Periódico digital para la industria española de la madera y el mueble +34 676 330 360 [email protected]
Advertisement

TECNIFUSTA ejecuta diversas obras en Cataluña

Preparada técnicamente para resolver cualquier requerimiento con madera estructural.

Consumado el cambio generacional en la prestigiosa empresa de L’Escala (Girona), Jordi Figueras sucede a su padre Lluis al frente de TECNIFUSTA; especialista en la ingeniería y montaje de estructuras de madera.

 

Preparada técnicamente para resolver cualquier requerimiento con madera estructural, TECNIFUSTA viene realizando obras diversas, principalmente en Cataluña; en cuanto a tamaño, complejidad, uso y clientela.

 

Desde cubiertas para grandes luces, a techos móviles, puentes y pasarelas, módulos de madera, pérgolas con su carpintería complementaria… y también reparaciones de cubiertas antiguas o dañadas.

 

Implicada y comprometida con la construcción con madera, TECNIFUSTA es miembro de la Asociación de Fabricantes de Madera Laminada de España (AFML), integrada en FEIM (Federación Española de Industrias de la Madera), y trabaja día a día muy ligada a la Associaciò de la Fusta Estructural (AFE) y el Institut Català de la Fusta (INCAFUST).

 

Ahora, la empresa de L’Escala ahonda en su vocación formativa, teórica y técnica, y ha organizado, en colaboración con la Fundació Universitat de Girona, el curso de postgrado «Anàlisi i Càlcul Estructural en Fusta».

 

«La madera está en un buen momento -afirma convencido Jordi Figueras-. Ojalá las empresas que seguimos activas no lo estropeemos compitiendo por precio y recortando la calidad, porque sólo conseguiríamos que, una vez más, durante un largo tiempo, la gente no quisiera ni oír hablar de la madera».

 

Según el gerente de TECNIFUSTA, sus clientes están dispuestos a pagar un plus por la madera, cuando ante un proyecto se hace una comparativa de costes y prestaciones con otros materiales alternativos.

 

«La madera ya está puesta en el mapa -asevera Lluis Figueras, fundador de la empresa gerundense-. Ahora nos toca mantener su prestigio y mejorar su cuota en el mercado».

 

 

 

 

 

Con poca actividad y unos márgenes muy ajustados, en TECNIFUSTA preocupa, más que la crisis, las consecuencias de la crisis… «Malvender y hacer chapuzas podría condenar al sector a una nueva travesía del desierto -concluye Jordi Figueras-. Por el contrario, si seguimos haciendo las cosas bien, los técnicos exigen calidad y se racionalizan el trabajo y el mercado, tendremos un futuro y un camino de progreso».