viernes , 24 de mayo de 2019

Suso Represas, vicepresidente de la Asociación Forestal de Galicia.


Bajo el lema “No somos el problema, somos la solución”, la Asociación Forestal de Galicia (AFG) participará en una manifestación convocada para este domingo en Santiago de Compostela, en la que también estarán otros grupos que viven o tiene relación directa con el monte.

En Galicia existen dos millones de hectáreas de superficie forestal, de las cuales 1.300.000 corresponden a particulares, de las que, a excepción de las de la zona norte de la Comunidad, “están básicamente abandonadas, ya que son un problema para sus propietarios”, asegura Suso Represas, vicepresidente de la Asociación Forestal de Galicia y presidente de la comunidad de montes de Xinzo. Las otras 700.000 hectáreas pertenecen a 3.000 comunidades de montes.

“El monte no se queja, ni da votos, por eso vivimos esta situación de abandono”, se lamenta Represas. Con la manifestación pretender reclamar un proyecto claro por parte de la Administración para la superficie forestal. Para la Asociación Forestal de Galicia es prioritario que el futuro Plan Forestal se centre en reducir el abandono y favorecer la gestión activa del monte. Centrándose en promover la silvicultura activa, favoreciendo la inversión en la gestión forestal sostenible con incentivos fiscales y apoyando el alivio generacional.

 

AFG ha convocado una manifestación el domingo en Santiago de Compostela, apoyados por los distintos colectivos relacionados con el monte.

 

“El rural de Galicia merece un futuro y somos nosotros los que tenemos que construir, defendiendo actividades y servicios que ayuden a fijar población para mantener un rural vivo y activo”, asegura el vicepresidente de la AFG. Bajo esa premisa afirma que “quieren un rural productivo y sostenible como garantía de respeto al medioambiente, para mantener un Patrimonio Natural que sea motivo de orgullo para todos los gallegos”. Recordando que “sin el sector primario, sin su trabajo diario, sin sus pastos, cultivos, tierras de labor que actúan de cortafuegos naturales, no hay protección posible contra las olas de incendios catastróficas que amenazan todos los veranos la superficie forestal de Galicia”.

Además Represa aboga por el uso de la biomasa en Galicia, tal y como ya se hace en Castilla y León. “Cómo es posible que estemos la gran mayoría de las viviendas con petróleo cuando aquí tenemos en abundancia un recurso como es la biomasa. Su utilización serviría para generar empleo y asentar población en las zonas rurales, reducir emisiones de dióxido de carbono y amortiguar el riesgo de incendios forestales, debido a que el monte está más limpio”, enumera.

MAS MEDIDAS

La manifestación en Santiago de Compostela no es la única medida puesta en marcha por la Asociación Forestal de Galicia. Ya el verano pasado se invitó a representantes de los cuatro grupos políticos que tienen presencia en el Parlamento Gallego a conocer sobre el terreno la verdadera situación del mundo rural.

 

La ASOCIACION FORESTAL DE GALICIA reivindica que el futuro Plan Forestal recoja las demandas del sector

 

“Les enseñamos el trabajo que hemos llevado a cabo en los últimos 40 años, además de hacerles ver la problemática forestal sobre el terreno”, rememora Represa. “El nivel de desconocimiento del sector forestal en los representantes de los cuatro grupos políticos era evidente, pero sí mostraron interés y se comprometieron a recoger nuestras propuestas, veremos si al final son aprobadas, de no ser así tendremos que seguir reivindicando por el mundo rural y la gestión forestal con más movilizaciones en la calle”, añade.

El presidente de la comunidad de montes de Xinzo reconoce que, a raíz de los incendios del pasado octubre en Galicia, hay un punto de inflexión en el sector forestal. “Se está generando un fuerte debate y vamos a ver si eso conlleva a una nueva política forestal que recoja las demandas del sector con el consenso de todos los colectivos implicados en el monte. Estamos esperanzados en ello”, insiste.

Cabe recordar que el pasado 26 de mayo, la Asociación Forestal de Galicia celebró su asamblea, donde abordó el impacto de los reglamentos autónomos de prevención de incendios en los propietarios.

Para la Asociación, las normas de prevención de incendios constituyen un intento de imponer a los propietarios del bosque responsabilidades que deben ser comunes en toda la sociedad. “Sacaron esa normativa, pero saben que no se puede cumplir. Lo que nosotros queremos es que se apueste por un mundo rural vivo, donde la gente pueda vivir y trabajar en el monte todo el año”, concluye Suso Represa.

 

Autor:


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.