El CTE será adecuado a un nuevo escenario donde domina la Rehabilitación

Ayer MADERIA -Sociedad Española de la Madera- celebró ante 180 profesionales del sector su primer acto público en el Instituto de Ciencias de la Construcción Eduardo Torroja.

MADERIA se presentó ayer en sociedad. Fue en una jornada técnica dedicada a la Rehabilitación y la Sostenibilidad, en el Instituto de Ciencias de la Construcción Eduardo Torroja, con 180 profesionales del sector inscritos (proyectistas, constructores, organismos de control y de investigación, centros tecnológicos, universidades, industriales, instaladores…

 

El evento, cuyo anfitrión era Víctor Velasco, Director de la institución, fue presentado e inaugurado por Javier Serra María-Tomé, Subdirector General de Innovación y Calidad de la Edificación, en la Secretaría de Estado de Vivienda y Actuaciones Urbanas, del Ministerio de Fomento. «La madera será el material protagonista de un futuro en el cual la sostenibilidad estará en el punto de mira -señaló Javier Serra, quien aplaudió la irrupción de MADERIA como iniciativa para la divulgación, información y, a la postre, el impulso del sector de la madera en la construcción-.»

 

Marta Conde, Directora de MADERIA, acompañada su Presidente, Pedro Vesga, gerente de HOLTZA, comentó antes de dar paso a las ponencias, que el objetivo de la Sociedad Española de la Madera es el de «continuar el trabajo de acercar el conocimiento sobre la madera a los profesionales, con el fin último de afianzar la confianza en este material», y anunció la puesta en marcha de las conferencias itinerantes que MADERIA desarrollará en lo que resta de año, polarizadas en torno a la Rehabilitación.

 

Relectura del CTE

 

Luis Vega Catalán, Consejero Técnico de Arquitectura y Sostenibilidad en la Secretaría de Estado de Vivienda y Actuaciones Urbanas, del Ministerio de Fomento, habló en su intervención en la jornada sobre los aspectos reglamentarios que afectan a la intervención en los edificios existentes. «La Rehabilitación es ya fundamental en la edificación en España, con lo cual conviene llevar a cabo una relectura del Código Técnico de la Edificación (CTE) para afinar en ciertas cuestiones inherentes a esta actividad, la cual queremos que se desarrolle en un marco adecuado -dijo-. No se trata de una reducción de las exigencias, sino sólo de una adecuación del texto».

 

Según Luis Vega, la revisión persigue una flexibilidad, para que que el arquitecto pueda adecuar la norma a cada proyecto concreto, sobre una base general razonable.

 

«No ha de haber un CTE específico para la Rehabilitación, sino criterios globales de trasversalidad reglamentaria, porque a veces se entremezclan obra nueva e intervención (en un edificio, una reforma se puede dar a la vez que una ampliación). La modificación del documento introducirá criterios de aplicación de las exigencias en intervenciones en edificios existentes -comentó el ponente-, y las exigencias se modularán proporcionalmente según los tipos de intervención».

 

Todo edificio presenta peculiaridades en función de su orientación, exigencia de eficiencia energética, etc. Por ello, «conviene introducir criterios de flexibilidad, en función de características técnicas, económicas y arquitectónicas -informó en el Torroja el Consejero Técnico de Arquitectura y Sostenibilidad en la Secretaría de Estado de Vivienda y Actuaciones Urbanas-. Así, es recomendable realizar documentos complementarios, buscando siempre el mayor nivel de mejora posible y limitar el nivel de las exigencias para posibilitar la mayor adecuación posible».

 

De esta forma, Luis Vega anunciaba el «criterio de no empeoramiento», por ejemplo, en prestaciones de acústica. «En cualquier tipo de obra no deben menoscabarse las condiciones de seguridad y habitabilidad».

 

La revisión del CTE también acogerá una evaluación de las prestaciones, tomando como referencia modelos que dan respuesta a intervenciones típicas actuales. «Más que modificarlo, hay que fefundar las ideas del CTE; habilitar explícitamente procedimientos de evaluación de prestaciones de sistemas tradicionales basados en la experiencia -dijo-.»

 

De esta forma, la ampliación del CTE para adaptarlo a la nueva realidad de la Rehabilitación como protagonista en la actividad de la construcción persigue aplicar la normativa a lo nuevo, sin empeorar lo preexistente.

 

El ponente también aludió a los perfiles de uso o de riesgo a tener en cuenta en cada actuación. «El objetivo de una reforma es adecuar el nivel de las exigencias al nivel de la intervención, por ejemplo en cambios de distribución o configuración de espacios, o cuando elementos o materiales se modifican sustancialmente».

 

El nuevo marco regulatorio del CTE de cara a la atención a la Rehabilitación atenderá criterios generales de la aplicación del mismo en la intervención en edificios existentes, y específicos para cada caso o exigencia. A ello se sumarán comentarios oficiales o documentos de aplicación para facilitar su comprensión, e incluso se crearán documentos complementarios tales como manuales o guías de aplicación. «No era necesario generar un nuevo CTE específico para la Rehabilitación -concluyó Luis Vega-.»

 

El evento concluyó con la presentación, por parte de Luis Alvarez-Ude Cotera, Director General de Green Building Council España, de la herramienta GB Tool, destinada a la medición, evaluación y análisis del ciclo de vida de un edificio; un instrumento cuyo fin es la sostenibilidad y promover la edificacion verde y la certificación medioambiental a este sector.

 

A través de la medición y control de 12 posibles impactos y 42 criterios evaluables, el proyectista halla una metodología homologada y compatible con la práctica totalidad de los sellos vigentes de construcción sostenible para definir el perfil ambiental de un edificio.