Periódico digital para la industria española de la madera y el mueble +34 676 330 360 [email protected]
Advertisement

Francisco Pons, Secretario General de CONFEMADERA: “Cuando hay trabajo, el empresario contrata»

Con 2011 ha finalizado el Tercer Convenio Estatal de la Madera; un documento que se firmó en un momento álgido del mercado, y que se ha visto modificado en algunos acuerdos en su transcurso, debido a la irrupción y avance de la crisis.

«La cláusula de descuelgue que diseñamos hace tres años es una cláusula copiada hoy por todos los sectores -remarca Francisco Pons, Secretario General de CONFEMADERA, quien nos hace en la siguiente entrevista un balance del pasado ejercicio y nos apunta las líneas maestras de lo que será la labor de la patronal en 2012-.»

 

¿Servirán los contratos parciales para recuperar la masa de trabajadores perdida por el sector durante los años de crisis?

 

Cuando hay trabajo, el empresario contrata. Si no hay trabajo, el empresario no contrata. De hecho, en el segundo trimestre del año 2011 aumentó sensiblemente el número de empleados en nuestro sector.

 

Dicho esto, también he de reconocer que el sistema laboral en España es rígido, y sería deseable alcanzar un pacto con los sindicatos para hacer fácil tanto la entrada como la salida de los trabajadores de las empresas. Esto haría que muchas veces se pudiese contratar con facilidad. En este contexto sirven los mini-jobs, el contrato a tiempo parcial, etc.

 

El sector de la madera y mueble en general se encuentra entre los sectores con más empleo estable. Hemos perdido gente que llevaba muchos años trabajando. Despedirlos ha sido oneroso y, además, negativo para los negocios, ya que se fue con el trabajador la experiencia y el saber hacer que, en este oficio, es un gran valor.

 

¿Cuál es, en su opinión, el hecho más significativo vivido en 2011 por la patronal de la madera y el mueble?

 

El hecho más significativo acaecido en 2011 en CONFEMADERA ha sido el cambio generacional en su comité ejecutivo.

 

Componen este grupo una mayoría de personas de entre 45 y 50 años, entre quienes se incluye el propio Presidente, que han cogido las riendas empresariales de este sector; algo que hacía muchísima falta para remontar fortalecidos los años de crisis que tanto están erosionando el tejido industrial de la madera y el mueble en España.

 

¿Cómo ha vivido CONFEMADERA el cambio de Presidente?

 

Pedro García Moya ha cumplido con éxito una etapa importantísima en CONFEMADERA. Con Francisco Huidobro se consolida una línea de trabajo en la cual la patronal será dirigida por los empresarios, asistidos por los técnicos.

 

Nuestro nuevo Presidente ha comenzado ya a construir una red de patronales regionales, cuyo fin no es otro que acercar las decisiones e inquietudes de empresarios y asociaciones a CONFEMADERA. Asimismo, quiere también para el sector una fórmula que haga también más práctica y operativa la estructura subsectorial del sector.

 

Desde su nombramiento, Francisco Huidobro ha viajado a numerosas regiones españolas y se ha reunido con varios colectivos, a niveles territorial y subsectorial, escuchando a los empresarios y proponiéndoles su idea de vertebración y compactación de la patronal.

 

¿Es cierto que los primeros pasos en la relación del sr. Huidobro con FEIM han sido complicados?

 

Un cambio de presidencia siempre supone un reajuste en las formas y en las personas, pero en la actualidad, medio año después de la llegada de Francis Huidobro a la presidencia de CONFEMADERA, el presidente de FEIM es uno de los vicepresidentes de la Confederación, lo que demuestra la voluntad de diálogo y de sumar fuerzas que lo ha hecho posible.

 

¿Cómo se atisba desde CONFEMADERA el futuro inmediato de las empresas del sector?

 

Todo mal no es eterno. Es evidente que la crisis está haciendo mucho daño al sector. Pero también debemos hablar de subsectores que funcionan: envases, embalajes y paletas de madera no han bajado demasiado, el aserrío incluso ha crecido un poco, el contract y el mobiliario infantil tienen un buen comportamiento, el tapizado no ha caído como el resto del mueble… Es decir, no podemos homogeneizar el problema, que está afectando en diferente medida según los sectores.

 

¿Que el tema está grave? Sí, sin duda. Si el Gobierno toma las decisiones adecuadas, sobre todo para incentivar la economía y hacer fluir el crédito, las empresas y el consumidor despertarán espontáneamente.

 

Pero el año 2012 arranca con el incremento de la retención del I.R.P.F., lo que supone quitar dinero de la circulación. Esta medida afecta de lleno al pequeño comercio. Sólo cuando reina la confianza se compran bienes duraderos, como son los muebles, o se acometen reformas en las viviendas. En el presente escenario, es muy complicado.

 

Yo me quedo con la irrupción que observo en el mercado de numerosas firmas nuevas, con dirigentes jóvenes, progresivo dominio de idiomas y, por supuesto, una mayor capacidad de mecanizar, producir, transformar y comercializar la madera y sus derivados. Aquí se cimenta el presente y el futuro de nuestro sector.

 

Para muchas personas del sector resulta insuficiente la vía que ofrece al sector de la madera el R.D. sobre ayudas a la Rehabilitación y la Reforma…

 

CONFEMADERA ha conseguido en 2011 una modificación de un Real Decreto en lo que respecta a la desgravación fiscal por rehabilitación y reforma, lo cual parecía impensable.

 

Y esperamos que el Gobierno que ahora inicia su andadura sea capaz de hacerlo aún mejor. Nosotros le pediremos que mejore aún más, si cabe, las ayudas a la reforma y la rehabilitación para el consumidor: un plan renove que, ligado también al mueble, resolvería muchos problemas para la totalidad del sector.

 

Y el mueble, ¿cómo resolverá sus problemas de competitividad y distribución?

 

Aquí perduran problemas importantes: un sector donde predominan las micro empresas y una distribución muy fragmentada. Todo ello propició que IKEA entrase con facilidad en España, lo que ha sumado otra grave consecuencia: las tiendas tradicionales cierran una detrás de otra (sólo se mantienen las muy especializadas).

 

IKEA contrata con los fabricantes españoles de muebles un máximo de 50 millones de euros. En Italia, esa cantidad es de 1.000 millones. Nosotros estamos en negociaciones con IKEA para hacer posible que más industriales españoles del mueble puedan ser sus proveedores, en unas condiciones normales.

 

Entretanto, las cadenas españolas son débiles, de poco tamaño y fortaleza, y una oferta irregular. Con un consumidor que busca ante todo el precio, obviamente IKEA o los chinos nos ganan.

 

La industria española del mueble está tecnológicamente bien preparada. Es muy capaz y de hecho lo está demostrando sobreviviendo a esta situación tan adversa.

 

¿Ha propiciado la crisis de consumo interno el incremento de las exportaciones de nuestros productos de madera?

 

Durante 2011 CONFEMADERA ha modificado la orientación de la imagen del sector español de la madera y el mueble hacia el exterior. Más de 120 empresas participaron en el Catálogo de Productos de Madera para la Exportación, lo cual se complementó con una campaña de imagen apoyada por el ICEX que ha servido para cambiar radicalmente nuestra imagen tradicional en el exterior por la de una industria moderna que busca soluciones técnicas y diseños nuevos, tanto en productos de carpintería como de mobiliario.

 

La exportación de manufacturas de madera continúa creciendo por encima del 20%. Desgraciadamente, no podemos decir lo mismo del mueble, segmento que está estancado. Un paradigma de la búsqueda de negocio fuera de España como es la firma Maderas García Varona, en la persona de su gerente Almudena García, dirige ya desde CONFEMADERA un grupo de trabajo para potenciar la venta de nuestros productos a los mercados exteriores.

 

Incluso aunque no contemos con ayuda del ICEX, los empresarios que deseen realizar una prospección, un estudio de mercado, una misión o una acción comercial más allá de nuestras fronteras, podrán organizarse a través de este grupo para intentar alcanzar sus objetivos.

 

En el segmento del mueble nos proponemos unificar en un único plan estratégico de internacionalización a todo el sector y todas las variantes del mobiliario y productos afines, para hacerlo viable con FEDERMUEBLE como interlocutor.

 

¿Qué otras iniciativas ha puesto en marcha recientemente la patronal para ayudar a los empresarios del sector?

 

Con las 40 mayores empresas del sector, FEDERMUEBLE ha puesto en marcha el Foro Empresarial del Hábitat; un espacio que servirá a muchos empresarios a expresar y demandar lo que no hacen en sus asociaciones territoriales o subsectoriales y que, además, facilita las sinergias entre todos los subsectores implicados en el interiorismo y el contract. Como primera consecuencia de esta iniciativa, se ha potenciado y dinamizado la participación de los empresarios, quienes han encontrado un foro de encuentro, de debate y de canalización de propuestas hacia la patronal.

 

Asimismo, CONFEMADERA ha emprendido una relación directa con las grandes superficies de bricolaje, cuyo pistoletazo de salida fue un meeting point celebrado en Valencia y cuyo primer fruto ha sido la gestación de una red de pequeñas tiendas donde la madera cobra gran protagonismo.

 

En materia de formación suponemos que el proyecto «I + Madera» marcará el futuro inmediato…

 

El proyecto «I + Madera», que persigue ligar la Innovación a la Formación Profesional, está aprobado y ya está andando. Desde CONFEMADERA y FEDERMUEBLE hemos conseguido implicar a 16 centros de formación y a 4 institutos tecnológicos, además de empresas.

 

Y no puedo dejar de mencionar nuestra misión de tratar de incorporar jóvenes en paro al campo de la rehabilitación y la reforma con madera. Hasta junio de 2012 va a haber en distintas empresas 1.200 jóvenes haciendo prácticas no laborales, con el objetivo de disponer de personal formado en el momento de activación de la rehabilitación en España.

 

Y es que tanto el Ministerio de Educación como los sindicatos han reconocido que la rehabilitación y la reforma es uno de los ejes de futuro para la creación de empleo en este país.

 

Determinadas voces en el sector apuntan a que CONFEMADERA se apropia de las subvenciones para formación y reparte arbitrariamente los recursos.

 

Por ley, el Contrato Programa lo gestionan aquellas organizaciones firmantes de los convenios colectivos, y CONFEMADERA es firmante del Convenio Estatal de la Madera, por lo que recibe estos recursos en función del número de trabajadores del sector al que representa. Ese dinero se reparte desde la Confederación, también en función del número de trabajadores, entre todas sus organizaciones miembro, sean o no firmantes de convenio de ámbito inferior.

 

Por otra parte, la formación no es una subvención. Es un dinero que ponen los empresarios y los trabajadores (0,6 + 0,1 por ciento respectivamente de cada nómina) para formación. El dinero no vuelve en su totalidad a las empresas. Hay una parte que va a las comunidades autónomas, de lo cual no sabemos lo que se hace (nos consta que algunas lo dedican a otros fines que no son formación). Y éste es un recurso puesto por los empresarios, que CONFEMADERA quiere que se dedique a la formación. Pongamos todos los medios para perseguir a quien haga algo fraudulento, y para controlar a quien haga una mala formación. Pero porque un señor lo haga mal, no quiere decir que este sistema no sea válido.

Respecto a los números, son 2.000 millones de euros de los cuales 800 vuelven a las empresas. Los otros 1.200 van a las comunidades autónomas.

 

¿Qué acciones principales de promoción cabe esperar que pueda desarrollar CONFEMADERA en tiempos de recortes como los actuales?

 

Uno de los pilares relacionados con la negociación colectiva es la Fundación Laboral de la Madera. La cual tiene tres patas: formación, prevención y promoción. En función del número de trabajadores empleados tendremos más o menos recursos para desarrollarlas. Y ésta es la principal vía de financiación que tiene hoy por hoy este sector, para preservar su estabilidad.

 

Hoy tenemos menos recursos, pero continuamos con todos nuestros proyectos de promoción de la madera en marcha.
En 2011 hemos editado varias publicaciones, entre las que destacan las guías «La Madera, una experiencia para los sentidos» o «Para rehabilitar, elige madera». También queremos contribuir a la reforestación de España; desde este punto de vista, vamos a trabajar para desarrollar el proyecto «El Árbol es Vida».

 

Los proyectos «Construir con Madera» y «Vivir con Madera» seguirán adelante; bien es cierto que a un ritmo inferior que durante sus primeros años de actividad.

 

¿Cómo valora Vd. la escisión de personas, empresas e instituciones del proyecto «Construir con Madera», liderado por CONFEMADERA?

 

CONFEMADERA lleva en su ADN la promoción de la madera, y sus órganos de gobierno siempre lo han defendido así. Esta secretaría general ha puesto todos los medios disponibles para llevar a cabo esta labor de promoción de la mejor manera posible.

 

Muchas personas, algunas preeminentes, hablaron durante años de promocionar la madera en España, pero no fue hasta que CONFEMADERA apostó por ello cuando la promoción de la madera en el hábitat, la decoración y la construcción se convirtió en una realidad, algo que nunca antes se había hecho en nuestro país.

 

Que algunas personas y empresas, -que no instituciones-, guiadas por intereses muy particulares, hayan decidido en el peor momento para las empresas del sector dividir lo que tanto tiempo ha costado unir es un grave error.

 

Pero a pesar de ello CONFEMADERA seguirá liderando la promoción de la madera en España.