LIFE WOOD FOR FUTURE obtiene el beneplácito de la Junta de Andalucía

Chopo y pino para un futuro sostenible de la edificación, basada en la innovación.

La sierra y la vega de Granada. La propiedad pública y privada del monte. Una madera abundante y desaprovechada. En este escenario emerge la investigación, el desarrollo y la innovación que pueden aportar la Universidad, la industria y la formación profesional. Generando madera técnica (chopo + pino) destinada a un mercado, la construcción, que precisa reducir drásticamente su huella de carbono y aspira a contribuir a la mitigación del cambio climático.

Todo esto, con la ayuda y apoyo de la Administración y la tracción de los prescriptores desembocará en el éxito necesario de LIFE WOOD FOR FUTURE. Este magno proyecto se vistió de gala los pasados días 30 de septiembre y 1 de octubre, en la Escuela Técnica Superior de Ingeniería de Edificación, de la Universidad de Granada, ante toda la cadena de valor de la madera en Andalucía.

“LIFE WOOD FOR FUTURE liga la industria con el mundo forestal. Da valor a la madera y, quien la emplea, reduce su huella de carbono”, expresó Antolino Gallego, coordinador del proyecto.

La Universidad de Granada ha acogido unas jornadas sobre aprovechamiento, transformación industrial y nuevos usos de la madera en Andalucía.

Junta de Andalucía, propietarios forestales y Universidad de Granada lanzaron al unísono un mensaje de apoyo a la madera en la construcción. Y lo certificaron con la firma de un protocolo para impulsar el uso de la madera del chopo de la Vega en la construcción de viviendas. Aprovechamiento, transformación industrial y nuevos usos de la madera en Andalucía. “El propio título de estas jornadas transmite que este objetivo nos afecta a todos, es una acción transversal”, admitió la Consejera de Fomento, Articulación del Territorio y Vivienda de la Junta de Andalucía, Marifrán Carazo.

Junta de Andalucía, propietarios forestales y Universidad de Granada lanzaron al unísono un mensaje de apoyo a la madera en la construcción.

APROVECHAMIENTO FORESTAL 

“Huyamos del cortoplacismo en las políticas forestales y de gestión forestal sostenible”, declamó Giuseppe C. Aloisio, Director General de Política Forestal y Biodiversidad de la Junta de Andalucía. Está en curso el Plan Forestal Andaluz, encaminado hacia una mejor gestión de los montes, públicos y privados. Frente a la “naturaleza intocable”, frente a los incendios forestales, Andalucía modernizará y actualizará su ley forestal, redactada allá en 1992. Con el objetivo de colaborar con el sector privado, reducir trabas burocráticas, impulsar la certificación forestal, investigar y desarrollar nuevos usos de los recursos forestales (chopo, corcho, etc.)

La selvicultura del siglo XXI no se podrá desarrollar sin tener en cuenta los requerimientos de la industria -advierte Gabriel Gutiérrez, Presidente de la Asociación Forestal de Andalucía AFA-PROFOR-. Dejemos de estar a la defensiva y trabajemos para propiciar un desarrollo del sector forestal”.

El sector de la construcción es imprescindible, pero también especialmente contaminante. Además, falta materia prima y mano de obra especializada -afirmó Juan Manuel Santiago, Director de la ETS de Ingeniería de Edificación de la Universidad de Granada-. Hemos de actuar. Esta Escuela ha dado un paso adelante, acercándose a materiales alternativos como el chopo o el bambú, y poniendo el foco en la disminución de la huella de carbono en la actividad de la construcción”.

GESTION FORESTAL SOSTENIBLE

Rufino Nieto, autor, editor y maestro de enseñanzas forestales, ilustró a los asistentes a las jornadas sobre la importancia de la Sierra de Cazorla, a nivel forestal y medioambiental. “Es el mayor espacio protegido de España”, recordó. Cazorla, Segura y Las Villas reúne 210.000 hectáreas, con 23 municipios, en 4 sierras geográficas. Con el emblemático monte Navahondona, de enormes recursos forestales. Nieto rememoró la legendaria contribución de esta serranía al desarrollo del ferrocarril en España. “Mediante una gestión forestal encomiable -apuntó-, sin que la sierra perdiese su naturalidad, es más, preservando la biodiversidad y aumentando las existencias de su masa forestal”.

“La gestión forestal sostenible es la piedra angular sobre la que gira toda nuestra actividad”, subrayó Patricia Gómez Agrela, gerente de la Confederación de Organizaciones de Selvicultores de España (COSE). La representante de los propietarios forestales privados advirtió de las graves consecuencias que conlleva la ausencia de gestión; ambientales, sociales y económicas, como se ha podido comprobar este verano a lo largo de la geografía española. El coste del abandono es siempre mayor que el de la gestión”.

En efecto, cada año se queda muchísima madera en el monte. Debido a múltiples debilidades estructurales en el sector: Falta de rentabilidad, de incentivos fiscales, los largos turnos de producción, el relevo generacional, el minufundismo … “La no gestión es pérdida de riqueza, es degradación de las masas forestales y riesgo de plagas, enfermedades e incendios”, insistió Patricia Gómez.

Coincidió con la celebración de estas jornadas, patrocinadas por ENCE y ARQUIMA, la noticia de la primera subasta de madera de chopo en la historia de Granada (el próximo 21 de octubre), así como la constitución oficial de MARJAL, una agrupación de casi ochenta productores de chopo de esta provincia.

Marta Conde, en representación de la Universidad de Córdoba, puso el ejemplo del pino Laricio y su contrastada caracterización. “Sostenible como pocas, por su gran longevidad, el pino Laricio es una de las especies más estudiadas, aunque también de las más desconocidas, afirmó. La ponente, que atisba un futuro importante en la combinación de esta especie con el chopo, reclama que la industria conozca qué se puede hacer con esta magnífica madera; múltiples productos de carpintería y con unas envidiables prestaciones estructurales.

La madera en la construcción destaca por sus valores ambientales, aporta créditos de carbono y contribuye a generar edificios sostenibles. Es un material natural, renovable, reciclable y reutilizable. Es un sumidero de carbono, positivo en la gestión sostenible de los recursos y frente al cambio climático.

BOSQUES PLANTADOS PARA PRODUCIR MADERA DE CALIDAD

“El modelo de plantaciones productivas enfocado a la industria requiere acortar los turnos de corta de una especie bien seleccionada, así como buscar calidad, además de cantidad de madera”, informó Ignacio Urban, técnico de BOSQUES NATURALES, quien además destacó la opotunidad de usar material clonal certificado.

El ponente destacó las condiciones óptimas que se dan en la Vega de Granada para la producción de chopo; una especie resiliente en un escenario de cambio climático. Asimismo, sugirió la posibilidad de combinar la plantación de estos árboles con la de maíz o nogal, e incluso su convivencia con el ganado ovino, por ejemplo.

“Cada vez hay más investigación y conocimiento en torno a la madera -complementó su compañero Ernesto Gutiérrez-. No todo es abeto o pino nórdico en las estructuras de madera, ni todo es roble en el interior de las casas. Es difícil competir con estas especies, pero podemos plantearnos mezclarlas o desarrollar su uso en la construcción, mediante la innovación”.

En Andalucía existe un potencial de 48.000 hectáreas de chopo, según el último inventario de la Comisión Nacional del Chopo del Ministerio de Transición Ecológica y Reto Demográfico; un recurso de kilómetro cero infravalorado. Convertida sólo en cajas para fruta, esta madera suma escaso valor añadido. “El chopo representa una oportunidad para desarrollar una bioeconomía de proximidad -afirmó Antolino Gallego-. Una verdadera revolución verde”.

El potencial de las choperas en Andalucía es enorme.

APROVECHAMIENTO MADERERO EN PRODUCTOS DE MADERA TECNICA

Es posible hacer magníficos productos técnicos para uso estructural partiendo de maderas a priori con pocas prestaciones o calidades bajas -explicó Javier Saldise, Director Comercial de TABSAL, quien hizo en Granada una defensa del LSL fabricado con chopo como gran alternativa contrastada para su uso en la construcción, pudiendo sustituir otros productos hasta ahora utilizados-. El LSL es una gran alternativa por sus prestaciones permitiendo además hacer un uso eficiente del producto, haciéndolo así más sostenible”.

José Antonio Tenorio, en representación del Instituto Eduardo Torroja, abundó en la conveniencia de emplear cada material correctamente, en cada circunstancia idónea, y atendiendo a las características y exigencias de la edificación actual … no la de antes !

“A la madera han llegado la industrialización y la prefabricación, con múltiples soluciones y sistemas constructivos -explicó-. La innovación está llevando el entramado pesado hacia un entramado más ligero, incluso combinando madera con otros materiales”.

El chopo presenta un módulo de elasticidad bajo. También una densidad baja (lo cual es una virtud), y un módulo de rotura altísimo (garantía de seguridad estructural). “Las vigas laminadas de chopo con fibra de carbono (de gran elasticidad) parecen una solución ideal -expuso Antolino Gallego-, aunque de alto coste y gran complejidad industrial”. 

Pero, ¿y las vigas laminadas de chopo y pino?

Las láminas de pino ofrecen elasticidad. Y un alma de chopo, de bajo peso, es capaz de transmitir los esfuerzos de la carga. LIFE WOOD FOR FUTURE trabaja ya en este sentido, investigando y valorando esta solución; ambiental, técnica, social y economómicamente sensacional. “Es un proyecto integral, que va desde el vivero al comercio, pasando por la selvicultura y el aprovechamiento de una materia prima próxima y abundante, hasta alcanzar un producto estructural de categoría”. 

Visualización del ensayo en laboratorio del módulo de rotura de Eco Timber Cell.

Más allá, una viga laminada de chopo con base de hormigón sería otra opción más, para grandes luces y edificios en altura. Ambas soluciones generarán una industria local, la reactivación de los aserraderos, así como la valorización de los restos y residuos de su actividad. El producto saldrá adelante, porque hay un mercado que lo demanda.

El investigador de la Universidad de Granada, Francisco Rescalvo, destacó la oportunidad del desenrollo como técnica de aprovechamiento de trozas de menor diámetro de los montes y choperas de Andalucía para elaborar madera microlaminada de chopo y pino, así como la importancia de investigar sobre el uso de bioadhesivos para reducir la huella ecológica y de carbono del producto.

Francisco Rescalvo, durante su presentación.

“El futuro del planeta pasa por llenarlo de bosques. Andalucía ya lo está haciendo. Con pasión, pero también con compromiso y con responsabilidad”, asegura Manuel Guaita, director de PEMADE, quien está convencido que a partir del proyecto LIFE WOOD FOR FUTURE, con la tracción de los arquitectos, aflorará una generación de productos de madera técnica.

Manuel Guaita, en primer término. Al fondo, Antolino Gallego. Dos motores de la investigación sobre madera técnica en España.

¿Y la continuidad del recurso?, se preguntó en voz alta Guaita. La construcción en el mundo es brutal; cada año se hormigona una superficie equivalente a Gran Bretaña. “Hagamos casas de madera, con la menor cantidad de madera posible. Con soluciones aligeradas, como EcoTimberCell; un nuevo producto estructural que está demostrando ya sus enormes ventajas en Galicia”.