viernes , 22 de febrero de 2019

La separación, por parte de la Xunta, de la estrategia pública de prevención y extinción de incendios de la planificación y ordenación del monte es uno de sus grandes logros.


La cadena de valor forestal de Galicia, representada por José Manuel Iglesias, presidente del Cluster da Madeira e o Deseño de Galicia; Francisco Dans, director de la Asociación Forestal de Galicia; Jacobo Feijóo, secretario general de Asefoga; Isabel Álvarez, presidenta de Vifoga; y José Carballo, presidente de Monte Industria, ha compartido con los periodistas un desayuno con el objetivo de mostrar los grandes retos alcanzados durante el año que finaliza, así como mostrar lo que esperan del nuevo ejercicio.

Una de las grandes alegrías del año que termina es la consecución de una de las aspiraciones históricas del sector: la separación por parte de la Xunta de Galicia de la estrategia pública de prevención y extinción de incendios de la planificación y ordenación del monte. La separación de presupuestos y objetivos en una dirección general diferenciada es fundamental para la cadena para conseguir poner en valor el medio rural. En este sentido, los interlocutores indicaron que se trata de una oportunidad para la cadena y valoraron muy positivamente el nombramiento de José Luis Chan que estará al mando de la dirección xeral de planificación y ordenación forestal.

Otro de los grandes hitos alcanzados en clave de cadena en este 2018 es el acuerdo histórico para impulsar la recuperación de los bosques de pino en Galicia. La firma de un convenio de colaboración firmado por 51 entidades de la cadena de la madera supone uno de los grandes acontecimientos, gracias al que se definirán precios mínimos para la madera sin nudos de calidad y promoverá la mejora genética de las coníferas y un buen manejo silvícola de los pinares. En este sentido, se indicó que se trata de uno los grandes retos que tiene por delante la nueva dirección de planificación y ordenación forestal.

 

 

En otro orden, la cadena valora muy positivamente el primer año operativo de la Axencia Galega da Industria Forestal y confía en continuar, de manera estrecha, la colaboración activa entre todos las entidades que conforman la cadena.

Cuando a la rentabilidad del monte se le ponen trabas, se le está abocando al abandono y a los incendios.

Otro de los temas de interés que se abordaron en este encuentro fue la necesidad de superar los problemas del abandono rural. En este sentido, la cadena se muestra unánime al afirmar que la única manera de garantizar esa protección del medio rural es asegurando su sostenibilidad económica. Cuando a la rentabilidad del monte se le ponen trabas, se le está abocando al abandono y a los incendios.

Además, se puso de manifiesto la importancia de la certificación forestal para conseguir alcanzar la sostenibilidad económica a través de la generación de valor y de una mayor calidad del producto forestal asociada a una gestión ambientalmente apropiada y socialmente beneficiosa.

Finalmente, en términos económicos, se espera que la facturación conjunta del sector en este ejercicio se incremente entorno al 5% o al 8% respecto a 2017, donde la facturación superó los 2.200 millones de euros.

 

 

GRANDES RETOS AÑO 2019

La cadena de valor forestal expuso como grandes retos para el próximo año, desde el punto de vista de XERA, un Plan Estratégico que apoye la formación en la cadena; el fomento del diseño y el trabajo con las empresas del contract; la atracción de inversiones en bioeconomía y la contribución a la simplificación administrativa.

Por otro lado, a la nueva dirección de planificación y ordenación forestal se le solicita un sistema de información económica de la Galicia forestal; simplificación del inventario forestal, así como la necesidad de completar el Inventario Forestal Nacional con un sistema de estadística y análisis profundo para Galicia. Además, se espera una movilización de las tierras en el rural y un apoyo decidido a la iniciativa civil de revitalización de las coníferas.

 

 

Otro de los grandes retos para 2019 está en la transferencia de los montes de gestión pública a sus propietarios; la compensación a los montes que no son rentables económicamente y, finalmente, se hizo un llamamiento a la Administración y a las empresas para poner fin a la madera que llega a Galicia sin cumplir los requisitos de trazabilidad. En este sentido, la certificación forestal está cambiando el mundo en cuanto a su defensa de la sostenibilidad.

Ya para terminar, los integrantes de la cadena de valor forestal confían que, en el próximo ejercicio, la facturación conjunta del sector continúe la senda de crecimiento iniciada hace unos años.

Autor:


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.