ASEMFO opina sobre los incendios de estos días

El año 2022 tendrá cifras altas, por las circunstancias climáticas tan adversas.

Desde ASEMFO lamentamos profundamente el fallecimiento de las dos personas en esta campaña y enviamos nuestro más sincero pésame a sus familias. Descansen en Paz. Deseamos una pronta recuperación a los heridos.

La Asociación traslada también todo su agradecimiento al conjunto de profesionales, administraciones y empresas que están luchando incansablemente frente a los incendios forestales.

España es un país mediterráneo en el que los incendios forestales van a existir siempre. Las altas temperaturas, la falta de humedad y el viento son condiciones habituales en la época estival, que agravan el riesgo de incendios, situación que se refuerza este año por la sequía que sufre el occidente peninsular. El calentamiento global y el incremento de la masa forestal aumentan los riesgos a medio plazo.

El año 2022 tendrá cifras altas, por las circunstancias climáticas tan adversas

Estos datos no deben llevar a la confusión de que la superficie forestal arbolada se reduce. Muy al contrario, la superficie forestal arbolada en España y el tamaño de sus árboles se incrementa muy significativamente, de forma continua, desde los años 50.

España cuenta con operativos de prevención y extinción de incendios forestales, con muy buenos medios técnicos y humanos formados y competitivos. Son ya muchos los años luchando contra los incendios en nuestro país. La capacidad de extinción se encuentra en sus niveles máximos.

Masa forestal cada vez hay más. Los bosques nunca pueden quedar abandonados a su suerte, necesitan gestión

La gestión forestal asegura nuestras masas arboladas contra los incendios forestales, los procesos actuales de desertificación o las consecuencias del cambio climático, además de ofrecer un sensible incremento de su valor ecosistémico y de aumentar el número de puestos de trabajo en el medio rural.

ASEMFO propone las siguientes medidas para la prevención y extinción de incendios forestales:

  • Incremento sustancial y estabilidad de la inversión en el sector forestal, en los trabajos de gestión.
  • Fomento del aprovechamiento sostenible e integral de las potencialidades de los montes, favoreciendo la implicación del tejido empresarial, la protección de la biodiversidad y la generación y mantenimiento de empleo en las áreas rurales.
  • Gestión y aprovechamiento de la biomasa forestal. Medidas fiscales para el desarrollo de los biomateriales, biocombustibles y la bioenergía o la definición de primas que cubran su obtención y aprovechamiento, contribuyendo así a la reducción de combustibilidad del monte.
  • Simplificación legislativa y administrativa para las actividades forestales.
  • Impulso a la ganadería extensiva.

La disminución de combustible, la ordenación técnica de nuestras masas forestales, su adecuación ante el elevado riesgo de incendio, pero sobre todo la presencia de miles de trabajadores convertirían al monte en la fuente directa de sus recursos económicos familiares, lo cuidarían mucho mejor y harían que fuera mucho más difícil iniciarse un fuego.

Nos quedan unos meses duros, con riegos de incendios muy graves. Todos debemos extremar las precauciones. Sólo deseamos que no haya más víctimas y enviamos todo nuestro apoyo a los operativos.