Un informe oficial desvela las excelentes propiedades del Pino Radiata para la construcción

La Mesa Intersectorial de la Madera de Euskadi (MIME) ha presentado el resultado de los estudios de caracterización mecánica de vigas de gruesa escuadría de pino radiata del País Vasco, para uso estructural.

El informe, elaborado por el Instituto Nacional de Investigación y Tecnología Agraria y Alimentaria (INIA), a petición de MIME, supone la clasificación de la madera de pino radiata con la norma española y también con la norma alemana, la más extendida en Europa. Del estudio se deduce que la asignación de clase resistente de la madera de gruesa escuadría de Pino radiata, de procedencia el País Vasco, es C20.

 

La Mesa Intersectorial de la Madera de Euskadi ha promovido los ensayos de grandes escuadrías por ser elementos de construcción muy común en las empresas del País Vasco. Los resultados obtenidos de las pruebas son clarificadores. Evidencian que la madera de pino radiata de gruesa escuadría constituye un material de propiedades mecánicas (C20) muy apropiadas para el trabajo estructural, que puede ser clasificado visualmente con éxito mediante la norma UNE 56544 y evaluado de forma fiable mediante la aplicación de diferentes métodos no destructivos existentes en el mercado. En España existe la norma UNE 56544 donde se establecen los criterios a tener en cuenta para obtener una clasificación resistente de las vigas de madera mediante una inspección visual. Como resultado se obtiene una clase MEG (madera estructural de gruesa escuadría) o material no apto para el uso estructural, denominado rechazo. Esta normativa ha sido aplicada en la muestra de estudio. Así mismo existe una norma de uso muy extendido en Europa, la de origen alemán DIN 4074, organizada en función del uso al que vaya dirigida la madera así como de sus dimensiones. Debido a que el uso estructural de la madera de gruesa escuadría puede ser superior al ámbito nacional, se consideró conveniente hacer un esfuerzo y aplicar también los criterios clasificatorios definidos en la norma alemana, determina el informe.

 

Ahora desde la Mesa Intersectorial de la Madera de Euskadi se va a trabajar para difundir estos excelentes resultados entre el sector y también entre arquitectos e ingenieros para que incluyan el pino radiata entre sus materiales de uso en construcción. «Este informe viene a ser el colofón de más de 25 años en los que se lleva caracterizando la madera de Pinus radiata. Todos los proyectos han sido fruto de una eficaz colaboración público-privada y el prescriptor va a valorar positivamente este estudio por las garantías derivadas de la ejecución del mismo por una entidad del prestigio del INIA. El sector confía en que sirva de revulsivo y que en adelante todos consideren a la madera de Pinus radiata como un material competitivo con cuya utilización se visualizarán las enormes ventajas de dicho material, tanto de orden práctico como estético y medioambiental» destaca Manuel Araukua, presidente de la Mesa Intersectorial de la Madera de Euskadi.

 

Para la realización del estudio, dirigido y coordinado por el Doctor Ingeniero de Montes, Sr. Juan Ignacio Fernández golfín, el INIA recibió en el año 2009 por parte de MIME dos lotes compuestos por 70 vigas, con las siguientes dimensiones, el lote A de 250 x 150 x 4300 mm., y el lote B de 250 x 200 x 5000 mm. La muestra era representativa de la población del pino radiata en el País Vasco. Comprobado que el material estaba seco, preparado y dimensionado en sus cuatro caras, lo largo de 2010 se llevaron a cabo todos los ensayos, que han demostrado que la calidad real de la muestra es alta y homogénea atendiendo a los criterios de la normativa.

 

El trabajo de caracterización ha consistido en realizar, en una primera fase, ensayos no destructivos a través de una clasificación visual y clasificación por ultrasonidos de la madera de pino radiata. La metodología consiste en la valoración del paso de una onda ultrasónica a través del material, como indicador de la elasticidad de la pieza. De esta manera se conocen las propiedades del material sin dañarlo.

 

En una segunda fase se han realizado ensayos destructivos para obtener los valores de resistencia a la flexión así como la elasticidad de las vigas. Estas dos propiedades junto con la densidad, constituyen las propiedades indicadoras de la calidad mecánica del material, propiedades empleadas para la asignación a clases resistentes de la normativa. En cada viga se han obtenido los siguientes resultados: Módulo de elasticidad aparente en flexión (MOEg); módulo de rotura en flexión (MOR): densidad, obteniéndose de acuerdo con UNE-EN 408 de una sección libre de defectos tomada cercana a la sección de rotura; ubicación de la sección real de rotura: dibujo de la posición y tamaño de los defectos presentes en la sección de rotura.

 

En resumen, se puede concluir que la madera de pino radiata al ser de fibra larga está dotada de una elevada resistencia. Por otro lado el conocimiento de sus características anatómicas, físico-mecánicas y tecnológicas ha sido fundamental para comprender su comportamiento y potenciar sus innovadoras aplicaciones. Antes de ser puesta en servicio debe ser correctamente secada hasta la humedad de equilibrio higroscópico con las condiciones de uso, para evitar fendas y grietas. Tiene una reacción y resistencia al fuego que la hace apta para uso estructural. Dependiendo de las condiciones de uso se debe proceder al tratamiento preventivo para evitar el ataque de organismos xilófagos. Su contenido de resinas es bajo y es de alta porosidad, lo que permite la aplicación de tintes, barnices, lacados, acabados y tratamientos en profundidad. No es dura, lo cual facilita su mecanizado. Es de destacar que el pino radiata es una materia prima abundante que se produce de forma sostenible en Euskadi.

 

El sector forestal vasco y su industria se han preparado durante los últimos años para garantizar tanto a los usuarios de la madera como a los prescriptores y a la opinión pública la sostenibilidad de la gestión forestal que se practica en el monte, así como la correcta trazabilidad y custodia de la madera a su paso por los diferentes eslabones monte-industria-utilizador final, afirma Manu Araucua, presidente de MIME.