Periódico digital para la industria española de la madera y el mueble +34 676 330 360 [email protected]
Advertisement

El cambio generacional en FUSTERIA PLANA trae consigo el cambio tecnológico hacia la carpintería 2.0.

Esta empresa de Térmens (Lleida) ha sido equipada por AIRMATIC con maquinaria de última generación.

FUSTERIA PLANA es una empresa familiar, especializada en interiorismo y rotulación, que transita por su tercera generación y es dirigida en la actualidad por Dolors Plana, junto a su padre Miquel Plana, desde un espacioso taller ubicado en la localidad ilerdense de Térmens. Su ámbito de acción es principalmente Lleida, aunque realiza trabajos en toda Cataluña, de la mano de numerosos clientes de toda la vida.

Con tan solo un empleado en plantilla, la carpintería está exquisitamente organizada y altamente automatizada, “porque si no resultaría imposible sacar el trabajo adelante -explica la gerente de la empresa-. Hacemos ventanas, tarimas, cubiertas, mobiliario… tanto en macizo como con tablero”.

 

PLANA_Cocina_1

 

PLANA_Rotulacion_1

 

PLANA_CnC_2Dolors Plana es ingeniera mecánica y carecía de experiencia en el mundo de la carpintería. Pero no dudó en tomar la decisión de coger las riendas del negocio familiar, en enero de 2015, sabiendo que con el apoyo y conocimiento de su padre, Miquel Plana quien lleva más de 50 años en el oficio, se complementarían a la perfección. Porque hoy en día existe una tecnología para gobernar un taller desde la oficina. “Me apoyo en AutoCAD para diseñar los productos -nos cuenta-. Es una tecnología que se acerca más a mi lenguaje y forma de trabajar, para finalmente desarrollar también el oficio, como si estuviese al pie de las máquinas”.

El cambio generacional en FUSTERIA PLANA trajo consigo el cambio tecnológico hacia la carpintería 2.0. Era una inversión importante, a largo plazo, “y había que estar convencidos”.

De esta forma, llegó al taller el centro de mecanizado EASY-MASTER 7018, de HOLZ HER. La máquina, suministrada por AIRMATIC junto al software enlazado a la misma, CABINET CONTROL, ha otorgado a Dolors Plana el dinamismo que requería para desarrollar la capintería, desde su óptica.

 

 

Dolors Plana junto a Enric Farré, delegado de Airmatic en Lleida.

 

La transición desde un taller tradicional a otro automatizado ha sido complicada y aún hoy lo sigue siendo, aunque día a día, vamos perfeccionando el nuevo flujo de trabajo para que los encargos salgan adelante correctamente y con fluidez. “Ha cambiado la perspectiva del trabajo de cara al futuro -afirma Dolors Plana-. Esto es muy importante, porque el mercado artesanal es muy limitado. Nos piden cosas cada vez más complejas, tanto en rotulación como en interiorismo, y somos capaces de realizarlas, gracias a la nueva tecnología incorporada. Diseñamos muebles, exclusivos y a medida, y el límite está en nuestra propia imaginación -apunta la gerente de FUSTERIA PLANA, orgullosa por el acabado que la máquina deja en las piezas y en los muebles-, todo lo cual evita imprevistos en el montaje y satisface a los clientes”.

Y es que la combinación de los centros de mecanizado con la formación técnica de los nuevos gestores de las carpinterías está sirviendo para potenciar y abrir el abanico de las posibilidades de un taller, con mayor competitividad. No existe el miedo a acometer cualquier tipo de proyecto, por complejo que éste sea.

Asimismo, la carpintería 2.0. abre de par en par la carpintería a las mujeres, tradicionalmente alejadas o minoritarias de este hermoso oficio, porque el componente técnico se impone al físico, antaño principal en un negocio de este tipo.