Periódico digital para la industria española de la madera y el mueble +34 676 330 360 [email protected]
Advertisement

La primera planta gallega de tableros CLT de pino despegará en enero en Coirós

XILONOR es el nombre de la empresa impulsada por FINSA con la participación de MADERAS GOIRIZ.

Xilonor. Ese es el nombre de la empresa que está detrás de la primera planta de fabricación de CLT (cross laminated timber) de pino pinaster y radiata que se abrirá en Galicia, un proyecto que está impulsado por Finsa y que también cuenta con la participación de Maderas Goiriz. La idea es que la factoría ubicada en el polígono industrial de Coirós comience a funcionar en enero.

Xilonor es el nombre de la empresa que pone en marcha este proyecto impulsado por Finsa con la participación de Maderas Goiriz que fabricará un contralaminado de madera para construir grandes estructuras. Espera crear 30 empleos en tres años

La inversión con la que cuenta, según fuentes de la empresa, es de 15 millones de euros y la previsión inicial es poder crear en el plazo de tres años unos treinta puestos de trabajo. De momento, la nueva empresa cuenta ya con una oficina técnica en la que trabaja personal especializado en la transformación de madera.

Su apertura supone un paso importante para la industria de transformación de madera en Galicia, porque hasta ahora ese material, un contralaminado formado por varias capas de tablas encoladas que puede usarse para la construcción en altura por su gran capacidad estructural, tenía que importarse de países como Alemania o Austria o, ya en España, del País Vasco o Cataluña.

MATERIA PRIMA DE PROXIMIDAD

La intención de los promotores de la nueva planta es aprovechar los recursos generados en los montes de la comunidad para transformar aquí la materia prima y, de ese modo, desarrollar también la economía circular. Desde la empresa explican que tanto la elección de las tablas de madera como el prensado hidráulico o el mecanizado de las piezas va a realizarse de modo totalmente automatizado. De hecho, cuentan con una maquinaria elegida para adaptarse a las características que tiene el pino gallego.

Entre las ventajas que ofrece el CLT, un material reciclable al 100 %, para la construcción está que se pueden obtener elementos más grandes en una sola pieza —desde forjados a parámetros verticales— con un diseño definido previamente, desde los huecos hasta las alturas, algo que facilita el montaje. También ofrecen una alta resistencia y ligereza, lo que implica una ventaja en relación a otros materiales. Los paneles de CLT, que pueden llegar a alcanzar los 12 metros de largo y los tres de ancho, son usados para hacer muros, forjados o cubiertas.

La madera laminada es un material formado por varias capas de tableros encolados, colocando cada nueva capa en una dirección transversal a la anterior, lo que mejora las características técnicas del conjunto. Es un material que puede considerarse un prefabricado, ya que se suministra de fábrica a la obra con las medidas y aberturas (ventanas, puertas) exigidas.

Los paneles CLT que construirá Xilonor pueden alcanzar los 12 metros de largo y 3 metros de ancho, en diferentes espesores, y pueden utilizarse como elementos de muros, losas y cubiertas. Una de las ventajas del material es el montaje más rápido en obra, en comparación con los materiales tradicionales, pero la verdadera fuerza del CLT es su característica de material verde, ya que reduce las emisiones de gases de efecto invernadero.

En un contexto en el que los países del Norte están apostando por la bioeconomía y la lucha contra el cambio climático, la madera está cobrando un impulso progresivo en la construcción en ciudades europeas y norteamericanas, tanto en edificios de media y alta altura como en pequeñas construcciones.

Desde Xilonor destacan algunas de las fortalezas del CLT:

  • Gran resistencia y ligereza, ofreciendo una óptima relación entre fuerza y ​​peso.
  • Construcción en seco y rapidez de montaje en obra.
  • Material 100% renovable y reciclable. Es el único material que tiene una huella de carbono negativa, porque durante la vida del árbol, ha capturado dióxido de carbono de la atmósfera, que será almacenado en el edificio construido.
  • Buen comportamiento energético. La madera tiene una conductividad térmica relativamente baja, lo que proporciona un mayor nivel de aislamiento que otros materiales. Esto permite reducir el espesor del edificio, aumentando la superficie útil.
  • Estética y calidez arquitectónica. El CLT permite la posibilidad de dejar visibles hacia el interior paneles de madera o diferentes tipos de revestimientos, como placas de yeso o paneles.

Fuentes: Campo Galego y La Voz de Galicia