MIME realiza la clasificación visual de la madera de roble americano

El objetivo de la Mesa Intersectorial de la Madera de Euskadi es establecer su resistencia para la edificación.

Tras finalizar el informe de caracterización mecánica de vigas de gruesa escuadría de pino radiata, la Mesa Intersectorial de la Madera de Euskadi (MIME) ha puesto en marcha la realización de un estudio técnico de clasificación visual de la madera de roble americano de Euskadi para establecer su resistencia en uso estructural y sus capacidades para la edificación.

 

Para la realización del estudio la MIME cuenta con la colaboración de la Diputación Foral de Gipuzkoa, que financia el 50% del proyecto.

 

La Mesa Intersectorial de la Madera de Euskadi, que trabaja para potenciar el desarrollo del sector forestal de Euskadi, ha solicitado a CESEFOR la clasificación visual resistente del roble americano de Euskadi. El objetivo es establecer la clase resistente de esta madera para uso estructural, ya que utilizar madera local es fundamental para reactivar el sector forestal y para contribuir al desarrollo económico, además de ser coherentes con un criterio básico de sostenibilidad y eficiencia energética.

 

Para dejar patente la garantía de calidad de nuestra madera, el primer paso es clasificar sus características. Con este fin la MIME ha promovido varios informes técnicos de caracterización mecánica para clasificar las maderas con la normativa estatal y europea. Es el caso del recién presentado «Informe de caracterización mecánica de vigas de gruesa escuadría de pino radiata del País Vasco», realizado por el INIA (Instituto Nacional de Investigaciones Agrarias de Madrid).

 

Con los diferentes ensayos se obtienen los datos de resistencia a flexión, módulo de elasticidad local, módulo de elasticidad global y densidad. Se analizan los datos y se obtiene la clase resistente de la muestra, que será la herramienta que permita a los aserraderos clasificar estructuralmente su madera.

 

Para la realización del estudio se van a ensayar tres lotes de 45 vigas cada uno, siendo las medidas las siguientes: las pequeñas de 14*8*300, las medianas de 15*10*350, y las grandes de 20*15*400. Para asegurar la representatividad geográfica de la muestra, debe asegurarse que el material de ensayo se fabrica con al menos tres orígenes geográficos de procedencia dentro de la zona objeto del estudio. La serrería gipuzcoana Goikoetxeandia ha sido la encargada de suministrar el material para los ensayos.

 

Con estos trabajos la MIME busca potenciar el uso de la madera local en la edificación, puesto que son informes oficiales que garantizan las capacidades del material y validan sus excelentes cualidades. Dada la importancia del proyecto la Diputación Foral de Gipuzkoa se ha hecho cargo del 50% de la financiación.