El sector español del mueble registró una disminución del 5,9 % en su producción en 2010

COSMU 2010 señaló la relevancia del consumidor y la innovación estratégica como fórmulas para la salida de la crisis.

La XII edición del Congreso Internacional de Innovación Estratégica del Sector del Mueble y del Hábitat, COSMU 2010, que se celebró junto al I Congreso de Comerciantes del Mueble, en el Museo de las Ciencias Príncipe Felipe los pasados 18 y 19 de noviembre, puso de manifiesto la necesidad sin reservas de plantear la reconversión de la industria y la reorientación del negocio hacia modelos que permitan establecer una estrategia dirigida al usuario final, ante más de 200 empresarios y representantes de los comercios del mueble.

 

El vicepresidente primero del Consell y conseller de Industria, Comercio e Innovación, Vicente Rambla, inauguró ambos congresos en un acto que contó con la participación del delegado del Gobierno en la Comunidad Valenciana, Ricardo Peralta, el presidente de AIDIMA, Vicent Martínez, el presidente de FEVAMA, Vicente Folgado, y el presidente de CECOMU, Víctor Grafiá.

 

Los representantes políticos y empresariales defendieron la capacidad que tiene el sector del mueble de buscar soluciones conjuntas, y que ya están posibilitando procesos reales de cambio apostando por la innovación y el conocimiento, y sobre la base de la colaboración de todos los agentes sectoriales.

 

Los representantes empresariales y del comercio animaron a superar la individualidad con acuerdos de competencia o de colaboración dependiendo del mercado donde se actúe, a establecer sinergias intersectoriales, y a tener una actitud de anticipación ante las necesidades del consumidor, que son las del propio mercado. Además, recordaron que es el momento de demostrar que el comercio del mueble sigue comprometido con los valores que lo identifican de calidad, servicio y garantía, y debe ser el punto estratégico de conexión con los fabricantes.

 

Organizado por el Instituto Tecnológico del Mueble, Madera, Embalaje y Afines, AIDIMA, y la Federación de Comercios del Mueble de la Comunidad Valenciana, FECOMVAC, el simposio sirvió también para conocer que las empresas que no están incorporando a su producción criterios basados en las necesidades del consumidor han decrecido en un 6,3 por ciento, mientras que las que sí han establecido medidas correctoras en este sentido han crecido un 1 por ciento, en una proporción del 40-60, respectivamente.

 

La estructura de COSMU 2010 se dividió en seis bloques para acortar una reflexión coherente sobre las claves del modelo de negocio innovador y su aplicación real en las empresas, como fue el contexto económico; las claves y modelos de negocio innovadores; cómo proceder en ese proceso del cambio y sostenibilidad; atención el cliente como fuente de innovación, y el impulso de cambio en el comercio.

 

Un foro que debatió propuestas y respuestas meditadas entre los fabricantes y comercios del sector del mueble que les permitieran evolucionar hacia modelos de negocio que se ajusten a las necesidades de consumo y posibilitaran la innovación empresarial en la gestión, la internacionalización, la producción, la cooperación, y en definitiva en todos los ámbitos de la empresa.

 

Una conclusión destacada debatida en el Congreso es que el sector debe dar soluciones a los cambios sociológicos en la estructura de consumo que se genera y evoluciona en el tiempo, como por ejemplo en las variaciones del formato de familia tradicional y las sinergias del mercado con otros sectores del hábitat.

 

Por otra parte, se remarcó que hay que desterrar la idea de que la innovación en el sector no sólo se circunscribe únicamente al ámbito tecnológico, sino que se centra especialmente en la atención al usuario y el mercado, y se reclamó un esfuerzo que permita incrementar el tamaño de las empresas en todos los ámbitos que genere la aparición de nuevos grupos de empuje que fomenten un entorno verdaderamente competitivo.

 

Del mismo modo, se destacó la necesidad de obtener un conocimiento preciso del contexto empresarial, sociológico, y de mercado, de las soluciones, y la viabilidad de su éxito, que pasan inevitablemente por disponer de información. Una información expuesta en el Congreso y que el sector trabaja desde hace años a través del Sistema de Inteligencia Competitiva que desarrolla AIDIMA, y que ofrece claves para adoptar decisiones con menor riesgo para la empresa.

 

Se invitó de este modo al sector a la participación en el Observatorio Español del Mercado del Mueble (OM) que analiza el corto plazo; en el Observatorio de Tendencias del Hábitat que valora el medio plazo y cómo se comporta y qué necesita el consumidor; y en el Centro de Prospectiva del Mueble, CEFFOR®, que establece escenarios de futuro que permiten concretar la evolución de las variables que definen la competitividad, como pilares que aportan a la industria española del mueble claves para que los gestores empresariales definan el papel estratégico de su empresa en el mercado.

 

Son, como se puso como ejemplo, instrumentos estratégicos que dan cobertura a las iniciativas recogidas en los Segundos Planes de Competitividad de la Empresa Valenciana para el sector de la madera y el mueble, que impulsa la Generalitat Valenciana a través de la Conselleria de Industria, Comercio, e Innovación, y el IMPIVA.

 

Derivado de este sistema estratégico, el Congreso reveló durante su primer día que el sector español del mueble sufrirá una caída en su producción del 5,9 por ciento, lo que supondrá una facturación prevista de 5.207 millones de euros, según la previsión estadística del OM de AIDIMA, que destaca que en algunas comunidades autónomas se han producido ya ligeros crecimientos en la producción que podrían suponer una ruptura de la tendencia negativa.

 

Otro dato significativo que refleja el estudio hecho público en el encuentro empresarial se refiere al porcentaje de utilización de la capacidad productiva de la empresa, con un índice previsto de cara al cierre de ejercicio del 60,1 por ciento, lo que confirma, al menos, el mantenimiento de la producción durante 2010.

 

Contexto económico

 

El Congreso dejó patente que el sector español del mueble se enfrenta a nuevos retos derivados de su actual estructura productiva, acuciado, además, por una realidad económica regresiva marcada por una profunda crisis en todos los ámbitos, ya que profundiza hasta la propia escala de valores en la forma de hacer negocios y gestión del sistema financiero internacional.

 

Por ello, dentro del bloque de contexto económico, la directora de la Fundación de Estudios Bursátiles y Financieros, Isabel Giménez, subrayó que la reducción del «efecto apalancamiento» pesará de forma duradera en el crecimiento y en el nivel de precios de las economías avanzadas, del mismo modo que la normalización económica del universo desarrollado pasa por economías emergentes fuertes cuyo crecimiento contribuye cada vez más al del resto del mundo. Giménez precisó que es necesario aportar por la excelencia en la educación y concretar un sistema de innovación científico-tecnológico estable.

 

Claves del modelo de negocio innovador

 

Por su parte, en el bloque «claves del modelo de negocio innovador», David Gubert, responsable del Área de Mercado del Instituto de Tecnología Cerámica, ITC, y el analista de mercados y estrategia de AIDIMA, Javier Iborra, ofrecieron un diagnóstico de los sectores industriales maduros mediante una reorientación de la producción con estrategias de creación de valor, y pusieron como ejemplo la creación del «Think tank» del hábitat, un foro de reflexión y debate entre directivos de empresas, cuya finalidad última es la identificación, evaluación y puesta en marcha de iniciativas innovadoras conjuntas.

 

Por otro lado, el director de Imagen Corporativa de AIDIMA, Jesús Navarro, realizó una valoración en base a la comparación de la evolución de innovación del Silicon Valley, donde destacó que es positivo (en el resultado de la empresa) pensar de una forma abierta (open innovation); que no basta con hacer un producto innovador, sino que es necesario tener una cultura innovadora en el ADN de nuestro modelo de negocio; que es necesario superar los actuales momentos difíciles y aprovecharlos para cambiar el modo como pensamos y las creencias que tenemos (lógica dominante); y recomendó finalmente la innovación estratégica como la mejor manera para crecer en el entorno globalizado actual y para mantener a las mejores personas.

 

De otro lado, Vicente Sales, analista de AIDIMA, Berenice Serrano, investigadora del LabPsiTec, y Mariano Alcañiz, director del LabHuman, destacaron la detección de las necesidades latentes en los hogares como la fórmula más adecuada de la orientación de producto al usuario basada en una metodología de estilos de vida, valores y hábitos, estudios de personalidad, y de estimulación sensorial, como la medición del estado emocional (kansei).

 

El simposio ha planteado diferentes casos de empresa -tanto fabricantes como comercios-, en los que se ha llevado a cabo este proceso innovador. «Se trata de casos reales de cómo se han producido estos procesos para comprender que no se trata de conceptos teóricos e irreales imposibles de aplicar en el día a día de la empresa», han indicado los organizadores del Congreso.

 

Modelos de negocio innovadores y gestión del cambio y sostenibilidad

 

Ascensión Latorre, una de las empresas que ha elegido el proceso de cambio a través de la innovación estratégica para abordar un nuevo modelo de negocio, definió, a través del director de Administración y Comercial, Kilo Torrent, las claves para incorporar a la empresa nuevas estrategias que plasmen finalmente el proyecto en una realidad. Todo un proceso sobre el que aconsejó tener paciencia ya que no hay que esperar tener resultados inmediatos, dividir la mente porque tienen que pervivir el modelo antiguo con el nuevo; controlar el riesgo para apostar por un cambio gradual, pero no lento; y contar un equipo multidisciplinar.

 

El Congreso ensalzó al sector de cocina por su cualidad innovadora, donde José Manuel Ponz, director de DIC, explicó la experiencia con los cocineros Quique Dacosta y Pedro Subijana, como baluartes de la renovación permanente de sus oficios, y ejemplo de ruptura de lo tradicional frente a transgresión para lograr nuevas fórmulas y sensaciones. Ambos cocineros están definiendo con el soporte de la Feria y AIDIMA, las necesidades y cambios de la cocina del futuro.

 

Del mismo, Alicia Pellicer, directora de I+D de CUINDEC, y Enrique Martínez, diseñador de producto de XOANE, expusieron sus respectivas experiencias empresariales donde el usuario ha sido la pieza clave que ha movido toda la maquinaria para establecer un modelo de negocio volcado a las necesidades de los distintos tipos de consumidor, y como se han ido adaptando a las realidades sociológicas cambiantes.

 

De otro lado, la responsable de Comunicación y Estrategia Corporativa de la empresa ACTIU, Soledad Berbegal, presentó el Parque Tecnológico ACTIU, un sueño del fundador de la empresa, Vicente Berbegal, sobre un espacio de 200.000 metros cuadrados, donde se demuestra el extraordinario equilibrio que es posible alcanzar entre industria y territorio. Es un ejemplo de sostenibilidad posible y rentable, donde la arquitectura está al servicio de las personas y el medio ambiente, que combina con asombroso éxito, la tierra, el agua, la luz, y el espacio, con la competitividad y la excelencia empresarial, siendo punto de referencia internacional para el conocimiento y la innovación.

 

Cerrando la sesión del día, el socio-director de EUROTALENT, Juan Carlos Cubeiro, destacó en su intervención que la Gestión del Cambio es una cuestión de supervivencia, porque «todo organismo sobrevive si y sólo si su tasa de cambio es igual o superior a la del entorno» poniendo como ejemplo la máxima de Reg Revans. Según Cubeiro hay que reinventar la humildad, entendida como capacidad de aprendizaje, y tener en cuenta los aspectos intangibles (protagonismo, optimismo, inteligencia emocional, comportamientos adecuados).

 

Cubeiro presentó las cinco claves del éxito en un proceso de gestión del cambio, como son el talento, la motivación, el liderazgo, la inversión en desarrollo y el aprendizaje, y el mérito. Todo ello adobado de un alto grado de expresión comunicativa y con célebres frases como «el éxito reside en la capacidad de ir de fracaso en fracaso sin perder el entusiasmo», para resaltar que la mayoría de las iniciativas de cambio fracasan por apatía.

 

El cliente como fuente de innovación

 

La segunda jornada del Congreso estuvo marcada por la incidencia del cliente en la transformación del modelo de negocio desde la perspectiva de que cubrir sus necesidades genera innovación. Es un manantial de innovación.

 

En este bloque, Javier Rovira, de ESIC, explicó la obligatoriedad de adaptarse a un entorno tan cambiante como el de los hábitos de los consumidores. Por su parte, María Costa y Pablo Busó, del instituto tecnológico del juguete AIJU, ahondaron en el perfil de los niños como unos consumidores muy potentes y con capacidad de influencia. Además, las autoras de los informes del Observatorio de Tendencias del Hábitat (OTH), Silvia Rodríguez (ITC), Raquel Gálvez (AITEX) y Carmen Biel y Cristina Revert (AIDIMA), avanzaron las conclusiones de su estudio.

 

En todo proceso innovador debe tenerse en cuenta que el eje vertebrador de la innovación está en el cliente, entendido éste como el usuario del mueble, y por tanto la clave del éxito de los modelos de negocio radica en gran medida en su investigación y conocimiento en profundidad para poder detectar las necesidades a satisfacer con la propuesta de valor de la empresa a través del producto o servicio, y poder fidelizarlo a la marca, según aseguraron en general los ponentes de este bloque del Congreso desde AIDIMA.

 

Estrategia de la distribución

 

En el último bloque del Congreso, dedicado más exhaustivamente a la distribución y sus estrategias, el especialista en ‘branding’, Christopher R. Smith apostó por desarrollar una mayor interacción con el consumidor a través de la marca y la inducción de una experiencia de compra más positiva.

 

A continuación, se organizó una Mesa de Debate con la participación del comerciante Juan Carrión, el presidente de la Confederación Española de Consumidores y Usuarios, Fernando Móner, el presidente de Cecomu, Víctor Grafiá, y Mariano Ibáñez, de la Oficina Municipal de Información y Defensa del Consumidor de Valencia. Todos ellos debatieron en torno a las reclamaciones en el comercio y la forma de abordarlas, con la convicción de que se puede convertir este momento crítico también en una oportunidad de fidelizar al cliente.

 

Por último, Sol Velasco, analista de AIDIMA, y la empresaria Sofía Zajac, de la empresa «Las Manolitas» mostraron a través de una emotiva ponencia cómo una idea original puede convertirse en un negocio brillante.

 

En definitiva, COSMU 2010 ha aportado ideas y casos reales de empresa sobre la búsqueda de ventajas competitivas sostenibles mediante una estrategia orientada a la innovación, y ha servido de foro de encuentro e intercambio de conocimiento entre los directivos de las empresas y de los comercios.

 

Innovación y tecnología en el Museo Príncipe Felipe

 

«Amueblando el Hábitat de la Mano con la Naturaleza» es una de las mayores acciones de comunicación que ha llevado a cabo el sector de la madera y el mueble. Esta exposición permanente que acoge el Museo de las Ciencias Príncipe Felipe en la Ciudad de las Artes y las Ciencias de Valencia, abarca todos los procesos industriales, desde la obtención sostenible de la materia prima hasta el producto final.

 

El certamen, organizado por FEVAMA y AIDIMA, fue visitado por más de un centenar de empresarios y comercios asistentes al Congreso, y presenta una imagen del sector de la madera, el mueble, y el comercio como protagonista destacado en la preservación del medio ambiente, por ser la madera una materia prima renovable, reciclable, y reutilizable, que continúa siendo esencial para el desarrollo sostenible del planeta al combatir el cambio climático mediante la fijación de CO2.

 

La muestra combina tecnología y formación en un espacio de 900 m2 de contenido didáctico, con propuestas interactivas, lúdicas y emocionales para transmitir sus mensajes, que pretenden, entre otros objetivos, cambiar la imagen del sector y atraer a los estudiantes hacia una industria de alta tecnología con gran futuro profesional en el sector del hábitat.