sábado , 24 de agosto de 2019

Con la madera como protagonista.


ARQUIMA, empresa especializada en construcción pasiva industrializada, ha construido una vivienda ecológica, sostenible, de carácter funcional y de arquitectura singular en un tranquilo paraje de la comarca del Gironès (Girona); la misma ha sido diseñada por el arquitecto Ferran Badia y por el estudio Arquitectura Ambiental. La sencillez de su silueta y la combinación de sus materiales, todos naturales, le confieren armonía y un espíritu conciliador con su entorno natural.

El espacio construido es de 325 metros cuadrados, distribuido dos plantas. En la planta baja encontramos un porche, un garaje, un recibidor, un cuarto de lavado y almacén, y una escalera interna. La planta superior dispone de una escalera, un puente-pasillo, un salón-comedor, un distribuidor, cuatro dormitorios, tres baños y un espacio exterior cubierto.

El creativo edificio, de alta eficiencia energética, que también cuenta con un espacio de jardín y piscina, está resuelto con una estructura de entramado ligero de madera y forjados de madera, uno de los materiales más bellos, nobles y elegantes que nos brinda la naturaleza. Madera procedente de bosques gestionados de manera sostenible y certificados con los sellos PEFC y FSC.

En esta vivienda de volumetría simple, con cubierta plana acabada con una lámina impermeable, los tonos naturales se apoderan de los diferentes espacios. Sus grandes ventanales, orientados a sur, le otorgan una gran luminosidad.

Para la composición de sus fachadas se ha elegido plafones Euronite de tonalidad gris y madera natural sin tratar, un material natural presente en su entorno boscoso.

MÁXIMA EFICIENCIA ENERGÉTICA

La vivienda, ubicada en una parcela con una fuerte pendiente a norte y una zona plana en la cota superior, se implanta buscando el menor impacto posible sobre la topografía del terreno. De este modo, el edificio se sitúa paralelo a las curvas de nivel buscando la zona plana orientada a sur para las estancias de día. Las zonas de noche están orientadas a norte y gozan de vistas lejanas.

En esta casa, diseñada para atraer la luz solar, las oberturas están protegidas por persianas y la zona sur goza de un umbráculo, mecanismos que ayudan a obtener unas altas prestaciones térmicas. Con una calificación energética de emisiones A, sus creadores calculan que el coste aproximado de la factura energética será de unos 725 euros/ año. Si calculamos que el coste de una construcción tradicional equivalente, es de unos 3.500 euros/ año, el ahorro es de un 80%.

La edificación también cuenta con un sistema de ventilación mecánica controlada Zehnder, con recuperador de calor de alta eficiencia (98%), con generación de frío y calor a través de un sistema de aire y agua Aerotermia y con calefacción de suelo radiante.

DISEÑO INTERIOR

La principal característica del diseño interior de la casa son los espacios abiertos, ya que las únicas estancias con puertas son los baños y los dormitorios.

El centro neurálgico de la vivienda es un amplio espacio ambivalente de cocina abierta con una gran isla central que no solo tiene la función de cocinar, sino que es el punto de encuentro de todos los miembros de la familia varias veces al día. Otra particularidad de la cocina es un original sistema de armarios que permite cerrarla y que ésta quede totalmente oculta.

Los diferentes ambientes decorados en tonos claros y con un suelo continuo ayudan a dar una gran sensación de amplitud y calidez.

Autor:


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.