martes , 23 de abril de 2019

Existen oportunidades para las carpinterías ante el aumento de la construcción en madera.


El sueño de todo constructor es tener robots, fabricar a toda velocidad y poder sacar al mercado unos miles de unidades cada día. “La construcción está muy lejos de eso, pero en su momento no debía de estarlo, ya que el método Taylor, con el que se empezó la seriación en el mundo industrial tenía como referencia cómo se trabajaba en la construcción”, introdujo en su ponencia en la Gala del 50 Aniversario de AROTZGI -Asociación Patronal de Carpinteros de Gipuzkoa- Rufino Hernández, profesor de la Escuela Técnica Superior de Arquitectura de la UPV/EHU -Universidad del País Vasco-.

Ha habido retos que se han cumplido: El Empire State Building se construyó en 1930, en plena crisis económica, en tan solo 14 meses y 9 días. Incluso antes el Crystal Palace, un edificio de 91.962 metros cuadrados, se dibujó en el papel de un telegrama y se construyó, en 1851, en 7 meses y 4 días. En pleno desarrollo de Estados Unidos, cuando California doblaba la población cada doce años, Ezra Ehrenkrantz desarrolla un sistema para la construcción industrializada de escuelas (SCSD), que utilizaba metodología colaborativa.

…Y el camino sigue…

La empresa Daiwa House vendió en 2014 un total de 37.000 viviendas industrializadas. Boklok es una propuesta de fabricación industrializada de viviendas concebido por Ikea, en alianza con Skanska, líder europeo del sector de la construcción y una de las 10 mayores desarrolladoras en el mundo. Hay más casos de éxito, pero los dos anteriores ofrecen valores diferentes interesantes:

  • DAIWA atiende todas las actividades vinculadas al edificio durante su ciclo de vida completo.
  • BOKLOK es una propuesta colaborativa entre dos empresas gigantes, que han entendido que la unión les beneficia. SKANSA incorpora la sostenibilidad y el I+D en su núcleo de negocio. Es líder en la utilización eficiente de BIM (Building Information Modeling), “como camino colaborativo de trabajo que proporciona a los que trabajan en el proyecto datos accesibles y precisos, lo que conduce a una mayor eficiencia, programación más precisa y un riesgo menor y conocido”. Añade una exigencia: La aplicación de la metodología PCLM (Product Cycle Life Management) para garantizar eficiencia, calidad y satisfacción durante todo su ciclo de vida. Y proporciona una oportunidad: La ampliación del campo de actividad, que permita a las empresas pasar de un negocio periódico a una actividad recurrente. Otra exigencia más que se está incorporando son los contratos colaborativos IPD (Integrated Project Delivery), vinculados al trabajo común con metodología LEAN sobre un método BIM. Por cierto, IKEA anunció el mes pasado que comenzará a probar su nuevo programa de alquiler de muebles en Suiza, de forma inminente. Un modelo de negocio más sostenible y respetuoso con el medio ambiente, basado en la reutilización del material para fabricar nuevos productos.

El edificio 4.0 será un edificio BIM, considerará el ciclo de vida completo, estará realizado con sistema de gestión IPD, esto es, con contratos entre los colaboradores en el proyecto y con una formación dual práctica colaborativa basada en proyectos reales. Será, para quienes lo llevan a cabo, un negocio recurrente, no lineal.

En algunos lugares se está avanzando hacia el edificio 4.0 de madera. Mediante procesos completamente industrializados, y con una firme apuesta por la madera contralaminada y, por supuesto, también con el sistema de entramado ligero. En España, “demasiado poco a poco”, considera el ponente.“No espereis a los constructores para hacer edificios de madera -sugirió Rufino Hernández-. Si quereis edificios de madera, los tendreis que hacer vosotros”.

Lo ecológico es económico”, reza hoy la Home de la web de Boklok. La madera es el material principal de estas construcciones que, por supuesto, apuestan decididamente por la eficiencia energética.

El día 16 de enero de 2019 irrumpe en el mercado KATERRA. Una compañía de 1.300 trabajadores que está esperando recibir 700 millones de dólares para desarrollar su industria de casas prefabricadas, con 10 plantas de producción en los próximos cinco años.“Los hay muy fuertes, que avanzan rápido…”

¿Somos capaces de hacer lo que otros ya han hecho o siguen haciendo? …

… Boklok vende ya más de 1.000 viviendas/año (hace 3 eran 500).

¿Puede un conjunto de empresas pequeñas, apoyadas por las instituciones, conseguir los logros de empresas multinacionales como las mencionadas?

  • Sí, pero exige esfuerzo colaborativo.
  • Sí, porque es necesario para alcanzar la excelencia.
  • Sí, porque cuando se ha necesitado, se ha conseguido.
  • Sí, porque es una forma de trabajo mucho más satisfactoria desde el primer momento.

¿Por qué es más satisfactoria?

  • Porque no hay que dedicar esfuerzo para convencer o engañar a nadie, las ideas son comunes y compartidas.
  • Porque la eficiencia es palpable desde el inicio.

Tenemos capacidad para hacerlo -concluyó Rufino Hernández-. Nosotros ya estamos en camino. Con BIOTOP. Pero se necesita creer y se necesita sumar”.

BIOTOP es un proyecto que pretende crear un sistema edificatorio competitivo, con etiqueta -BIO y altas prestaciones, basado en el uso masivo de madera local, que permita una producción industrializada.

El sistema edificatorio estará compuesto por componentes que alcancen un elevado grado de ecoeficiencia (con reducción de impacto, renovables, reciclados, reciclables y etiquetable como -BIO).

Utilizará paneles estructurados de madera con material aislante biobasado y ofrecerá la posibilidad de revestimiento con componentes de madera tratada sin materiales tóxicos. La fabricación será industrializada avanzada mediante un proceso integrado ajustado a las necesidades de la economía circular.

Autor:


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.