El Observatorio Industrial de la Madera presenta sus conclusiones del ejercicio 2010

Recomienda fomentar el control de importaciones de madera y mueble, potenciar el cultivo del chopo, definir las competencias profesionales y una gestión eficiente de la biomasa forestal.

El Observatorio Industrial del Sector de la Madera, constituido por el Ministerio de Industria, CONFEMADERA, FECOMA-CC.OO., MCA-UGT y FEDIT, presentó el pasado jueves 12 de Mayo en Santiago de Compostela las conclusiones de los trabajos y estudios elaborados durante el ejercicio 2010.

 

Estos trabajos resaltan la necesidad de promover el control de las importaciones de productos de madera y mueble, una gestión más eficiente de la biomasa forestal, entre otras conclusiones dirigidas a mejorar la competitividad del sector en nuestro país.

 

La bienvenida fue ofrecida por Guadalupe Fernández, Concejala de Normalización Lingüística del Concello de Santiago y Joaquín Varela de Limia Cominges, Director General del Instituto Gallego de Promoción Económica (IGAPE). En la jornada participaron, por parte del Ministerio de Industria, el Director General de Industria, Jesús Cándil; por parte de CONFEMADERA, su Secretario General, Francesc de Paula Pons; por FECOMA-CCOO, el Secretario General en Galicia, Jesús Varela; por MCA-UGT, la Secretaria Federal, Laura Alonso y por FEDIT, Manuel Carrillo.

 

Los trabajos desarrollados a lo largo de 2010 analizan la realidad del sector de la madera y el mueble en España, y presentan una serie de recomendaciones que inciden en aspectos como la vigilancia y fomento del cultivo del chopo en nuestro país, siendo una especie de alto valor ecológico; la adecuada gestión global de la biomasa forestal para poder ser utilizada tanto para la producción de energía como para la industria de la madera; la necesidad de identificar las competencias profesionales, de trabajadores y profesionales del sector, que favorezcan la aplicación de iniciativas formativas y de desarrollo de carreras profesionales; y, el control de los productos importados de madera y mueble, entre otros temas.

 

Durante el año 2010, los estudios y trabajos del Observatorio Industrial de la Madera se han centrado en los siguientes temas:

 

El cultivo y utilización del chopo en España.

 

La superficie dedicada al cultivo de chopo en España se mantiene, e incluso experimenta un ligero aumento en los últimos años. Pero la falta de estadísticas y de datos puede afectar a la inversión en este cultivo, lo que hace necesarios abordar un inventario continuo y específico de las choperas españolas, que permita la elaboración de estrategias, planes y proyectos en todos los aspectos del sector.

 

La mejora experimentada en la selvicultura y el aprovechamiento de los chopos, sin disminución de la superficie dedicada a su cultivo ha aumentado la rentabilidad de esta especie. Lo que no significa, que no tenga que haber líneas de ayuda para su cultivo, actualmente los precios de la madera en general y del chopo en particular están cayendo y las trabas existentes a su explotación pueden provocar un desarrollo menor a la demanda existente, pese a los grandes beneficios sociales, económicos y medioambientales que tiene ligados la populicultura.

 

La promoción de la populicultura implica:

 

– Fijar empleo en el medio rural.

 

– Se estima que el chopo es el motor de alrededor de 11.000 empleos.

 

– Fomentar la Gestión Forestal Sostenible:

 

o Mantiene y aumenta de los recursos forestales y contribuye al ciclo del carbono.

 

o Mantiene la salud y vitalidad de los ecosistemas forestales.

 

o Mantiene y fomenta las funciones productivas de los bosques (maderables y no maderables).

 

o Mantiene, conserva y aumenta correctamente la diversidad biológica en los ecosistemas forestales.

 

o Mantiene y aumenta correctamente las funciones protectoras en la gestión forestal (especialmente sobre suelo y el agua).

 

o Mantiene otros usos y funciones socioeconómicas.

 

Beneficios ecológicos del chopo:

 

o Fitoremediación.

 

o Restauración de áreas degradadas.

 

o Capacidad de protectora de los suelos de las riberas y márgenes de los ríos.

 

o Fijación de CO2 y almacenamiento de CO2:

 

Estimación de la biomasa forestal en la masa forestal de pinar segoviana.

 

El aumento de la intensidad de la gestión hasta tasas del 50%, expresada como un aumento de la tasa de aprovechamiento (relación entre las extracciones anuales y el crecimiento medio anual), favorecería la puesta en el mercado de una mayor cantidad de madera y biomasa forestal procedente de los restos de aprovechamiento y tratamientos intermedios.

 

En cualquier caso, este aprovechamiento de una mayor cantidad de madera y biomasa en las masas forestales debe realizarse de manera sostenible de acuerdo con los criterios e indicadores de gestión forestal sostenible, aceptados y aprobados por acuerdos europeos. Para ello existen suficientes herramientas de planificación (planes de ordenación y gestión, planes de aprovechamientos de los recursos naturales) y herramientas selvícolas para la gestión forestal sostenible (modelos de calidad de estación, modelos de crecimiento y producción, modelos de cubicación, ecuaciones de biomasa,…) que ayudan a los técnicos forestales a gestionar de manera óptima el monte.

 

El aumento en la tasa de aprovechamiento es totalmente compatible con la conservación de la biodiversidad y el mantenimiento de la fertilidad y el control de la erosión de los suelos en la provincia de Segovia. Esta cantidad sería suficiente para alimentar una instalación de 2 MW (igual que la existente en Corduente, en la provincia de Guadalajara) solamente mediante biomasa forestal primaria.

 

Ese aumento propuesto de la tasa de aprovechamiento favorecería al sector de la industria forestal, puesto que existiría una mayor oferta de materia prima en el mercado y no existirían fenómenos fuertes de competencia por la biomasa forestal entre la industria del tablero o la del papel y la producción de energía con biomasa. De hecho, muchas empresas de fabricación de tableros y papeleras llevan tiempo produciendo energía a partir de los restos de biomasa de sus propias industrias.

 

El aumento progresivo de las superficies forestales mediante repoblaciones, bien de terrenos previamente incendiados o de aquellos agrícolas que se encuentran en zonas marginales de potencialidad y productividad, posibilitarán una oferta constante en el tiempo de productos forestales (madera, restos forestales para bioenergía, servicios ambientales, ocio y recreo, etc.) favoreciendo al sector forestal en general.

 

Clasificación de las competencias profesionales en la industria de la primera transformación de la madera.
El objetivo de profundizar en el conocimiento de las funciones que se realizan en los diferentes puestos de trabajo desempeñados por operarios, así como aportar elementos para una clasificación específica de los mismos que pueda contribuir a adaptar las Clasificaciones Profesionales pactadas en los diferentes convenios a la realidad de las empresas y definir las perspectivas de carrera de los trabajadores.

 

En este sentido, es interesante tener en cuenta las debilidades de este subsector. Por una parte, que el 80% de las empresas tienen una plantilla inferior a 10 empleados, con una estructura empresarial en muchos casos de carácter familiar, lo que condiciona sus posibilidades de inversión e innovación. Por otro lado, los trabajadores cuentan con una amplia experiencia, más de 10 años de media, con un bajo nivel de formación certificada (enseñanza básica obligatoria o menos) y la mayoría se sitúa entre 35 y 55 años, detectándose dificultades de atraer a jóvenes trabajadores. Asimismo, puede verse amenazado por los cambios en la demanda, la aparición de nuevos materiales y la competencia exterior.

 

Pero también cuenta con fortalezas y oportunidades como las de aportar empleo industrial estable en un entorno rural, siendo, en algunos casos, una de las escasas posibilidades de este tipo de empleo, además de contar con apoyo institucional, y poder evolucionar incorporando nuevas tecnologías y nuevos materiales.

 

Dentro de las actividades englobadas en la primera trasformación de la madera (se han obviado las funciones de gestión forestal y explotación e intermediación) se han identificado tres procesos productivos principales y un total de 25 operaciones realizadas por operarios, relacionadas con los perfiles profesionales de dichos operarios:

 

o Aserrío, preparado y secado de la madera: Almacenaje; Clasificación y selección; Descortezado y tronzado; Desdoblado; Canteado; Recortado/Retestado; Secado; Clasificado; Cepillado; Tratamiento de madera; Mantenimiento.

 

o Obtención de chapa y fabricación de tableros contrachapados y rechapados: Almacenaje; Acondicionamiento de la madera; Desenrollado; Cizallado; Secado; Ensamblaje; Prensado; Acabado; Mantenimiento

 

o Fabricación de tableros de partículas: Almacenaje; Astillado y Viruteado; Secado; Selección de partículas / cribado; Formación de la manta o colchón; Preprensado y prensado; Acabado; Mantenimiento
La mayor parte de los operarios que realizan estas funciones estarían encuadrados en el Grupo Profesional 6 del Convenio Estatal, con escasas o nulas posibilidades de cambiar de grupo a lo largo de su vida profesional, impidiendo cualquier perspectiva de carrera.

 

Criterios técnicos para la aplicación del Decreto sobre Control de Importaciones en el sector madera y mueble.
La Orden PRE/735/2010 (BOE-74 26-03-2010) amplía la lista de productos sujetos a control de seguridad en la importación.

 

Se han incluido ciertos derivados de la madera y muebles, así como productos pertenecientes al sector textil. La entrada en vigor del control de los nuevos productos ha sido el 26 de junio de 2010.

 

El Real Decreto 330/2008, de 29 de febrero, por el que se adoptan medidas de control a la importación de determinados productos respecto a las normas aplicables en materia de seguridad de los productos, tiene por objeto establecer medidas para reforzar las previsiones contenidas en el Reglamento (CE) n.º 765/2008 del Parlamento Europeo y del Consejo, de 9 de julio de 2008, por el que se establecen los requisitos de acreditación y vigilancia del mercado relativos a la comercialización de los productos, por el que se deroga el Reglamento (CEE) n.º 339/93, con efectos a partir del 1 de enero de 2010.
Dicha Orden promueve el control aduanero con objeto de facilitar la calidad y seguridad de los productos de la madera y mueble provenientes de terceros países, lo que sin duda contribuye a salvaguardar las normas sobre libre competencia.

 

Los ámbitos en los que se deberá trabajar será en reforzar el conocimiento de la Orden por todos los agentes de la cadena de valor que intervienen en el sector madera y mueble, principalmente importadores, pero también en gabinetes de diseño industrial, ingenierías, asociaciones empresariales y de consumidores, etc.

 

También hay que profundizar en investigación, inversión y formación para poder incrementar el conocimiento de los distintos aspectos de la madera y el mueble para que se haga cada vez mejor una aplicación de los mismos al entorno hábitat y a la construcción y el embalaje.
Todo ellos como métodos preventivos para facilitar un comercio internacional de más calidad y seguridad de los productos.