martes , 19 de noviembre de 2019

Entretanto, China está copando parte del mercado, debido al bajo precio al que ofrecen su producto.


Un reportaje de David López Corralo

 

Muchos de los afectados en el sector creen que la culpa de que cada vez haya un mayor porcentaje de piñones vanos se debe al chinche americano conocido como “leptoglossus occidentalis”. Algo que aún no se ha podido demostrar a ciencia cierta en los programas de investigación, por lo que todavía no se ha podido llevar a cabo un tratamiento para estas plagas.

 

 

El sector del piñón sigue sin encontrar una clara solución para un problema que surgió hace unos años y que merma el rendimiento del piñón blanco en cada piña, antes era del 4% y en la actualidad ronda el 2%.

Un problema al que muchos ponen nombre y apellidos “leptoglossus occidentalis”, un chinche americano que introduce el pico en las piñas y absorbe el jugo del piñón, y que llegó a la Península Ibérica por medio de Italia y, desde ese momento, el rendimiento del piñón blanco respecto a la piña se vio reducido incluso a la mitad, provocando importantes pérdidas a las personas que trabajan en el sector del piñón y a muchos ayuntamientos.

“Los piñeros compran piñas a ciegas, sin saber lo que se van a encontrar. Puede llegar el momento de la recolección y que se encuentre que las piñas están sin piñones. Lo que supone un gran problema de producción y económico para ellos”, apunta Jesús Pestaña, presidente de la Asociación de Propietarios Forestales de la provincia de Valladolid.

“Nosotros somos propietarios de 9.000 hectáreas de pinar”, explica el alcalde de Portillo, Ignacio Álvarez, cuyo Ayuntamiento en años buenos llegaba a recaudar en sus arcas cerca de un millón de euros gracias a las subastas; ahora la cifra es mucho menor. “Al tener menos productividad la piña el precio de la adjudicación se ve mermado considerablemente”, apunta el primer edil de Portillo, que reconoce que este año la campaña tampoco será buena, ya que a la procesionaria y al leptoglossus se une la sequía.

Unos efectos negativos en el sector que de momento parece no tener una solución inmediata. “La gente está preocupada, ya que cuando los piñeros compran las piñas se encuentran que la mitad de los piñones están vacíos. Esperamos que alguien diga científicamente que es el leptoglossus el culpable de todo esto”, indica Pestaña, ya que según explica coincide el bajo rendimiento de la piña con la llegada del chinche a la península.

“Queremos que se haga un trabajo de control sobre este chinche, ya que no sabemos qué es lo que come, cómo es su interrelación. Hace tiempo comenzaron con un estudio, pero no nos han dado aún soluciones ni una explicación al respecto”, asegura el presidente de la Asociación de Propietarios Forestales de la provincia de Valladolid.

Por su parte, un agente forestal de la zona afirma que es un te“Coincide que los años con una climatología adversa el rendimiento de la piña se ha visto mermado de forma considerable. El aumento de número de piñones vanos coincide con la llegada de este chinche. Está claro que perjudica, pero no es clara su relación. Muchos montes no corresponden a este patrón de plaga y sus piñas también han perdido productividad”ma que se está estudiando en el Centro Nacional de Investigación en Madrid. “Mandamos un par de insectos vivos y se están controlando en el laboratorio para ver si son los responsables de que los piñones estén vacíos –explica-; aún no existe, datos certeros de que este chinche sea el culpable de que muchos de los piñones estén vanos”, añade.

 

 

El agente forestal apunta a que la climatología desfavorable, sin casi lluvias, puede ser el principal causante de este problema en el sector del piñón. , concluye.

Para Amelia Pastor, gerente de la cooperativa Piñonsol que aglutina a 13 socios de Pedrajas, el problema puede ser esta plaga que “no tiene enemigos naturales y tras perforar el piñón se lo come, sin que se pueda saber si hay algo o no hasta que se abre”. Además, Pastor esgrime que el sector se ve afectado también por otras plagas como la procesionaria o la mengachela, o el cambio climático. “Lo que está claro es que la piña ahora tiene un rendimiento muy bajo y desconocido, una tercera parte de lo que tenía antes de 2012”.

Por ese motivo, Pastor insta a las Instituciones a que les escuchen y solucionen un problema que está ocasionando muchas pérdidas en el sector, con la consecuente pérdida de empleo. “Somos un sector pequeño y por eso no se nos tiene en cuenta. Llevan varios años con un estudio y aún no tenemos una solución. Para nosotros va todo muy lento”, apunta.

El de las plagas no es el único problema que tiene que hacer frente el sector del piñón, Pastor recalca uno también muy importante como es la aparición, cada vez con más fuerza, del piñón chino y de países de Oriente Medio en el mercado internacional. “Los chinos están copando parte del mercado debido al bajo precio al que ofrecen su piñón. No hay comparación con uno u otro. Nuestro piñón es blanco muy cremoso y con gran sabor. No tiene nada que ver con el de ellos”, explica.

“Como se suele decir, a perro flaco todos son pulgas”, concluye Jesús Pestaña. “Si estás mal de rendimiento, ya que tienes poca materia, y encima en el extranjero te venden piñón más barato, el problema se agrava, pese a que esos piñones no tienen nada que ver en calidad con los nuestros, son definitivamente peores”.

 

Autor:


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.