Lluis Figueras, Presidente de AFML y AFE: «Mi objetivo es la promoción de la Madera Estructural»

Siempre existe una solución en madera para diseñar la estructura de un espacio, interior o exterior. La crisis ha frenado la evolución del sector, pero ha servido para agudizar el ingenio de diseñadores, ingenieros y fabricantes.

Lluis Figueras, gerente de la prestigiosa firma Tecnifusta, es Presidente de AFML -Asociación de Fabricantes de Madera Laminada- y AFE -Associaciò de la Fusta Estructural-.

 

Lidera Vd. dos Asociaciones de referencia en el sector español de la madera estructural…

 

Haré mientras pueda todo lo que esté en mi mano para lograr que se incremente la cuota de mercado de la madera en la construcción.

 

¿Se ha caído el mercado español de la madera estructural debido a la crisis económica?

 

El mercado interior de la madera estructural presenta la ventaja de que, como está en expansión, todavía estamos subiendo. Bien es cierto que la curva de crecimiento es ahora menos pronunciada, debido a la recesión. Desgraciadamente, las empresas apenas ganamos dinero; sobrevivimos, trabajando bien, esperando que esta situación no dure diez años más.

 

¿Representa la rehabilitación una vía de escape a la caída de la obra nueva?

 

La mayoría de las obras de tamaño pequeño o mediano corresponden a una reforma o una ampliación de un inmueble ya construido. La rehabilitación de grandes estructuras de madera también encuentra en nuestros días soluciones originales, baratas y eficaces, de la mano de ingenierías especializadas, y empresas instaladoras dotadas de medios técnicos y humanos capacitados para hacer bien las cosas.
Los fabricantes pensamos que aún se puede hacer mucho más por promover y favorecer la rehabilitación de edificios y obras públicas. Tenemos un largo recorrido por delante.

 

¿A qué nivel de calidad y profesionalidad se encuentran las ingenierías españolas?

 

A nivel de ingeniería, muchas empresas han desarrollado un departamento muy profesional. La mayoría no tenemos nada que envidiar a firmas de referencia en el sector a nivel internacional.

 

¿Qué asignaturas pendientes tiene este sector para quedar a la altura de los mejores?

 

Nuestro caballo de batalla es mentalizar al cliente, el público final. Estamos luchando para que la gente no frunza el ceño cuando les planteamos desarrollar su idea con madera.

 

El mercado español ha incorporado en poco tiempo numerosos y variados productos…

 

Técnicamente hablando, existen a disposición del prescriptor productos impresionantes, hasta hace poco impensables. Nunca habíamos imaginado que alcanzaríamos productos competitivos con tan alta calidad, en tan solo diez años.
La capacidad inventiva de los ingenieros y fabricantes es infinita, y cada vez se simplifica más los sistemas de montaje para que el instalador trabaje con más comodidad, rapidez y seguridad.

 

¿Habla ya el arquitecto el mismo idioma que los proveedores de soluciones en madera estructural?

 

El arquitecto ha evolucionado mucho. Y no se detiene. Nos faltan algunos peldaños para alcanzar niveles de coordinación y compenetración que ya se dan en otros países de Europa. Desgraciadamente, la coyuntura que atravesamos ha representado un leve frenazo en esta evolución, pero el hambre agudiza el ingenio, y todo el mundo está proponiendo y creando cosas.