Periódico digital para la industria española de la madera y el mueble +34 676 330 360 [email protected]
Advertisement

La Diputación de Guadalajara aprueba ayudas de 15.000 euros dirigida a resineros

Cada uno de los resineros recibirá una ayuda que podrá llegar hasta los 1.250 euros por explotación.

La Diputación Provincial de Guadalajara ha aprobado la convocatoria de subvenciones para iniciativas emprendedoras en el medio rural, dirigidas a resineros de la provincia de Guadalajara para el año 2020, que en la actualidad superan la veintena repartidos en diferentes municipios. El mayor grupo de resineros de la provincia se engloba en la comarca de Molina, donde podemos encontrar a personas que trabajan en la resina en las localidades de en Iniéstola, Semillas, Alcolea del Pinar, Torremocha del Pinar, Anguita, Molina de Aragón, Torete, Selas y Corduente.

“El objeto de la presente Convocatoria es la concesión de subvenciones para autónomos del sector resinero, favoreciendo de esta manera las iniciativas emprendedoras en el medio rural”, aseguran desde la Diputación. De este modo, podrán ser beneficiarios de las subvención los trabajadores de la resina que lleven a cabo su actividad en alguno de los núcleos de población de la provincia de Guadalajara, que estén dados de alta en el Régimen Especial de Trabajadores Autónomos en el momento de efectuar la solicitud de ayudas.

La cuantía total máxima de la subvención asciende a 15.000 euros. Las subvenciones se financiarán con cargo a la Partida “Subvenciones Resineros”, del Presupuesto de Gastos de la Diputación Provincial para el año 2020. Cada uno de los resineros recibirá una ayuda que podrá llegar hasta los 1.250 euros por explotación. Así, se darán 800 euros más a la explotación superior a 4.000 pies; se otorgarán 1.000 euros más a la explotación superior a 5.000 pies; y le corresponderán 1.200 euros más a la explotación superior a 8.000 pies.

“Gracias a este proyecto, unos 20 resineros –de unos 10 municipios diferentes- recibirán una ayuda hasta los 1.250, que es el máximo que se establecía para conceder a cada solicitante, con el fin de fomentar en la provincia de Guadalajara las iniciativas emprendedoras en el medio rural dado su interés socio-económico, demográfico y medioambiental”, indican desde la Institución provincial.

Son gastos subvencionables el alquiler satisfecho por el resinero al propietario de los pinos explotados, gastos de explotación, compra de materiales, gastos de desplazamiento a la Planta de transformación, las aportaciones al fondo de mejoras y gastos de la Seguridad Social, correspondientes al período comprendido desde el día 1 de enero al 31 de octubre de 2020.

Para poder beneficiarse de dichas ayudas, los resineros deben cumplir una serie de requisitos como que la actividad se desarrolle en un núcleo de población de la provincia, tener domicilio fiscal en la provincia de Guadalajara, que el solicitante no se encuentre inhabilitado para recibir ayudas o subvenciones de la Administración Pública y no esté en curso en ninguna de las circunstancias recogidas en la Ley 38/2003, de 17 de noviembre, General de Subvenciones, que le impida obtener la condición de beneficiario, y que el beneficiario se encuentre al corriente en sus obligaciones con la Agencia Tributaria, con la Seguridad Social, con Diputación Provincial y con el Servicio de Recaudación Provincial, en el momento de la solicitud.

Desde la Diputación llevan varios años tratando de impulsar este oficio a través de diferentes iniciativas como cursos de formación o jornadas divulgativas. La intención es que se recupere y afiance un oficio que fue muy importante en la provincia pero que se perdió hace varias décadas.