Concluye el Foro Global Territorios y Sostenibilidad

Desarrollo rural, convergencia en modelos de gestión del territorio y participación social son las claves de la gestión forestal sostenible del futuro.

En el Año Internacional de los Bosques, más de 400 expertos internacionales en gestión forestal y del territorio han participado, del 21 al 26 de marzo en Burgos, en el Foro Global Territorios y Sostenibilidad.

 

Estas son las conclusiones principales del encuentro:

 

– Los bosques son fundamentales para la vida:

 

* de las personas que los habitan y aprovechan sus recursos (mil millones en todo el mundo) y de los que viven en ciudades y se benefician de sus servicios ambientales.

 

* de las especies animales y vegetales que los pueblan.

 

* por el enorme y valiosísimo material genético que albergan.

 

* por su valor ecosistémico, como un territorio complejo y diverso.

 

– Los bosques aportan productos renovables cuyo aprovechamiento permite la fijación de la población rural y su desarrollo. Pero, además, ofrecen servicios ambientales de los que se beneficia toda la sociedad, por ejemplo: son una herramienta básica en la lucha contra el cambio climático, conservan más del 70% de la biodiversidad terrestre, evitan la erosión de la tierra fértil y son fundamentales en la producción de agua, entre otras cualidades.

 

– La gestión forestal pasa por un aprovechamiento sostenible de los bosques, por el mantenimiento de las poblaciones más directamente ligadas a ellos, por la conservación de sus valores naturales y por el pago de los servicios ambientales que prestan.

 

– Es imprescindible un marco legislativo que establezca los límites, los objetivos y las herramientas que nos ayuden a alcanzar la gestión sostenible del territorio. Sin embargo, estas leyes y planes no son suficientes para lograrlo si no cuentan con el conocimiento y respaldo de la población. Es necesario añadir a estas leyes modelos voluntarios y participativos de gestión del territorio como, por ejemplo, los Bosques Modelo. El futuro de la gestión sostenible de nuestros territorios pasa por modelos sociales participativos en los que las comunidades locales sean los actores principales como vertebradotes del territorio.

 

– En la actualidad conviven distintos enfoques de gestión territorial: Bosques Modelo, Reservas de Biosfera, distintos modelos de espacios naturales protegidos… Todos ellos trabajan por alcanzar la meta de la gestión sostenible del territorio, aunque de forma diferente. Es preciso una convergencia entre todos ellos, de forma que se reconozcan, incorporen a sus respectivos modelos de gestión las ventajas y sus respectivos puntos fuertes.

 

– Graves problemas globales como la crisis alimentaria o el cambio climático hacen imprescindible una mirada global al territorio, con una producción de calidad orientada a los mercados, a la vez que se reconoce el valor de los servicios ambientales sin distorsionar los mercados internacionales y con ello las opciones de futuro de los países en vías de desarrollo.

 

– Es imprescindible hacer un esfuerzo en comunicación para que toda la sociedad, la rural y la urbana, sea consciente de la importancia de establecer un nuevo marco de gobernanza que cohesione el territorio y que entienda el paisaje como la base donde se dan simultáneamente valores naturales, una presencia social estable y vertebrada y la imprescindible viabilidad económica. Y en este territorio los bosques juegan un papel fundamental.

 

– para impulsar los avances en la gestión sostenible del territorio, es imprescindible que las actuaciones comiencen inmediatamente, sin esperar a disponer de las soluciones teóricas completas. Por ello la Red Internacional de Bosques Modelo compromete para el periodo 2011-2014 la realización de actuaciones concretas de alcance global en los terrenos de:

 

* el cambio climático: la medición de las contribuciones de los bosques a su mitigación y la valoración de las mismas por las sociedades.

 

* la puesta en valor de los bienes y servicios de los ecosistemas, de forma que contribuyan a la sostenibilidad de las comunidades forestales.

 

* la gestión del conocimiento existente en los territorios para que, aunado con la mejor ciencia disponible, contribuya al mejor progreso en los dos campos anteriores.