La gestión forestal sostenible, indispensable para mejorar el hábitat y la biodiversidad

La certificación forestal PEFC en España cuenta con 2.440.331 hectáreas de monte certificado gestionadas de manera responsable por 43.727 selvicultores.

PEFC España celebró la semana pasadas su 29ª Asamblea General, en la que se dio a conocer a los socios los avances en certificación forestal y las distintas acciones que se han desarrollado para posicionar la gestión forestal sostenible como indispensable en la lucha contra el cambio climático y la consecución de los Objetivos de Desarrollo Sostenible 2030.

La certificación forestal PEFC en España cuenta con 2.440.331 hectáreas de monte certificado gestionadas de manera responsable por 43.727 selvicultores, propietarios y gestores forestales. Estas cifras suponen un incremento neto de 16.969 nuevas hectáreas y del 4,43% de selvicultores activos en el primer cuatrimestre de 2021, reflejando así la efectividad de la certificación para el fomento de la adicionalidad que supone la gestión activa y aprovechamiento sostenible de los montes.

La certificación forestal juega un papel fundamental en la conservación y el mantenimiento del territorio, el fomento de la biodiversidad, la mitigación del cambio climático, el empleo verde y el desarrollo rural.

Asimismo, el compromiso de las empresas que ofrecen productos responsables y apuestan por la certificación forestal PEFC quedó reflejado en los datos ofrecidos por la asociación con 1.569 empresas certificadas en cadena de custodia.

Los socios de PEFC España, entre los que se encuentra la propiedad forestal pública y privada, la industria, asociaciones regionales, colegios profesionales, fundaciones y centros tecnológicos, entre otros, dieron a conocer sus perspectivas, inquietudes, motivaciones y líneas de acción para el sector forestal y la certificación PEFC, así como los retos de futuro.

Durante el diálogo, se destacó el papel de la gestión forestal sostenible como vía hacia nuevas líneas de financiación dirigidas a la compensación de emisiones de carbono, una oportunidad para el territorio, los gestores públicos y los privados. Conseguir afianzar y regular la certificación forestal en el mercado de derechos de emisión, no solo mediante nuevas plantaciones, sino a través del aprovechamiento eficiente de los recursos ya existentes, es otro pilar fundamental para promover una recuperación beneficiosa para todos.

En este sentido, la puesta en valor de los servicios ecosistémicos, la multifuncionalidad del monte y las actividades sociorrecreativas son otros retos para la certificación forestal, así como conciliar los aspectos de conservación y uso sostenible de las masas forestales en nuestro país. Concluyeron, además, que la gestión forestal sostenible es fundamental para el cuidado del monte y la mejora del hábitat y su biodiversidad.