El doble de celulosa y el triple de papel con certificación forestal

Crece un 8% el CO2 almacenado en las plantaciones para papel.

El papel es natural y renovable porque crece en los árboles. Pero además el papel hace crecer los árboles, porque para fabricar papel se plantan y cultivan árboles, que generan empleo verde, absorben CO2 y ayudan a frenar el cambio climático, como se recoge en la Actualización 2013 de la Memoria de Sostenibilidad sectorial presentada por ASPAPEL.

 

– Las plantaciones de árboles para papel en España, ocupan 465.000 hectáreas y emplean a 22.225 trabajadores (5.570 empleos directos y 16.655 indirectos), con datos de 2012.

 

– Estos cultivos de madera para papel almacenan 29,6 millones de toneladas de CO2 equivalente en datos 2012, un 8,3% más que el año anterior.

 

– Para la fabricación de papel en España se utilizan al año 6.112.700 m3 de madera, de procedencia nacional en un 80%, según datos de 2012. El consumo de madera, en línea con la producción de celulosa, registra un ligero descenso del 0,2%.

 

España dispone de buenas condiciones climáticas y superficie baldía para el cultivo de fibra de madera en plantaciones, lo que constituye una oportunidad para el desarrollo de una bioindustria de vanguardia: la bioindustria del bosque.

 

Sostenibilidad forestal certificada

 

El sector papelero, comprometido con la certificación forestal, trabaja para promover la oferta de madera nacional certificada, lo que permitirá que haya cada vez más papel certificado en el mercado, con una etiqueta que garantiza su procedencia de una plantación gestionada sosteniblemente.

 

– Espectacular incremento: con datos 2012 está certificada ya el 32% de la producción de celulosa de mercado y el 22% de la producción de papel (frente al 16% y al 7,7% respectivamente en 2011).