jueves , 12 de septiembre de 2019

Manuel Lobo, de FINSA, explica cómo han creado una guía de sistemas constructivos con madera.


En FINSA siempre han apostado por la gestión forestal sostenible y los sistemas constructivos de madera. “La madera es un material fuerte para la construcción”, señalan. Por ese motivo, en 2018 presentaron una guía de sistemas constructivos con madera y ofrecen asesoramiento técnico.

“La verdad es que no es el material mejor posicionado en el mercado de la construcción, pero si es cierto que últimamente a haber mayor interés por trabajar con ella”, afirma Manuel Lobo, responsable de construcción de madera de Finsa.

Muchos arquitectos usan el material en puertas, ventanas, interiores, pero para las estructuras aún dudan de su durabilidad, resistencia, acústica o de los ataques de las termitas y carcoma. “Convencer a promotoras y clientes del buen uso para la construcción es uno de los grandes problemas que afrontamos en la actualidad los que apostamos por la construcción en madera”, indica.

Lobo apunta que para salvar esas barreras y tópicos, lo que hay que apostar es por potenciar la formación tanto a profesionales del sector como a estudiantes, clientes, promotores… “Hay que pensar que una construcción en madera no es una cabaña de troncos y para ello hay que cambiar la cultura y visión que existe por gran parte de la sociedad”, recuerda.

Stand de FINSA en Rebuild 2018.

Otra barrera con la que se encuentra el sector, tal y como reconoce Lobo, es que al ser tantos agentes en el mundo de la madera, hay muchas voces y cuenta ponerlas todas en común. Además, también faltan grandes industrias en el sector. “El sector forestal tiene que avanzar y estar preparado para abastecer de madera al mercado”, añade.

Del mismo modo, el responsable de Finsa, esgrime que hay que exigir que la madera que se utiliza esté certificada, que se estén cuidando el bosque. “Es muy importante divulgar la gestión forestal sostenible y comunicar el origen legal de la madera”.

Otro de los hándicap actuales es la normativa. “La normativa tampoco ayuda y hay que ponerse las pilas en ello. No tuvimos normativa propia de cálculo de madera hasta el año 2006, mientras que el acero y el hormigón si han tenido normativa propia”, afirma Lobo.

Para finalizar, asegura que “somos un sector que tenemos mucho por hacer. Tenemos que seguir dando pasos. Otros materiales se han puesto las pilas en la industrialización y nosotros debemos avanzar en ello”.

Autor:


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.