iniciada con el Ministerio, proporcionando el apoyo técnico y de conocimiento que el sector ha ido acumulando en estos últimos años, así como instar a las comunidades autónomas a implicarse en el control de la plaga, solicitando las sueltas necesarias.

Por otro lado, desde la Red Estatal del Castaño se ha solicitado apoyo del MAPA para que cumpla el compromiso de realizar una campaña divulgativa e informativa para el sector productor sobre la plaga.

Finalmente, la Red Estatal del Castaño y los responsables del MAPA se han emplazado para el próximo mes de septiembre en una próxima reunión en la que el Ministerio anunciará la autorización definitiva en el uso del Torymus sinensis, concretará el plan de contingencia y las medidas de coordinación necesarias con las comunidades autónomas.

La Red Estatal del castaño la componen: PROAGROSILGA, MESA DEL CASTAÑO DEL BIERZO, MESA DE LA CASTAÑA DE EXTREMADURA, COAG – PLATAFORMA ANDALUZA DE LA CASTAÑA y la CONFEDERACIÓN DE ORGANIZACIONES DE SELVICULTORES DE ESPAÑA.

Autor:


One Comment

  • Es posible un control del insecto mediante una lucha integrada que consistiría en, por un lado un control biológico mediante suelta de Torymus sinensis y un tratamiento insecticida pero NO foliar sino mediante injeccion al tronco Endoterapia ya que comentan que son ejemplares con gran volumen de masa foliar y en tiendo que no se realizaría correctamente y homogéneo, no siendo efectivo por estos motivos y otros de exceso de deriva.
    por este motivo es mejor hacer un endotratamiento injeccion tronco siendo este 100% efectivo, ya que solemos hacer tratamientos en olmos contra la Agalla del olmo o en encinas, siendo estas tratadas sin dificultad, con un control integrado combinado tal y como comentamos es posible controlar.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.