CONFEMADERA y el Secretario General de Industria y Pyme buscan soluciones de futuro para el sector

Medidas para la incentivación del consumo en el mercado interior y la aplicación de políticas industriales al sector, entre los temas tratados.

El Presidente de la Confederación Española de Empresarios de la Madera (CONFEMADERA), Francis Huidobro, se reunió el pasado día 5 de marzo con el Secretario General de Industria y Pyme, Luis Valero, para analizar la situación del sector madera-mueble, la aplicación de políticas industriales y buscar soluciones conjuntas para la promoción en el mercado interior que garanticen la viabilidad futura de las empresas que lo componen.

 

En el encuentro, en el que también estuvieron presentes el Director General de Industria y Pyme, Manuel Valle, el Presidente de la Federación Española de Empresarios e Industriales del Mueble (FEDERMUEBLE), José Blasco, y el Secretario General y la Directora de CONFEMADERA-FEDERMUEBLE, Francesc de Paula Pons y Beatriz del Castillo, respectivamente, se repasaron los principales resultados del sector en los últimos años, en los que se ha visto seriamente afectado por la crisis económica, así como las actividades llevadas a cabo hasta el momento en colaboración con el Ministerio de Industria, Energía y Turismo, como el Observatorio Industrial de la Madera, los planes de reindustrialización, financiación preferencial, desgravación por catálogos, prototipos y muestrarios, plan de apoyo al sector o el Real Decreto de control de importaciones, entre otros.

 

Ante la fuerte caída del empleo y la cifra de negocio sectorial, unida al incremento de la economía sumergida y la falta de financiación para las empresas, se hace evidente la necesidad de activación del mercado interior como salida para el sector. El sector necesita que se tomen medidas de incentivación del consumo que al mismo tiempo pueden conllevar una reducción de la economía sumergida, a través de medidas de deducción fiscal para obras de rehabilitación y reforma, incluyendo la compra de mueble, el IVA reducido para compra de mobiliario con etiqueta de calidad de garantía de producto y medidas que faciliten la financiación.

 

Otros aspectos planteados por CONFEMADERA durante la reunión con el Secretario General de Industria y Pyme fue el papel que la Empresa Nacional de Innovación (ENISA) puede jugar como facilitador en materia de promoción del diseño, créditos participativos, capital riesgo, etc., mediante los cuales las empresas puedan realizar uniones que les permitan ganar tamaño y mejorar de este modo su posicionamiento en el mercado. Así como el intento de acuerdo con IKEA, a instancias del Ministerio de Industria; las conversaciones con Leroy Merlin de cara a fomentar la presencia de productos españoles del sector en sus tiendas; o la importancia del control en aduanas de los productos importados en relación con la seguridad al usuario.

 

El sector español de la madera y el mueble cuenta con un gran peso dentro de la industria del país por su número de empresas, 29.550 (DIRCE 2011) y por el empleo que genera 157.200 trabajadores (EPA 4º trimestre 2011), con una cifra de negocio de 13.183,5 millones de euros y unas exportaciones anuales de 2.460,7 millones de €. Se trata de un sector constituido fundamentalmente por pymes que se ha visto gravemente afectado por la crisis: de 2008 a 2011 el número de empresas en el sector madera-mueble ha descendido un 18,3% (6.616 empresas menos), el empleo en el sector ha sufrido un descenso del 46,5% (136.757 empleos menos) y la cifra de negocio ha bajado de 2007 a 2010 un 44,1%, con una pérdida de 10.392,5 millones de euros.

 

En cuanto al comercio exterior del sector, entre 2007 y 2011 las exportaciones de la industria de la madera y el mueble bajaron un 12,9%, esto es 364,3 millones de euros.

 

Según el Presidente de CONFEMADERA, Francis Huidobro: «Las caídas en el empleo y la cifra de negocio del sector sufridas en los últimos ejercicios, unidas a la situación de estancamiento del consumo en el mercado interior, dan una idea de hasta qué punto la industria española de la madera y el mueble necesita un impulso para revertir estos descensos en sus principales magnitudes».