Advertisement

Divisiones y mamparas acabadas como un mueble

VEIMA da un salto de calidad importante en el canteado, gracias a HEBROCK.

Oficina técnica y exposición de VEIMA en Burgos.

VEIMA nació hace más de 40 años, como firma especializada en divisiones y mamparas de oficina; un producto entonces desconocido en Burgos, ciudad donde tiene su sede la empresa.

La mampara es todavía hoy su producto principal. Que ha complementado con una completa familia de productos para montajes modulares: suelos, techos, armarios especiales y mobiliario. Para oficina, industria, colegios, instalaciones deportivas, ferias, etc.

El armario se ha erigido también en bandera de la empresa castellana, fabricado a juego con sillas, mesas, cajoneras, estanterías… Todo lo necesario para equipar una oficina.

A partir de un plano, VEIMA realiza para su cliente un desarrollo de mobiliario y diseño, con despieces e implantaciones de cómo llevarlo a cabo.

 

Diferencia a VEIMA de los mamparistas en general su capacidad y flexibilidad productiva.

 

Componen el equipo de montaje de VEIMA ocho personas, a quienes se suman dos empleados en el área administrativa. En ocasiones, la firma castellana se apoya en personal externo, para realizar instalaciones.

Muy conocida y activa en Castilla y León, VEIMA mira también hacia el norte y trabaja bastante en País Vasco, Cantabria y La Rioja. Su perfil de cliente es la constructora que le encarga proyectos “llave en mano”, los departamentos de ingeniería de empresas privadas, pequeño cliente (autónomos, particulares…) que se montan un despacho, una academia, etc.

Diferencia a VEIMA de los mamparistas en general su capacidad y flexibilidad productiva. Es capaz de trabajar y servir en tiempo récord gran variedad de acabados y formatos, “dependiendo sólo de nosotros”, apunta Marga Díez, gerente de la firma.

La mampara es un producto que estructuralmente ha variado poco, acaso con nuevas secciones del panel, pero que ha incorporado el diseño y por ello ofrece infinitas posibilidades al prescriptor y decorador. El vidrio empuja a la madera, como material predominante, aunque la eclosión de colecciones de melaminas ha revitalizado al panel en esta solución constructiva y decorativa; con acabados claros (abedules, fresnos, blancos, grises…), que conceden espacios amplios y luminosos, y texturas diversas, en ocasiones atrevidas.

El fenólico, por su parte, irrumpió en el mercado para la fabricación de cabina sanitaria, y actualmente está también presente en taquillas, trasdosados, bancos, piezas especiales, etc.

VEIMA también fabrica para sus clientes mobiliario a medida, que completa el equipamiento de los espacios, al detalle y con un diseño uniforme. “El cliente lo que quiere son soluciones, desprenderse de problemas, y obtener una solución completa, de calidad, y lo más rápidamente posible”, afirma Marga Díez.

 

VEIMA fabrica para sus clientes mobiliario a medida, que completa el equipamiento de los espacios, al detalle y con un diseño uniforme.

 

UN ACABADO MEJOR

La mampara está considerada en obra como “un acabado”, igual que el mobiliario. Para funcionar en este mercado, son importantes la agilidad y flexibilidad en la fabricación, ser capaces de mostrar acabados diversos, y hacerlos y montarlos lo antes posible.

Con la adquisición de una chapaeadora de cantos HEBROCK, el pasado mes de marzo, VEIMA perseguía un acabado superior, que le diferencie de su competencia en el mercado. “Nos da una finura inmejorable en cada tablero, en todas las piezas”.

 

 

La chapeadora, robusta y fiable, incorpora numerosos grupos: Tupís de entrada, rascador de superficies y ribeteador de esquinas. En pocos minutos podemos limpiar el calderín, nosotros mismos, sin depender de nadie. “El salto de calidad ha sido grande, nuestro clientes lo están notando, y agradeciendo”. Con una sola pasada, las piezas quedan completamente terminadas.

“Fuimos a una feria de MAESMA a ver cómo funcionaba la máquina, y quedamos impresionados -señala Javier, jefe del taller de VEIMA en Burgos-. Con una máquina pequeña, abarcamos un amplio rango de trabajo y dos turnos seguidos sin problemas”.

VEIMA trabaja principalmente con tres espesores de canto, alternándolos (16, 19 y 40 milímetros; para puerta, panel y mampara).

“Los cambios son rápidos y sencillos -concluye Javier-, pegamos con cola EVA, aunque la máquina también admite cola PUR. Siempre nos garantiza un acabado de categoría”.