Oscar Monedero, Secretario de FEEC : “El bungalow de madera ha desestacionalizado el camping»

En España existen actualmente en torno a 1.250 campings, y la Federación Española de Empresarios de Camping y Parques de Vacaciones acoge a 680 de todo tipo; grandes, medianos y pequeños, turísticos y de propiedad principalmente.

 

Con un servicio jurídico especializado en el mundo del camping, la Federación defiende los intereses de este colectivo empresarial. Integrada en la Federación Europea de Camping, la FEEC, promociona las instalaciones de sus socios en ferias dentro y, sobre todo, fuera de España.

 

Oscar Monedero, Secretario Técnico de la Federación Española de Empresarios de Camping y Parques de Vacaciones, nos expone a continuación el margen de negocio que genera y podría generar en el futuro el bungalow de madera en los camping de nuestro país.

 

¿Da la talla España en el ranking europeo del camping?

 

España cuenta con más de un millar de camping; muchos de ellos ubicados en la costa mediterránea. Es difícil que los clubes automovilistas de Alemania y Holanda no premien cada año a algún camping español. Estamos bien considerados en el extranjero.
Si nos comparamos con Francia, referencia campista en Europa con cerca de 9.000 campings, tenemos mucho que mejorar cualitativa y cuantitativamente. No es cuestión baladí, porque numerosas empresas especializadas trabajan en torno al camping, prestándole servicios y abasteciendo la instalación (caravaning y bungalows, parques infantiles, piscinas climatizadas e incluso inmobiliarias…), y esto genera mucho negocio y puestos de trabajo.

 

¿Cuál es la tipología del cliente del camping español?

 

Básicamente familiar. Sin embargo, dependiendo de la época del año, una vez concluido el verano, desde octubre hasta marzo podemos encontrar en la mayoría de los camping de Andalucía, Murcia y Comunidad Valenciana una ocupación muy buena de jubilados, normalmente ingleses, alemanes y holandeses, con un poder adquisitivo interesante, que los llenan con estancias largas, de varios meses, buscando el sol y huyendo del frío de sus lugares de origen.

 

¿Afecta a la marcha del sector la diversidad de normativas por comunidades autónomas?

 

La normativa general para España data de 1966. Con la irrupción de las comunidades autónomas, y sobre todo tras la transferencia de las competencias en turismo a las mismas, hoy tenemos un escenario legal complejo y variado, con una base común para todo el territorio, aunque también con situaciones paradójicas como son distintos criterios y denominación para la clasificación de la calidad o, lo que afecta particularmente a la construcción en madera, al porcentaje de admisión de bungalows (Cantabria o Valencia están a un 50%, mientras que otras comunidades admiten un 20, un 30 ó un 35 por ciento).

 

Explíquenos, por favor, cómo evoluciona el fenómeno del bungalow en el camping español.

 

Para la mayoría de los empresarios del camping, el bungalow está suponiendo un negocio emergente. La prueba es que cada año renuevan y amplían su número de instalaciones fijas. Yo entiendo que el cupo no excederá en ningún caso el 50% pero, ya en estos momentos, el bungalow de madera juega un papel muy relevante en el camping español. Algunas instalaciones disponen de más de cien unidades, con una renovación regular. He oído a muchos empresarios que en temporada alta tienen todos ocupados y, cuando llega el frío, defienden su negocio con numerosas reservas de bungalows.

 

¿Es rentable un bungalow para el empresario del camping?

 

Sin duda, el bungalow de madera se ha convertido en la principal fórmula de desestacionalización del camping. Con una ocupación media de 120-150 días al año es posible amortizar en un año y medio un bungalow cuyo coste sea de 15.000 – 18.000 euros. La gran ventaja que el propietario está viendo en el bungalow es que está atrayendo a un público que antes no pisaba un camping, pero a quien hoy día le resulta atractivo pasar unos días al aire libre, en una cabaña de madera. El bungalow ha traído al negocio del camping un público que desconocía esta fórmula de ocio y vacaciones. La fórmula está teniendo tanto éxito que incluso está suponiendo una competencia para cierto tipo de alojamientos rurales, porque un camping ofrece servicios añadidos que sólo están a su alcance.

 

¿Cómo es el bungalow tipo que podemos ver en el camping español?

 

Hay muchos tipos. Hace años se contaba con los dedos de una mano el número de empresas proveedoras de este producto. Hoy día son muchas, y la competencia ha hecho que diseño, calidad y prestaciones hayan mejorado mucho.

 

¿Qué caducidad tiene un bungalow de madera en un camping?

 

Depende por supuesto de la calidad. Lógicamente, en un establecimiento turístico de uso intenso como es el camping, el bungalow precisa de mantenimiento y una rotación regular, según el modelo. El propietario no busca tanto durabilidad como rentabilidad e, igual que ocurre con los coches, el fabricante también encuentra interesante reponer y servir cada cierto tiempo su producto mejorado y modernizado a su cliente.

 

Y la móvil-home, ¿tiene recorrido en el camping español?

 

Poco a poco, el cliente fijo o habitual de un camping que pasa largas estancias en una caravana se plantea adquirir una casa móvil, porque pagando un alquiler disfruta de un alojamiento en fines de semana y veraneo. Esta fórmula depende en gran medida de la normativa local y del propio camping.